lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
28 mayo 2024
ACTUALIZADO 14:29
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • José Andrés Torres es consolado por un aficionado tras la derrota en semifinales ante el Villa de Aranda / Foto: Clara Manzano
      IV Competición Intercampus de Robótica / Elena Rosa
      Acto electoral de Feijóo en Tomelloso / F. Navarro
      Sandra Sánchez visita el CEIP Ferroviario de Ciudad Real / Foto: Clara Manzano
      Romería de Alarcos 2024 / J. Jurado
      Explosión Ciudad Real siembra el pánico
      Miles de vecinos de Ciudad Real han salido este domingo para acompañar a la Virgen de Alarcos en su Romería / J. Jurado
      XXV Festival Folclórico Nacional Virgen de Alarcos en la Plaza Mayor Foto. Elena Rosa (1 de 1)-33
  • Imágenes del día
  • Vídeos
      • David Galván en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Álvaro Lorenzo en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • David Galván en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Ángel Téllez en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Ángel Téllez en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Natural de Alejandro Peñaranda
      • Voltereta a Peñaranda
      • Bernadinas de cierre de Ismael Martín
      • Verónica de Martín
      • Buen natural de Jarocho
      • Recibo de rodillas de Jarocho al novillo que le ofreció el triunfo
      • 2024 05 21_AAR1762
      • Ficha de la novillada
      Álvaro Ramos, que acaba de exponer en Las Venas, ha pintado el cartel del Festival / Clara Manzano
      En la muestra “De José a Juan”, del pintor almagreño Álvaro Ramos
      • Algunas de las obras de Álvaro Ramos JCS
      • Visitantes a la exposición, entre ellos el matador de toros Rubén Sanz JCS
      • Burladero de ganaderos, triunfadores del festejo J
      • Mando en el derechazo de Samuel Navalón J
      • Media verónica de Diego Bastos J
      • Paseíllo novilleril en Las Ventas J
      • Samuel Navalón a porta gayola en el sexto J
      • Samuel Navalón en una media verónica de remate J
      • Nek Romero en un inicio de faena J
      El vicepresidente primero de C-LM, José Luis Martínez Guijarro, reunido con la Fundación Toro de Lidia
      Varios ejemplares de Toros de Mollalta
      Uno de los paisajes taurinos contemplados ayer / Lanza
      Emblema del Ateneo Taurino Manchego JCS
      José Caro, en el festival taurino de Villanueva de la Fuente / JCCM
      Núñez en el festejo taurino / Lanza
      Presentación del libro "Las fatigas de un maletilla" José María Medina "El Niño del Tentadero"  / J. Jurado
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cuartos de final de la Champions League / Manchester City - Real Madrid

La hora de los callados

El Real Madrid eliminó al Manchester City en la tanda de penaltis después de un partido de infarto

Lunin, uno de los 'callados' / Europa Press Photo
Lunin, uno de los ‘callados’ / Europa Press Photo
J.M. Beldad / CIUDAD REAL
Pero la gloria fue para otros en el Etihad Stadium de Manchester. Fue para Nacho, para Lucas Vázquez, para Rudiger y, sobre todo, para Lunin. Fue para los callados

El partido de anoche del Real Madrid contra el Manchester City ha traído mucho debate en la opinión pública. Mucha euforia de unos, y mucha decepción de otros. Lo cierto es que el partido fue un ejercicio de épica de los que quedan en la memoria. Pero más allá del resultado, de la heroica o del escandaloso nivel del equipo inglés, hay que hablar de los callados.

Aquellos que suelen estar alejados de los focos -todo lo alejado que se puede estar si eres jugador del Real Madrid- y que no salen en las portadas ni abren telediarios. Eso suele quedar para Vinicius, Rodrygo, Bellingham, Camavinga, Kroos o Modric, aunque es verdad que suelen ser estos los que sustentan al equipo semana tras semana.

Pero la gloria fue para otros en el Etihad Stadium de Manchester. Fue para Nacho, para Lucas Vázquez, para Rudiger y, sobre todo, para Lunin. Futbolistas que, a pesar de jugar en uno de los mejores equipos del mundo, suelen estar alejados del foco mediático más allá de lo que puedan mostrar en sus redes sociales. No son protagonistas por sus renovaciones, ni por sus celebraciones, ni por sus regates, ni por sus golazos, tampoco por su vida personal. Es indudable que son trabajadores responsables y honestos que siempre están dispuestos a cumplir y a dar lo mejor para su equipo y su afición, pero también son tipos discretos.

Nacho es un padre de familia que podrías cruzarte en el parque un domingo cualquiera con su mujer y sus hijos. Es más, probablemente tu madre piense que es el yerno perfecto. Rudiger es un loco por el deporte al que juega, pero del que prácticamente el público no conoce ni su voz. Lucas Vázquez pasa sus ratos libres en familia y jugando a la Play Station…

Y para Lunin sólo hace falta decir una cosa: se casó en chándal con su novia de toda la vida en un juzgado de Madrid. Que sí, que son famosos y son jugadores del Real Madrid. Pero son de los callados. Son gente discreta. De esa que siempre hace falta en cualquier colectivo.

Y ayer llegó su hora. Cuando las papas quemaban, ahí estaban. Apareció Lucas Vázquez con unos minutos de competitividad salvaje. Encaró los once metros dándole toques al balón delante de 55 mil ingleses que bramaban sin medida.  Iba a tirar el segundo penalti en su carrera en el Real Madrid. El anterior lo lanzó en la tanda de penaltis de la final de la Champions de 2016. Allí se puso a hacer malabares con el balón como si fuera Michael Jordan. El callado se hacía héroe otra vez. El Sr. Lobo estaba otra vez dispuesto a arreglar los problemas. En la camiseta, el escudo que pesa más que la propia historia de la Copa de Europa.

Rudiger lleva meses con nivel de mejor central del mundo, pero casi nadie habla de él. Eso es para Jude o para Vini. Este hombre llegó para pelear el puesto con Alaba y Militao, anoche secó a Haaland -otra vez- y se pidió tirar el quinto penalti. Así, sin anestesia. Un loco fantástico que salió corriendo a la grada madridista a los 30 segundos de meter el penalti de su vida, porque si algo tiene el bueno de Antonio es que juega para ellos. Siempre.

José Ignacio Fernández Iglesias, más conocido como Nacho -si no fuera de los callados tendría un apodo magnífico, no cabe duda- tenía uno de los marrones que le suele tocar. Fuera de ritmo de competición, ya que está siendo una de las temporadas en las que menos minutos está jugando -y en las que más dudas hay sobre su rendimiento-, salía a jugar el partido más importante de la temporada en el estadio más complicado del mundo, con permiso del Bernabéu. Otra vez Nacho bailando con los horrores. Y otra vez Nacho superlativo. Lo de siempre, vaya.

Y para el final de todo queda ‘lo de Lunin’. Sí, entrecomillado. Porque ni el mejor guionista hubiera escrito su historia. Un tipo que estuvo a punto de salir en verano, suplente del mejor portero del mundo, Thibaut Courtois, y que ve que, tras la lesión del belga, le traen a otro portero, Kepa, porque no se fían de él. Todo eso con su familia en su tierra natal (Ucrania) en plena guerra. A pesar de eso, siempre callado, con trabajo y esfuerzo, se hace con la titularidad. Y cuando ya la tiene, viene la ‘cantada’ del partido de ida. Pero Dios, el destino, el karma o la vida -elijan ustedes- le tenían deparado una noche grandiosa que pasará a los anales de la Copa de Europa.

Con una sangre fría tremenda decidió quedarse en el centro en uno de los penaltis para cogerle el balón a dos manos a Bernardo Silva como si fuera el recreo de un patio de colegio. A Kovacic, con ayuda de Rudiger desde el centro del campo, también se lo atajó. Durante los minutos reglamentarios, inexpugnable. El rubio era Ivan Drago en Rocky IV. Era Iceman en Top Gun. El rubio era el paradigma de los callados, de los discretos, de los trabajadores, de las hormiguitas.

Ayer llegó la hora de los callados en Manchester. Se plantaron firmes y, sin grandes aspavientos y fieles a su esencia, apartaron del foco a aquellos que siempre lo tienen y lo reclamaron para sí mismos. Por una vez. Pero esa vez vale por todas. Larga vida a los callados.

Ver más sobre:
Publicado en:
Noticias relacionadas:
Arda Güler abraza a Fran García por su asistencia / Foto: AFP7 / Europa Press
Fran García celebra la clasificación del Real Madrid para la final de Champions tras derrotar al Bayern / Foto:  Isabel Infantes/PA Wire/dpa - Europa Press
Fran García (derecha) celebra uno de los goles del Real Madrid ante el Cádiz en el triunfo que da el título a los blancos / Foto: AFP7 - Europa Press
Vinicius celebra el gol del empate ante el Bayern de Múnich / Foto: Lukas Barth-Tuttas / dpa - Europa Press
Los jugadores del Real Madrid celebran un gol ante el FC Barcelona en el Santiago Bernabéu / Foto: Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press
Brahim y Bellingham celebran la clasificación del Real Madrid / Foto: Mike Egerton/PA Wire/dpa - Europa Press
Cerrar