Pongamos que hablamos de Ciudad Real

Lanza Francisco Fernández-Bravo

En Ciudad Real la realidad es que en multitud de ocasiones los vecinos y visitantes se encuentran en lugares de la ciudad en el que ni saben cómo se llama la calle por carecer de una mínima señalización que requieren las ciudades modernas.

Todos* deberíamos querer lo mejor para Ciudad Real, desde Ciudadanos trabajamos continuamente por su evolución desde un prisma eminentemente práctico, buscando no solo aumentar las posibilidades y calidad de vida de nuestros actuales vecinos, sino también poniendo las bases para que las próximas generaciones  encuentren una ciudad próspera, con oportunidades, más igualitaria y atractiva donde puedan desarrollar sus respectivos proyectos vitales.

La calidad de vida en una ciudad se consigue con multitud de aspectos, quizás el más notable sea el empleo, un empleo relevante en número y de calidad y estable en forma, también promoviendo las condiciones necesarias para el desarrollo confortable de emprendedores, autónomos y empresas en el ejercicio de sus funciones, pero también en aspectos que pudieran parecer menores como por ejemplo tener una correcta señalización de calles, plazas y espacios públicos. En Ciudad Real la realidad es que en multitud de ocasiones los vecinos y visitantes se encuentran en lugares de la ciudad en el que ni saben cómo se llama la calle por carecer de una mínima señalización que requieren las ciudades modernas.

El responsable de esta realidad es actual Equipo de Gobierno. Cuando estaba en la oposición en el año 2013 solicitaba airada e insistentemente la solución de este particular, y ahora, gobernando, no hace absolutamente nada aun habiéndose aprobado hace más de un año una moción promovida por Ciudadanos sobre este particular. El concejal de movilidad se escudó en que no ha habido tiempo para subsanar esta anomalía; y cuando en el pasado Pleno se propone afrontar este asunto mediante una ordenanza al efecto, apareció la retórica “como Ordenanza no, pero como plan de señalización urbana es posible”, recuerdan aquello de: “es más fácil predicar que dar trigo”, pues eso.

No es la primera vez, y mucho nos tememos que no va a ser la última, en la que ponemos encima de la mesa las incongruencias del Equipo de Gobierno al utilizar la retórica para ocultar los errores que antaño denunciaban y que ahora no aciertan a solventar. El Equipo de Gobierno prefiere mayoritariamente elegir la retórica a diseñar soluciones, y esto está desconcertando a nuestros vecinos que no ven un rumbo claro en la gestión del PSOE al frente del Ayuntamiento, especialmente los 7.396 desempleados reales de nuestra ciudad y todos aquellos pequeños empresarios y emprendedores que han tenido que cerrar sus negocios, creando el Equipo de Gobierno un espectáculo dantesco de calles repletas de locales vacíos repletos de carteles de “Se alquila”, unos vecinos, y sus familias, que merecen nuestro respeto y nuestra dedicación y que no ven una solución a su situación, todo ello sazonado con una torpe y miope voracidad fiscal municipal actual. El tiempo perdido en esta legislatura es un tiempo irrecuperable y estéril.

 

El baúl de los recuerdos

Lo mismo ocurre con el Polígono SEPES-Oretania, convenio que Ciudadanos sacó del empolvado baúl de los recuerdos y que dormía el sueño de los justos. Ahora esta plantación de cardos, porque sería insultante llamarlo Polígono Industrial, tan solo sirve para que los otrora partidos mayoritarios se ataquen mutuamente, la imagen de desunión del pasado pleno municipal en ese asunto es el síntoma de que el desencuentro se ha enquistado, como una enfermedad improductiva y odiosa, al primar más el “y tú más” de PSOE y PP que el “hagámoslo juntos” que defiende Ciudadanos, y este es precisamente el motivo por el que ponía un asterisco (*) de llamada al “todos” del inicio, no parece que algunos quieran lo mejor para nuestra ciudad, algunos están primando los intereses de sus partidos.

La próxima semana tendremos la visita de los datos de desempleo del SEPE del mes de febrero, y muchos se rasgarán las vestiduras con sus datos, otros serán cómplices por autocomplacencia, apatía o mediocridad, pero lo cierto es que pudiendo todos colaborar en la disminución del desempleo, eligen reiteradamente no hacerlo.

Como dijo Gandhi: “Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”. De seguir en este peligroso camino hacia ninguna parte, será comprensible parafrasear la canción de Joaquín Sabina: “Cuando la muerte venga a visitarme, que me lleven lejos de aquí, porque aquí no quedará sitio para nadie, pongamos que hablo de Ciudad Real”.

Francisco Fernández-Bravo es el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Ciudad Real