Las tres vírgenes de Alarcos

José González Ortiz Ciudad Real
Postal de la Ermita de Alarcos.Año 1904

Postal de la Ermita de Alarcos.Año 1904

En 1936 la antigua Virgen de Alarcos es destruida a martillazos por unos “republicanos extremistas de izquierda”. En 1939 se hace una versión en cemento armado y en 1949 se talla la imagen actual por los escultores valencianos Rausell y Llorens

Dentro de unos días se celebrara la multitudinaria y concurrida romería de Alarcos en la que participaran numeroso público y devotos de los distintos pueblos de la comarca de Ciudad Real, entre otros: Alcolea, Poblete, Las Casas, Caracuel, Miguelturra, Valverde, Sancho Rey y Ciudad Real… Poca gente sabe que la patrona de Alarcos ha conocido tres imágenes escultóricas y siendo la última de los escultores Rausell y Llorens, la titular actual y la que ocupa su “trono” en la antigua ermita-santuario de Alarcos construida en los siglos XIII/XIV dentro del estilo gótico cisterciense y planta basilical. Romería con uno de los itinerarios más largos de peregrinación en la provincia de Ciudad Real. Cono se sabe, unos días antes, la imagen de la Virgen de Alarcos es llevada a la iglesia de San Pedro de Ciudad Real desde donde parte su romería/peregrinación de regreso. Posiblemente desde la construcción de la ermita-santuario ya se ubicaría en la misma una imagen con la advocación de Virgen de Alarcos, tomando el nombre del cerro en el que desde antiguo se fueron asentando distintas poblaciones y culturas de la edad del bronce final, ibérica (Lakurris) y medieval con castillo incluido y en donde se dio la famosa batalla en la que se perdió la fortaleza y ciudad que proyectaba Alfonso VIII ante los almohades del 4º Califa Almanzor (Almansur -el victorioso por Alá-) en el año 1195. Cuatro años después -1199- éste, muere en una batalla en Rabat. Su padre Abu Yaquf Yufuf I murió anteriormente en una batalla en Santarém a manos de los portugueses. Yacimiento del cerro de Alarcos que desde el año 1989 está catalogado como “Museo de sitio y conjunto histórico” y siendo desde el año 2003 Parque Arqueológico junto con el Parque Arqueológico de Calatrava la Vieja.

En 1936 se destruye a martillazos la Virgen de Alarcos

Una representación iconográfica del siglo XVI de la Virgen de Alarcos -de las pocas que se disponen de aquellos tiempos-, nos la muestra en una ilustración miniada realizada sobre pergamino. Posteriormente y sobre la misma imagen, encontramos una descripción del siglo XIX que la refiere realizada en “piedra de alabastro y hermosa talla”. Más adelante, en el año 1914, la Virgen de Alarcos es recogida en un texto de Inocente Hervás y Buendía y que nos dice de ella: “Es la santa imagen de mármol y de pie su postura, de rostro amable y gracioso, no exento de majestad. Cubre su cabeza rica y bien plegada toga, está vestida a la romana con túnica y manto, airosamente plegado y recogido por los lados, formando vistosas caídas. Sostiene al niño en el brazo izquierdo, y éste ase el manto con la mano derecha, mientras la izquierda tiene un pájaro”. El terremoto de Lisboa de 1755 destruye parte del artesonado de la ermita-santuario de Alarcos y las tropas napoleónicas le meten fuego en 1809. Es en el año 1936 con motivo de la guerra civil (1936-39) cuando el santuario es saqueado, destruyéndose su hermoso retablo así como la antigua imagen gótica de la Virgen. El historiador Ramón José Maldonado y Cocat nos dice de la Virgen de Alarcos que fue “destrozada a martillazos por unos republicanos extremistas de izquierda en Julio de 1936”. Por otro lado el historiador Jorge Sánchez Lillo en su libro “Santa María de Alarcos” (1988), nos da cumplida cuenta de los diversos avatares de la ermita y venerada imagen.

Una Virgen de cemento armado

Unos años después 1939-40, el escultor y tallista ciudadrealeño Antonio Lorenzo García-Mora Coronado (profesor de vaciado en la Escuela de Artes de Ciudad Real) y tío del también escultor y catedrático de escultura en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, Joaquín García Donaire, realiza una interpretación de la Virgen de Alarcos basándose en la original destruida y moldeándola en cemento (con carga de arena, grava, varillaje metálico) y policromándola. Esta imagen se diferencia –entre otros aspectos estéticos- de la anterior gótica en que el niño Jesús lleva en la mano izquierda una bola del mundo con una cruz y no un pájaro como en la original. Pájaro se correspondería con un jilguero al que se le atribuía la simbología de representar la muerte violenta de Jesucristo. Estas aves tienen las plumas del rostro de intenso color rojo granate que recuerda el color de la sangre. Imagen que se desechó –se guarda en la sacristía de Alarcos- fundamentalmente por estar deteriorada y ser algo más pesada y frágil para llevarla en romería.

La Virgen barroca de Rausell y Llorens

En el año 1949, los tallistas valencianos Rausell y Llorens (José María Rausell Montañana y Francisco Llorens Ferrer) realizan en estilo barroco la actual escultura de la Virgen de Alarcos, labrándola en madera, estofándola y policromándola, siendo la imagen que sustituye a las anteriores y a la que se le hace romería cuando se finaliza su elaboración, desde el año 1950. Romería que como es bien sabido se realiza el Domingo de Pentecostés (se celebra cincuenta días después del Domingo de Resurrección) y lunes siguiente en la ermita-santuario del cerro de Alarcos. La imagen se encuentra durante todo el año en su ermita-santuario llevándose después hasta la ya referida iglesia de San Pedro de Ciudad Real donde durante su estancia se realizan diferentes actos religiosos en honor a ella hasta que es llevada al cerro de Alarcos en carroza tirada por una reata de mulas engalanadas. Es costumbre que ya cerca de la ermita, los mozos de Valverde dependiente del municipio de Ciudad Real la suban corriendo por la empinada pendiente hasta la ermita-santuario.