Ojos llenos de pan, girasoles ciegos

Juan Carlos Campos Albaladejo
Estado de la carretera  / Lanza

Estado de la carretera / Lanza

¿Qué  símil  podemos  encontrar  entre  un  parche  de  esos  que  ponen  a  las  bicis  y  a  los  coches  con  los  parches  que  echan  los  peones  camineros  a  las  carreteras?

Que  son  más  negros  que  la  pez, que  generalmente  son  para  tapar  agujeros, que  cuantos  más  ponemos  o  echamos,  la  situación  empeora.  Es  decir, una  solución  provisional   que a la larga es poco satisfactoria.

Esta  fotografía  fue  realizada  en  la  carretera  de  Albaladejo  a Villanueva  de la Fuente, antes de  llegar al cortijo del coco (El Haza el  Roble ).

Corrían  los  años  60, concretamente  el  verano  de  1961, y  esta  cuadrilla  de  humildes  trabajadores  con  sus  manos  desnudas  y  sus  ojos  desiertos  de  pan, fueron  los  primeros  en  arreglar  y  asfaltar  la  carretera  que  hoy  nos  conduce  a  Vi la nueva  de  la  Fuente. Afanoso  trabajo  entonces, teniendo  en  cuenta  las  dificultades  que  existían. Los  dos  trabajadores  más  jóvenes  tenían  13 y 16  años, había  dos  mujeres, su  cometido  era  el   de  recebar, que  consistía  en  cribar  arena  y  piedra  muy  menuda  para  después  extender  el  recebo  sobre  el  firme  de  la  carretera  para  igualarlo. Los  tres  de las  botas  katiuskas, eran  los  que  regaban  el  firme  con  alquitrán. Por  cierto, a  los  regadores  se  les  ponía  la  cara  negra  como  el  cerote, y  su  remedio  casero  para  limpiarlas  era  restregarse  con  aceite  de  oliva. Los  más  ingeniosos  eran  los  canteros y rastrilladores, que  para  protegerse  las  espinillas  del  salpique  de  las  piedra, cubrían  sus  espinillas  con   tablas  de  madera. Y  para  sus  ojos  desiertos  de  pan, los  más  mañosos  se  hacían  gafas  con  alambre.

La cuadrilla que trabajaba arreglando la carretera / Lanza

La cuadrilla que trabajaba arreglando la carretera / Lanza

Antes,  según  la  ley  Romana, toda  persona   tenía  derecho  a  usar  las  calzadas. Pero  los  responsables  del  mantenimiento  eran  los  habitantes  del  distrito  por  el  que  pasaba. Ahora,  por  lo  general,  las  mantiene  la  autoridad  gubernamental  o  regional.

A  no  ser que  en  el  congreso, los  girasoles  ciegos  que  se  orientan  hacia  el  sol  que  más  calienta, con  sus  ojos  llenos  de  pan, retornen  en  el  tiempo  y  aprueben  esa  antigua  ley  romana. Y  entonces  tengamos  que  reunir  a  toda  esta  cuadrilla  de  trabajadores: pinches, oficiales, peones, canteros, rastrilladores, regadores, maquinistas, etc.… Y con  el  rodar  de  los  carros  primero, coches y camiones  después, el  desgaste  de la  carretera  es  evidente. No  pedimos  autopistas  con  estructuras  de  trébol, solo  una  carretera  decente  y  segura. Creo que los habitantes del Campo de Montiel que  pasamos  a  diario, no lo merezcamos. Alcaldes, asociaciones  y  personas  de  a pie, vaciemos  los  ojos  de  pan  y  no  seamos  cosecha  de  girasoles  ciegos  y  en  homenaje  a  estos  humildes  trabajadores  y  por  la  seguridad  de  nuestros  paisanos, removamos  cielo  y  tierra, y  aceleremos  en  lo  posible  el  arreglo  y  asfaltado  de  estas  carreteras, Albaladejo a Villanueva de la Fuente, de Montiel a Villanueva, a Santa Cruz y a Almedina, etc….