lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
18 mayo 2024
ACTUALIZADO 01:00
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • Dos mil escolares disfrutan con una llamativa exhibición de la Guardia Civil en Tomelloso La Benemérita se acerca a los más pequeños en el 180 Aniversario de su creación / F. Navarro
      El primer edil hacía la prueba del guiso / G.G.
      Agentes de la Policía Nacional en la nueva rotonda anexa a la comisaria / G.G.
      Julián Maroto escribe en el libro de la orden del Santo Voto / G.G.
      El alcalde iniciaba el reparto de los panecillos entre los escolares / G.G.
      Acto conmemorativo del 180 aniversario de la fundación de la Guardia Civil  / J. Jurado
      I Marcha Nórdica de FibroReal en Ciudad Real para visibilizar la fibromialgia y la fatiga crónica / Elena Rosa
      El certamen literario ‘Cuentos del aula’, convocado por el instituto Hernán Pérez del Pulgar /Clara Manzano
  • Imágenes del día
  • Vídeos
    • En la muestra “De José a Juan”, del pintor almagreño Álvaro Ramos
      • Algunas de las obras de Álvaro Ramos JCS
      • Visitantes a la exposición, entre ellos el matador de toros Rubén Sanz JCS
      • Burladero de ganaderos, triunfadores del festejo J
      • Mando en el derechazo de Samuel Navalón J
      • Media verónica de Diego Bastos J
      • Paseíllo novilleril en Las Ventas J
      • Samuel Navalón a porta gayola en el sexto J
      • Samuel Navalón en una media verónica de remate J
      • Nek Romero en un inicio de faena J
      El vicepresidente primero de C-LM, José Luis Martínez Guijarro, reunido con la Fundación Toro de Lidia
      Varios ejemplares de Toros de Mollalta
      Uno de los paisajes taurinos contemplados ayer / Lanza
      Emblema del Ateneo Taurino Manchego JCS
      José Caro, en el festival taurino de Villanueva de la Fuente / JCCM
      Núñez en el festejo taurino / Lanza
      Críspulo Coronel en primer término JCS
      Álvaro Ramos frente a los dos lienzos de Gallito y Juan Ortega JCS
      • Media verónica de Finito al cuarto JCS
      • Finito se desquitó en el cuarto JCS
      • Comienzo de faena de Morante al quinto JCS
      • Jorge Fuentes lidiando al sexto JCS
      • Media de remate de Ortega al sexto JCS
      • Juan Ortega, cintura quebrada, dando los frentes y vaciando la embestida en la cadera contraria JCS
      • Juan Sánchez (izq.) y el ganadero Carlos Núñez JCS
      • Derechazo de Morante JCS
      • Largo el derechazo de Finito al cuarto JCS
      • Derechazo de Juan Ortega al sexto JCS
      Presentación del libro "Las fatigas de un maletilla" José María Medina "El Niño del Tentadero"  / J. Jurado
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
  • Romería de Alarcos 2024
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La fidelidad del sarmiento

Esa viña, en ocasiones, es pisoteada y está abandonada: Dios la castiga por su falta de frutos. / Lanza
Esa viña, en ocasiones, es pisoteada y está abandonada: Dios la castiga por su falta de frutos. / Lanza
Manuel Pérez Tendero
Esa viña, en ocasiones, es pisoteada y está abandonada: Dios la castiga por su falta de frutos. La imagen de la viña sirve de trasfondo para profundas oraciones a Dios en favor de su pueblo.

En nuestros campos, las viñas ya se van vistiendo de verde, germinando un año más en esta primavera bendecida por las lluvias. Los sarmientos ya fueron podados y, ahora, toca germinar y crecer para que la cosecha llegue abundante al final del verano.

En este tiempo de brotes, Jesús de Nazaret nos habla de viñas, sarmientos, frutos y poda. La imagen de la viña es una de las metáforas más importantes de la Biblia, que sirve de unión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. En los profetas sobre todo, pero también en los Salmos y en el Cantar de los Cantares, la viña –uno de los cultivos principales de la tierra prometida– sirve para simbolizar al pueblo elegido: Dios sacó una vid de Egipto y la trasplantó en Canaán; allí, ha empezado a extender sus sarmientos hasta el mar.

Esa viña, en ocasiones, es pisoteada y está abandonada: Dios la castiga por su falta de frutos. La imagen de la viña sirve de trasfondo para profundas oraciones a Dios en favor de su pueblo.

En el Nuevo Testamento, también Jesús habló de viñas y fruto, de viñadores y dueños. En la Última Cena, el fruto de la vid sirve de materia para establecer la comunión íntima con Jesús, que está a punto de derramar su sangre por todos.

En este contexto de despedida en la Cena, el evangelista san Juan nos presenta una versión original de la metáfora de la viña. Dios ya no es el dueño, sino el viñador mismo, el que se afana por trabajar directamente en la viña; por otro lado –y esta es la gran novedad– la viña ya no representa a Israel, sino al mismo Jesús: «Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador». También en otras ocasiones, el Nuevo Testamento aplica a Jesús conceptos que definen a Israel como grupo: san Pablo habla de la descendencia de Abraham, en singular, para aplicarlo al descendiente individual, Jesús. El Hijo del hombre, que era un concepto social en Daniel, se aplica a Jesús de forma individual. Cuando la Sagrada familia vuelve de Egipto, san Mateo aplica a Jesús una expresión de Oseas que se refiere a todo el pueblo en el éxodo: «De Egipto llamé a mi Hijo».

Quizá sea esta la gran clave del Nuevo Testamento: la centralidad de Jesús; él es el pueblo definitivo, el hijo de las promesas, el que cumple lo que Dios esperaba de su pueblo. Por eso, también ha cambiado la clave profunda de la religiosidad: el fundamento ya no es la pertenencia física a un pueblo, sino la vinculación con Jesús de Nazaret. Somos sarmientos suyos, somos su cuerpo, somos hijos en el Hijo.

El pueblo ya no es viña, sino conjunto de sarmientos vinculados a la vid. Como en los antiguos profetas, lo que importa es dar fruto; pero ahora sabemos la clave para poder dar fruto: estar injertados en la vid y dejar que el viñador nos limpie, nos pode.

El fruto y la pertenencia se relacionan recíprocamente: sin estar unidos a él no es posible dar fruto; pero, por otro lado, si no damos fruto, el viñador nos arranca de la vid y nos echa fuera. Además, Jesús nos pide insistentemente que permanezcamos en él: ¿cómo hacerlo si el viñador nos corta y nos lanza al fuego?

¿Qué es prioritario, el fruto o la permanencia? Hemos de reflexionar despacio sobre los diversos matices que se desarrollan en torno a la vid.

Los creyentes ya somos sarmientos, ya estamos vinculados a la vid, ya estamos unidos a Cristo. Desde ahí, Jesús nos pide dos cosas: dar fruto y permanecer; podríamos decir «permanecer para dar fruto». Si no permanecemos, si dejamos de dar fruto, corremos el peligro de ser arrancados de la cepa.

En su origen, es posible que esta imagen de la vid sirviera para llamar a muchos creyentes a permanecer fieles a la Iglesia cuando eran tentados de pasarse a las nuevas sectas que iban surgiendo.

Ahora, el peligro tal vez está en desvincularse de la comunidad por pura desgana, por falta de pasión, por rutina, por una voluntad débil que el estado del bienestar ha creado en nosotros.

En estas semanas de tiempo pascual, serán muchos los niños que se acerquen por primera vez al sacramento de la Eucaristía: podrán comer el pan y beber el fruto de la vid. En ellos, como en todos nosotros, la clave estará en permanecer. ¿Cuántos seguirán acercándose a la comunión, cuántos se mantendrán unidos a la vid y darán fruto?

Publicado en:
Noticias relacionadas:
odos importan; es más, según las palabras de Jesús, recogidas por san Pablo, importan más los que menos importan a los ojos del mundo./ Clara Manzano
Miguel Ángel Jimenez, delegado diocesano de Comunicación
Las tres características de la nueva alianza podrían ser un buen programa para celebrar de forma creyente y genuina nuestra Semana Santa, dice, Pérez Tendero. En la foto, detalle del pregón de Semana Santa 2024 en Puertollano/ HP
El Kilimanjaro, la montaña del esplendor. "Al ser humano le gusta escalar: la montaña es lugar de aventura, es un reto perenne que se nos ofrece", dice Pérez Tendero en este artículo/ Lanza
"El diluvio y el desierto son el signo de la falta de armonía que nos arrebata la vida"/ Lanza
El sufrimiento humano será siempre un misterio cuyas claves últimas no podremos desentrañar / Elena Rosa
Cerrar