Respeto a las instituciones

Francisco Fernández Bravo*

Creo que la mayoría estamos de acuerdo con la siguiente afirmación: es necesario respetar las instituciones, y puede que también muchos de ustedes compartan la filosofía de la necesidad de convertirlas en referentes morales de nuestra sociedad. Estas obviedades que compartimos no crean que son tan universales.

Escuchando a los vecinos de Ciudad Real se llega a la conclusión que este PSOE no ha sabido tomar las riendas del Ayuntamiento, lo hemos visto sobrepasado en muchas ocasiones, carente de ideas en otras y excesivamente continuista en la mayoría. No hay un solo proyecto por el que el PSOE y la alcaldesa Zamora vayan a ser recordados. ¿Recuerda usted alguno? Ninguno. La Ciudad Real de hoy es peor que la de hace 4 años, la ilusión de nuestros vecinos se pierde como el agua entre los dedos. Este Equipo de Desgobierno no ha sabido aprovechar lo mejor de todos y cada uno de nosotros, ya ni los propios son capaces de defenderlos, han caído en desgracia.

Me resulta llamativo que una falta de proyecto para Ciudad Real tan insultante haya venido acompañada de una estrategia política tan bien definida en cuanto a la utilización partidista de la institución, esta es la marca de la casa de este PSOE. Es el lo que nos ha regalado el Sanchismo, una forma tirana, chabacana y poco elegante de hacer política, utilizando las instituciones como mantra: el CIS, Radio Televisión Española, la propia rueda de prensa de convocatoria de elecciones… Y, cómo no, la Sra. Zamora no ha querido perderse la fiesta, aprende como los niños, por imitación de sus mayores.

Ya hemos visto que van a utilizar la tramitación y debate de los presupuestos municipales como arma electoral, han preferido saltarse la Ley y posponer su aprobación hasta finales de febrero, escasos 3 meses antes de las Municipales, precisamente para ello, les ha dado igual que el ayuntamiento lleve 2 meses sin presupuestos, si la verdad, es que son prácticamente iguales que los del 2018, pero por ese mismo motivo debían haberlos presentado en el momento en el que marca la Ley.

También van a plantear un debate sobre el estado de la ciudad en próximas fechas. Ambos acontecimientos suelen desarrollarse a final de año, uno por mandato legal y otro por pura elegancia, pero a estas altura quizás sea demasiado pedir, tanto de lo uno como de lo otro. Lo cierto es que la Sra. Zamora no quiere un debate sobre el estado de la ciudad, quiere un debate electoral controlado por ella, dando y quitando la palabra, organizando el debate y utilizando su cargo en su propio beneficio, Sra. Zamora, ya puestos, ¿por qué no hacemos el debate en la televisión municipal? Con un moderador imparcial, con intervenciones tasadas y con los diferentes candidatos a la Alcaldía, dado que ya es conocido que no todos los portavoces van a repetir. ¡Arriesgue! ¡Abandone su zona de confort por una vez en este mandato!

Pero por si lo anterior no les parecía suficiente, el PSOE continúa con dicho patrón utilitarista, y no nos convoca al resto de Grupos de la Oposición a los actos públicos que organiza el Ayuntamiento, el último con el cambio de nombre de la Plaza de la Provincia, mostrando unas preocupantes muestras de debilidad y desesperación. Sra. Zamora, ¿no se da cuenta de que no puede apropiarse de la ciudad? Que no es suya, que si le dijimos claramente a Sánchez que España no era suya, tampoco es suya Ciudad Real, Sra. Zamora.

Nos merecemos un nuevo tiempo, que mire más al diálogo que a la confrontación, que una más que divida, que no busque el beneficio del partido de gobierno, sino el de todos los vecinos, una nueva forma de hacer política que respete y haga respetar las instituciones, un nuevo tiempo liberal en el que todos tengamos la posibilidad de luchar por conseguir nuestros sueños, en definitiva, una nueva Ciudad Real para dejar a nuestros hijos…

*Francisco Fernández-Bravo es el portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Ciudad Real