Saludando las LXV Fiestas de la Vendimia y el Vino

Martín-Miguel Rubio Valdepeñas
Martín-Miguel Rubio, portavoz del Grupo Municipal Popular de Valdepeñas / Lanza

Martín-Miguel Rubio, portavoz del Grupo Municipal Popular de Valdepeñas / Lanza

El Grupo Popular del Excmo. Ayuntamiento de Valdepeñas saluda a los vecinos de la ciudad y les desea con cariño mucha felicidad y alegría en estas siempre entrañables Fiestas de la Vendimia y el Vino 2018.  Pericles, en su segundo discurso que aparece en el Libro II de La Guerra del Peloponeso, de Tucídides, el llamado la “oratio funebris” y piedra angular de todo pensamiento democrático, nos pone a la fiesta, cuando es instrumento de alegría y felicidad pública, como un verdadero objetivo político importante. La alegría y felicidad en el hombre son un derecho político, y aunque el Estado no debe elegir ni determinar los contenidos de esos goces, debe coadyuvar a que se produzcan dotándoles de oxígeno y libertad. Los Padres Fundadores de los EEUU también lo entendieron así. En una carta de Alexander Hamilton a Gouverneur Morris cuenta el primer Secretario de Estado que Jefferson, cuando estaba redactando la Declaración de Independencia, puso al principio como derechos naturales venidos de Dios “la vida, la libertad y la propiedad”, pero que luego, tras una conversación con el ya inválido Benjamin Franklin, que estaba en silla de ruedas, entendiendo que la propiedad era parte de un derecho natural más amplio, acabó por redactar “the pursuit of happiness”.

Ahora bien, siendo la fiesta de carácter público un claro objetivo político municipal, el poder municipal debe organizarla, pero no programar y determinar todos sus contenidos hasta el último detalle. La sociedad civil es la instancia más adecuada para saber cuáles son los contenidos, goces y diversiones que más satisfacen a los vecinos. Y una vez más esta instancia no ha sido oída debidamente a la hora de organizarse estas Fiestas de 2018. Es así que el permanente despotismo ilustrado nos trae ahora exquisiteces como “Mojinos Escozíos”; si bien es verdad que también la sociedad civil, representada por la Fundación “Gregorio Prieto”, la Fundación privada más importante de Castilla-La Mancha, nos aporta delicadezas a las Fiestas como el Concierto “Un Canto esencial”, de los Fratelli Mancuso. Asimismo destacamos el Homenaje a García Lorca, organizado por el Centro de Mayores de la calle Bonillas, que consistirá en un recital acompañado por las guitarras de los maestros Cristino Quintana y Luis Fernández. Hay que reconocer que hay actos para todo tipo de públicos.

Estas Fiestas serán las últimas Fiestas del Vino organizadas por la cuarta legislatura que pilota el ya legendario alcalde Jesús Martín, y él mismo se ha implicado en ellas en el diseño del escenario de la Plaza España, un escenario-libro que nos recuerda escenografías como la de “Caídos del Cielo”, de Paloma Pedrero, si bien con un sentido distinto y original.

Lo curioso de las Fiestas de este año es que han tenido como preámbulo una auténtica y pavorosa exhibición de cadáveres reales al declarar “alguien” una jornada de puertas abiertas para ver las criptas reabiertas de la Iglesia de la Asunción, rebosantes, henchidas y desbordantes de esqueletos humanos desarticulados. Ciertamente vemos como algo absolutamente necesario que Patrimonio efectúe una investigación seria, científica – suponemos que Patrimonio esté “ahí” – sobre estos inveterados enterramientos – de paso también podría haber inspeccionado la singular remodelación, anastilosis de estilo entre Walt Disney y Luis de Baviera, sufrida por la Iglesia de la Asunción, Monumento Nacional -, pero no es transparencia del redescubrimiento de estas criptas esta sobreabundancia de restos humanos expuestos como espectáculo – quizás sí poca muestra de pudor – que como fuegos artificiales abren las fiestas de Nuestra Deípara Patrona, que bajo su manto protegía y custodiaba los enterrados en Su Parroquia.

Seguiremos luchando en los últimos meses de esta legislatura con aquellos numerosos temas que ya teníamos en el Programa Electoral con que nos presentamos y que aún no se han llevado a cabo. Otros, bastantes, curiosamente sí. Polígono agrícola con capacidad de crecimiento, seguridad en los campos, rebajas del IBI y de algunas tasas casi confiscatorias, aminorar la presión tributaria sobre las pequeñas empresas – que son las que producen la mayor parte de los empleos -, restauración de tipo regeneracionista de los pocos edificios que quedan más emblemáticos, como la Casa de los Vasco, una nueva reorganización del Presupuesto que dé mayor oxígeno y comodidad a las fuentes del empleo, liquidación contundente de la deuda, creación de una oficina de atención al inmigrante, apoyo y ayuda municipales a las familias, mejora de Valcentro, reforzar el pequeño comercio con ferias “muy publicitadas”, creación de una Ciudad del Transporte, becas de emergencia social, abaratamiento del suelo industrial con compromisos recíprocos con el SEPES, visitas guiadas con unidades didácticas de nivel de los estudiantes al Cerro de las Cabezas con transporte gratuito, un nuevo comedor escolar en el Colegio Público “Luis Palacios”, etc., etc., etc. Como se ve, Valdepeñas tiene un futuro con mucho trabajo político.

 

Martín-Miguel Rubio Esteban

Portavoz del Grupo Popular del Ayuntamiento de Valdepeñas