Casi un millar de viticultores de Ciudad Real solicitan la nueva reestructuración

Julia Yébenes Ciudad Real
Una viña reestructurada en Moral de Calatrava / J. J.G.T.

Una viña reestructurada en Moral de Calatrava / J. J.G.T.

En cuanto a la actual reestructuración (2017-2018), en fase de presentación de la certificación de los expedientes, el plazo ha sido ampliado en quince días por la Consejería de Agricultura hasta el 30 de junio “para garantizar tiempo suficiente para ejecutar” las plantaciones

El 23,7% de las solicitudes de las nuevas ayudas a reestructuración y reconversión de viñedo en Castilla-La Mancha para su ejecución en 2019 y 2020 son de Ciudad Real, según los datos facilitados por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

En concreto, el número de viticultores en la provincia que han tramitado las ayudas dentro del programa 2019-2023 ha sido de 985 para reestructurar un total de 4.430,70 hectáreas de vid, mientras que entre todas las provincias de la comunidad autónoma han sido 4.153 los productores que tienen el compromiso de reimplantar 15.934,14 hectáreas de viñedo.

Ahora está en marcha el proceso de comprobación de los expedientes para cuantificar la subvención que les corresponderá por cada proyecto presentado y que, según fuentes de Agricultura, estará finalizado el próximo otoño.

Los productores de la provincia consultados por este diario valoran positivamente algunos de los nuevos crierios incluidos en la orden, como la ampliación hasta dos  años del plazo para realizar los trabajos de reconversión, frente a la actual reestructuración ‘exprés’ (2017-2018), dado que da más margen de planificación.

En concreto, en la solicitud han tenido que cumplir el requerimiento de comunicar el número de hectáreas que reestructurarán en 2019 y el 50% de las que reconvertirán en 2020, para trasladar sus valoraciones a la reserva económica, con un plazo límite de ejecución de las operaciones anuales el 15 de junio de 2019, y para las de dos años, hasta el 15 de junio de 2020.

También destacan la atención dentro de las subvenciones a las pequeñas explotaciones, a los jóvenes agricultores a título principal y a <las explotaciones prioritarias.

La convocatoria de esta línea de subvenciones procedentes del Feaga, cuyo plazo de presentación acabó el pasado mes de marzo, es una de las más exitosas entre los viticultores ciudarrealeños y castellano-manchego, dado que está permitiendo ahorrar costes productivos, planificar la recolección de la uva y ofertar las variedades que demanda el mercado.

La presentación de los planes de forma colectiva, con más puntuación (50) que los tramitados a nivel individual (1 punto), es otro criterio que los productores ven afirmativo pues les permite una tramitación conjunta de los expedientes y con menos gastos.

Hasta el 30 de junio

En cuanto a la actual reestructuración (2017-2018), en fase de presentación de la certificación de los expedientes, el plazo ha sido ampliado en quince días por la Consejería de Agricultura hasta el 30 de junio “para garantizar tiempo suficiente a la ejecución” de las plantaciones, según comentó hace unos días la directora general de Agricultura y Ganadería, Cruz Ponce, en la Comisión de Agricultura.

Al parecer, algunos productores se han visto sorprendidos por las abundantes lluvias caídas en los últimos meses que “no les han permitido terminar los trabajos en campo”, y por tanto no han podido formalizar las facturas que exige el programa.

En esta convocatoria de 2017 hubo 1.819 solicitudes presentadas para 5.226 hectáreas de viñedo en Castilla-La Mancha, con un importe de 28 millones de euros.

En el caso de la provincia de Ciudad Real fueron 1.933 hectáreas y 537 los viticultores acogidos a los planes de reestructuración, el 29,5 por ciento de los 1.819 de toda la región, con unas subvencionespara ellos de 10,7 millones de euros, entre reestructuración -1.811,73 hectáreas y 10,4 millones- y transformación -122,46 hectáreas y 306.379 euros.