La lírica del poeta Fernando José Carretero

Raúl Carbonell Sala
Portada del libro

Portada del libro "El cuaderno iluminado"

Todas estas referencias, inquietudes y sentimientos sobre lo que es  la raíz creativa de los poetas de Ciudad Real, me conmueve mucho más al abrir el poemario de Fernando José Carretero y al encontrarme con los versos del poema “Paisaje Amarillo”, de cuya contenida belleza uno no quisiera alejarse porque es muy intensa la necesidad de quedarse y de tragar saliva para respirar las palpitaciones del poema. Cuando encendido reverbera el aire / y germinan el júbilo y la luz; al lector le gustaría quedarse a vivir en el interior de un verso y restablecerse de la brutalidad del mundo exterior

Como es la poesía la gran revelación del mundo, y existió antes de la aparición de las religiones conocidas, cuando los hombres no habían definido sus emociones y se dejaban vivir por ellas para placer y alegría de su vida cotidiana, asombra mucho descubrir que los versos de un poeta del Siglo XXI, olvidada la lírica de Ruggero Leoncavallo en aquella canción titulada Marinatta, escrita para ser cantada por Enrico Caruso en 1904; digo, que ignoradas las noches líricas en La Escala o en La Fenice, un poeta retome la exaltación de la palabra como propulsora de las emociones, y la propague en la llanura como acaba de hacer Fernando José Carretero, es motivo suficiente para dejar constancia de ello y dar rienda suelta a las ideas literarias.

Personalmente he mantenido que no veía yo lejos el día en el que los magníficos poetas manchegos, se alejaran con determinación del escenario de la derrota, de las palabras que sólo reflejaban quejas y reproches, agarrándose a la pobreza para aproximarse a sus coetáneos y sus iguales. Veía yo, y de ello hace muchos años, a ver, que La Mancha era pobre por estar obedeciendo a unos criterios impuestos desde el otro lado de sus fronteras, y que La Mancha era y sigue siendo una de las tierras más ricas además de la tierra que da y acoge, y si hay alguien que a estas alturas no lo cree que se detenga y mire mi personal trayectoria.

Esta convicción no vale sólo para los poetas, a quienes mucho les atañe, vale en general para la producción vitivinícola, la producción olivarera y remolachera, aunque hoy quiero centrarme en estos poetas que han cambiado la línea del horizonte y nos han descubierto que más allá de la tristeza está la belleza de los libros y la longevidad de la belleza humana.

Todas estas referencias, inquietudes y sentimientos sobre lo que es  la raíz creativa de los poetas de Ciudad Real, me conmueve mucho más al abrir el poemario de FERNANDO JOSÉ CARRETERO y al encontrarme con los versos del poema “Paisaje Amarillo”, de cuya contenida belleza uno no quisiera alejarse porque es muy intensa la necesidad de quedarse y de tragar saliva para respirar las palpitaciones del poema. Cuando encendido reverbera el aire / y germinan el júbilo y la luz; al lector le gustaría quedarse a vivir en el interior de un verso y restablecerse de la brutalidad del mundo exterior.

Exaltación poética de las emociones

Como tantas veces y en tantas cosas, cuando escuchamos hablar de la lírica, casi siempre nos estamos refiriendo a la ópera, a sus grandes voces y sus deliciosos registros. Pocas veces se recuerda que la lírica es una exaltación poética de las emociones y así coinciden en definirlo tanto doña María Moliner como la Real Academia Española. La lírica es una exaltación de las emociones para que la palabra trascienda en el corazón e ilumine nuestro delicado cerebro.

Y en esta consideración sobre la lírica como invento exclusivo de la poesía, aparece EL CUADERNO ILUMINADO, y vemos con emoción contenida que la lírica ha encontrado sus palabras con la misma naturalidad que las encontró siempre: “El otoño es un óxido en el aire y el fulgor quebradizo de su aroma” (Poema IX, Hilas y las Ninfas) Y un poco más allá dice Carretero que el cielo exhala gris, y se hace lágrimas. Son las palabras que iluminan el lenguaje, es la luz de cada palabra la que puede acercar al poeta a comprender un paisaje cuya belleza resulta incomprensible si no es con poesía de esta finura y de esta sensibilidad.

La madurez y la buena formación sentimental del poeta cuentan mucho. Es nacido en Ciudad Real en 1962. Licenciado en Filología Hispánica por la Complutense. Ha publicado Arqueología rota y otras islas (1984) Interior beige con ausencias (1988), y, Los días demorados (2013) todos estos versos dirigiéndose hacia esta belleza de poemario del que mucho vamos a hablar en un futuro no muy lejano, porque EL CUADERNO ILUMINADO supone una línea en el suelo que marca la nueva dirección para los fecundos creadores y locuaces poetas de La Mancha, título que me complace propagar a los cuatro vientos porque es para mí todo un orgullo.

 

EL CUADERNO ILUMINADO.-En la galería de las rosas.- Fernando José Carretero.-

Biblioteca Añil Literaria.- ALMUD Ediciones de Castilla La Mancha.- Ciudad Real 2018.