Váyase Sr…

Julio García-Casarrubios Sainz Valdepeñas

La frase, ya mítica de “Váyase Sr. González”, -atribuida a MAR-, además de ser una forma de decirle a Felipe González que se fuese, simboliza un antes y un después en la estrategia política del PP cuando está en la oposición. “Váyase Sr. Zapatero” y “Váyase Sr. Sánchez”. Cuando Aznar llega a la presidencia del PP en abril de 1990, lo deja muy claro: “Nada queda excluido en la tarea de hacer oposición”. Dos cuestiones que van marcar la historia reciente del Partido Popular. Todo vale para desgastar al Gobierno, y sin otra propuesta que la de “Váyase”.

Esta actitud conduce a situaciones indeseables cuando el PP no está en el Gobierno. Es el precio que ciudadanos, observadores y demás partidos tienen, tenemos que pagar por echar a esa derecha fuera de las instituciones. Produce tristeza y hastío, me da asco, que sea más grave llamar maricón a otro, en el ámbito de lo privado, -manipulado o no, recordado o no-, más grave, digo…, que utilizar las cloacas del poder para desprestigiar, machacar, pisotear a quien estorba, a quien molesta. Se pervierte el orden de valores. Es la cara más deplorable de la política.

Algunos pretenden convencernos de que lo más nocivo y pernicioso para este país es averiguar si el presidente del Gobierno ha copiado un 20 % o un 30 % para así poderle acusar de plagio, para así poderle decir “Váyase Sr. Sánchez”. Plagiar, -si es que es plagio- es algo muy feo. Sí. Pero desvían el tiro intencionadamente. Es más nocivo, repugnante y perjudicial para este país, que existan chiringuitos en el seno de alguna Universidad, que reparte sobresalientes sin ir a clase y sin examinarse; que venden por 11.000 euros titulaciones y homologaciones. Pero como de eso no se puede culpar a Pedro Sánchez, pues no es importante. ¡Abominable!.

La indecencia en la forma de hacer oposición ha llegado a límites irritantes; no les preocupa, no les oigo referirse a los millones de españoles que se encuentran por debajo de los niveles de exclusión social, -según Cáritas-. ¡Noo! Eso no tiene importancia. Por favor. ¡Que nimiedad! Lo importante es echar a un presidente que “ha llegado al Gobierno de forma ilegítima”. Lo importante es bloquear todas las iniciativas que tome, para conseguir que fracase, y así permitir que vuelvan “los que se sienten orgullosos de su pasado, de sus valores”. Solo, ¡Váyase Sr….!

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com