04 diciembre 2023
ACTUALIZADO 21:19
  • Castilla-La Mancha
  • El Campo
  • Toros
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Suscríbete a nuestra newsletter

San Sebastián era una fiesta

Kursaal
El Kursaal, sede principal del Festival de Cine
María Antonia García de León*
Tomo el tren en Madrid, estación de Chamartín. Y ya el tren va cargado de viajeros cinéfilos.

San Sebastián era una fiesta. Yo era una fiesta, tal vez.

Qué hermoso plan, qué gran diseño, ir a un festival de cine.

Avanza la vida, y está bien saber lo que nos gusta realmente, me digo.

Tomo el tren en Madrid, estación de Chamartín. Y ya el tren va cargado de viajeros cinéfilos.

Qué gracia, qué chistoso. Entablamos apasionadas conversaciones, cruzamos informaciones, y vamos estirando el colmillo para devorar cine.

Saltamos del tren y vemos tres películas cada tarde-noche.

Por la mañana somos fieles a la playa de la Concha, al balneario de la belle époque La Perla, a la visión de Monte Igueldo y, cómo no, a las tapas y a los chiquitos.

San Sebastián es un decorado de cine

Sí, un auténtico escenario cinematográfico.

Cartel
Cartel de la 71 edición del Festival de Cine de San Sebastián

Allí está su magnífica barandilla blanca de hierro, inconfundible y bellísima, más allá el famoso Hotel Londres, orgulloso de su clase y estilo, y siempre las tabernas vascas, con su barra pletórica de pinchos y de tapas, un muestrario tal que hace palpitar al estómago, por no decir al corazón. Más allá el Palacio de Congresos y auditorio Kursaal, edificado por el arquitecto Moneo. Es el epicentro del Festival de cine, su gran sede llena de películas, el famoso escenario para el desfile de las estrellas por la alfombra roja.

¡Oh wonderful world! exclamo con Louis Armstrong.

Ojalá que el mundo pusiera su deseo, su bien hacer, su mirada en la cultura, en el arte, en el amor, y diera portazo para siempre a la guerra, a la explotación, al mal, al odio, a la cólera.
Que se detenga todo eso esta mañana, donde me alimento en la alegría. Hoy, para el Mar Rojo, abre sus aguas, y vamos a un Nuevo Mundo. Tenemos recursos, fortuna, ciencia, fortaleza, medios para ello. Vamos ya hacia él.

¿Qué estupidez nos domina? ¿Quién nos paraliza? Digamos no.

Títulos para el recuerdo

Imposible visionar la gran cantidad de películas que pueblan este Festival.

Solo menciono con cierta parcialidad, algunos títulos.

La gran película que es “El sucesor”, llena de suspense y con un buen guion que la conduce como una buena partitura.

La película “Un secreto”, condensada en la intensidad y los silencios de la gran actriz Emmanuelle Devos, inolvidable mirada. Intensidad de unos ojos.

Publiidad
Cartel publicitario de San Sebastián decimonónico

Otro paradigma

Criados y domesticados en el paradigma del cine de Hollywood, que él a su vez bebió del cine europeo, nos chocan, por contraste, unas películas rodadas en otros territorios, con otras formas de vida y de pensar. Visionar estos films es un ejercicio sumamente estimulante.

Nos enriquece salir de “nuestra zona de confort”. Este es el caso de dos películas que he visto. Una de Chile, La práctica, y otra de Argentina, Puan.

Respecto a ellas, los hispanohablantes tenemos ventaja, tanto en el lenguaje como por la idiosincrasia y otras cuestiones. Son muy divertidas.

No puedo decir lo mismo de la película de Víctor Erice, Cerrar los ojos. Gran maestro de cine español que, sin embargo, ha pinchado en esta entrega suya con fallos de principiante.

*María Antonia García de León es Profesora de Sociología (UCM), escritora y poeta. Mira la vida es su obra reciente. (Premio internacional de literatura Rubén Darío, 2022) antonieta006@gmail.com

Publicado en:

Noticias relacionadas:

Una escena de 'El filo de la navaja'
El artista andaluz va rumbo al sur en busca de inspiración
"Gere no fue la primera opción ni del director ni del estudio..."
"No es una película asequible precisamente, pues habla de complejidades existenciales y es a su vez compleja en su exposición, pero es descifrable..."
Cerrar