lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
27 mayo 2024
ACTUALIZADO 08:00
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • José Andrés Torres es consolado por un aficionado tras la derrota en semifinales ante el Villa de Aranda / Foto: Clara Manzano
      IV Competición Intercampus de Robótica / Elena Rosa
      Acto electoral de Feijóo en Tomelloso / F. Navarro
      Sandra Sánchez visita el CEIP Ferroviario de Ciudad Real / Foto: Clara Manzano
      Romería de Alarcos 2024 / J. Jurado
      Explosión Ciudad Real siembra el pánico
      Miles de vecinos de Ciudad Real han salido este domingo para acompañar a la Virgen de Alarcos en su Romería / J. Jurado
      XXV Festival Folclórico Nacional Virgen de Alarcos en la Plaza Mayor Foto. Elena Rosa (1 de 1)-33
  • Imágenes del día
  • Vídeos
      • David Galván en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Álvaro Lorenzo en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • David Galván en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Ángel Téllez en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Ángel Téllez en la undécima de la Feria de San Isidro / Plaza1
      • Natural de Alejandro Peñaranda
      • Voltereta a Peñaranda
      • Bernadinas de cierre de Ismael Martín
      • Verónica de Martín
      • Buen natural de Jarocho
      • Recibo de rodillas de Jarocho al novillo que le ofreció el triunfo
      • 2024 05 21_AAR1762
      • Ficha de la novillada
      Álvaro Ramos, que acaba de exponer en Las Venas, ha pintado el cartel del Festival / Clara Manzano
      En la muestra “De José a Juan”, del pintor almagreño Álvaro Ramos
      • Algunas de las obras de Álvaro Ramos JCS
      • Visitantes a la exposición, entre ellos el matador de toros Rubén Sanz JCS
      • Burladero de ganaderos, triunfadores del festejo J
      • Mando en el derechazo de Samuel Navalón J
      • Media verónica de Diego Bastos J
      • Paseíllo novilleril en Las Ventas J
      • Samuel Navalón a porta gayola en el sexto J
      • Samuel Navalón en una media verónica de remate J
      • Nek Romero en un inicio de faena J
      El vicepresidente primero de C-LM, José Luis Martínez Guijarro, reunido con la Fundación Toro de Lidia
      Varios ejemplares de Toros de Mollalta
      Uno de los paisajes taurinos contemplados ayer / Lanza
      Emblema del Ateneo Taurino Manchego JCS
      José Caro, en el festival taurino de Villanueva de la Fuente / JCCM
      Núñez en el festejo taurino / Lanza
      Presentación del libro "Las fatigas de un maletilla" José María Medina "El Niño del Tentadero"  / J. Jurado
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Nuevo pueblo pascual

odos importan; es más, según las palabras de Jesús, recogidas por san Pablo, importan más los que menos importan a los ojos del mundo./ Clara Manzano
odos importan; es más, según las palabras de Jesús, recogidas por san Pablo, importan más los que menos importan a los ojos del mundo./ Clara Manzano
Manuel Pérez Tendero

El libro del Deuteronomio finaliza el bloque de la Ley con un proyecto utópico de sociedad justa, en la que todos los miembros del pueblo elegido se consideran hermanos y no existen pobres en la comunidad. El pueblo se convierte en protagonista de su destino, la ley se personaliza y todos se consideran responsables del futuro del pueblo elegido.

Muchos siglos después, en los albores del Nuevo Testamento, el libro de los Hechos de los Apóstoles nos dice que ese ideal que Moisés marcó para su pueblo se cumple ahora en la Iglesia naciente, fruto de la victoria de Jesús sobre la muerte. Este pueblo, que recibe el mismo nombre que Israel en el desierto –asamblea, Iglesia–, vive la fraternidad y se esfuerza en la comunión de bienes, para que no existan pobres en su seno.

Jesús nos ha regalado la condición de hijos de Dios y, por ello, todos somos realmente hermanos. Esta fraternidad, que constituye la esencia del pueblo de Dios, tiene dos consecuencias visibles muy importantes. En primer lugar, el amor entre sus miembros, que se concreta en la comunión de bienes. La fraternidad acorta las diferencias económicas; en cambio, la prevalencia de lo económico rompe la fraternidad. La generosidad es un signo de fraternidad, una realización del amor concreto. Si se comparten cosas importantes, realidades humanas y espirituales, si compartimos un mismo Cuerpo en cada Eucaristía, ¿cómo no compartir lo que importa menos, el dinero y los bienes?

En todos los textos del Nuevo Testamento, desde los evangelios a las cartas de san Pablo y las cartas católicas, se insiste en la importancia de la filadelfía, del amor fraterno, como característica fundamental de la comunidad de los discípulos de Jesús. Cada generación debe revisar su vida para adecuarla a este mandato que el mismo Señor nos dejó en herencia.

En segundo lugar, la fraternidad del pueblo de Dios significa, en continuidad con el libro del Deuteronomio, que la responsabilidad fundamental del futuro de este pueblo no está en sus dirigentes, sino en todos sus miembros. Es lo que la Iglesia se esfuerza en vivir en estos momentos con la reflexión sobre la sinodalidad. No podemos esperar que «los de arriba» solucionen los problemas del pueblo de Dios; cada uno tiene su responsabilidad y sus funciones, pero si somos ante todo hijos de Dios y hermanos unos de otros, todos recibimos la dignidad y la responsabilidad de trabajar por la santidad de la Iglesia y su fidelidad al Evangelio.

Todos importan; es más, según las palabras de Jesús, recogidas por san Pablo, importan más los que menos importan a los ojos del mundo. Por eso, la Iglesia debe esforzarse siempre por cuidar a los más débiles y debe escuchar a los miembros que parecen tener menos voz: en ellos puede estar hablándonos Dios, quizá en su palabra están las claves del futuro de la Iglesia.

Con el mundo, nos hemos acostumbrado a escuchar a las personas importantes, a preferir la compañía de los que tienen influencias, a organizar nuestras relaciones desde los criterios de apariencia, posición social o cualidades humanas. «No será así entre vosotros» nos dejó dicho Jesús.

Una Iglesia fraterna, en la que se cuida a sus miembros más débiles y en la que todos se sienten implicados, es una Iglesia que da testimonio más claro de la resurrección de Jesús. Nuestra fraternidad es la trasparencia de su victoria.

Somos un pueblo nuevo, nacido a los pies de la cruz y a las puertas del sepulcro abierto; un pueblo pequeño de hermanos, que va transformando el mundo entero, desde dentro, en una sociedad más justa, más humana, más fraterna. La Iglesia debe ser la semilla del Reino, de una humanidad salvada, en la que todos llegan a ser hijos de Dios y hermanos que se aman y se cuidan entre sí.

El grano de trigo ha muerto para dar fruto: las puertas del Padre están definitivamente abiertas y la fraternidad es posible para todos.

Publicado en:
Noticias relacionadas:
La presentación de esta edición está firmada por el arzobispo de Urgell en el día de Pentecostés del año 2012/ Lanza
Esa viña, en ocasiones, es pisoteada y está abandonada: Dios la castiga por su falta de frutos. / Lanza
Miguel Ángel Jimenez, delegado diocesano de Comunicación
Las tres características de la nueva alianza podrían ser un buen programa para celebrar de forma creyente y genuina nuestra Semana Santa, dice, Pérez Tendero. En la foto, detalle del pregón de Semana Santa 2024 en Puertollano/ HP
El Kilimanjaro, la montaña del esplendor. "Al ser humano le gusta escalar: la montaña es lugar de aventura, es un reto perenne que se nos ofrece", dice Pérez Tendero en este artículo/ Lanza
"El diluvio y el desierto son el signo de la falta de armonía que nos arrebata la vida"/ Lanza
Cerrar