Los 259 trabajadores de Unicaja en la provincia de Ciudad Real protestan por el cierre de 42 oficinas y el despido de 95 empleados

Carlos Monteagudo Ciudad Real

El ERE que plantea Unicaja supondría el despido para 95 trabajadores de la entidad tan solo en Ciudad Real y el cierre de 45 de las oficinas que hay repartidas por todo el territorio provincial, siendo así la provincia más afectada de todo el país.

Más de 200 trabajadores y trabajadoras de Unicaja han protestado este martes a las puertas de la sede de la entidad financiera en la provincia de Ciudad Real para rechazar el cierre de 42 oficinas en el territorio provincial que la Dirección del banco plantea, lo que supondrá el despido de 95 empleados. Un ERE que llega después de que este verano Unicaja absorbiera Liberbank tras la fusión de sendas entidades.

Trabajadores de Unicaja / Elena Rosa

Trabajadores de Unicaja / Elena Rosa

Los sindicatos CCOO, CESICA, UGT y Súmate han sido los encargados de convocar esta protesta. Los diferentes delegados sindicales de Unicaja, en representación de los trabajadores, han mostrado su rotundo rechazo a un ERE forzoso, en vez de voluntario, así como a la movilidad geográfica que la entidad plantea para ajustar el trabajo tras la desaparición de casi 400 oficinas en todo el país.

Por su parte, la delegada sindical de CCOO, Ángeles García-Consuegra, ha rechazado la «imposición» del ERE por parte de la Dirección de Unicaja. «No podemos consentir que la quinta entidad financiera de España, con un beneficio de más de 1.300 millones de euros de beneficios, imponga despidos a más de una tercera parte de su plantilla», ha señalado. «La movilidad geográfica no puede ser forzosa, ni tampoco podemos permitir los despidos obligatorios»,  ha añadido.

Trabajadores de Unicaja durante la protesta / Elena Rosa

Trabajadores de Unicaja durante la protesta / Elena Rosa

Pablo Raimundo Franco, delegado del sindicato CESICA en la provincia, ha argumentado que «las medidas puestas encima de la mesa por la Dirección de la empresa son inaceptables», sobre todo, teniendo en cuenta los beneficios económicos que esta entidad tiene año a año.

Finalmente, Luis Romero, representante sindical de Súmate, ha lamentado que la provincia de Ciudad Real sea la más damnificada de este ERE, ya que supondrá el despido del 40% de la plantilla, mientras que la media nacional de los despidos se sitúa en torno al 20%. Así mismo, también ha arremetido contra los traslados obligatorios. «Un traslado a 500 kilómetros de tu casa no es voluntario, al fin y al cabo será un despido», ha aseverado.

Lo que plantea la Dirección

El ERE prevé unas prejubilaciones de entre el 52% y el 55% del salario anual para los empleados de entre 57 y 63 años, con indemnizaciones de 30 días de salario por año trabajado hasta 20 mensualidades para los menores de 50 años; y de 20 días hasta 12 mensualidades para los mayores de 63 años.