Lanza Digital

Ecologistas dice que Junta expropiará hoy más de medio millón de metros cuadrados para una mina de wolframio en Abenójar

Ecologistas en Acción ha advertido de que la Junta de Castilla-La Mancha expropiará de urgencia este miércoles más de medio millón de metros cuadrados para una supuesta mina de wolframio y oro en Abenójar (Ciudad Real).

Según asegura, el promotor del proyecto, Pedro Aránguez Ruiz, es catedrático de Escuela de Minas y exdirector general de Industria y Minas de Castilla-La Mancha durante el gobierno de José Bono, por lo que, a su juicio, “tiene estrechos vínculos y capacidad de influencia en la Administración autonómica y la Diputación Provincial de Ciudad Real, desde los que promueve diversos planes mineros beneficiándose él y el lobby minero para el que trabaja”.

Asimismo, Ecologistas señala que el catedrático de minas trabaja para una filial de Sacyr, Mining Hill, destacando que “Sacyr estuvo implicada en graves acusaciones de soborno por parte de la minera canadiense Edgewater, en relación al fallido proyecto de oro de Corcoesto en Galicia”.

Desde Ecologistas en Acción-Ciudad Real advierten de que todas las comarcas mineras finalizan con desempleo y contaminación; que el desarrollo de la comarca siempre resulta ser mucho menor de lo que anuncian los gobiernos y los promotores porque cuentan puestos a tiempo partido como si fueran a tiempo completo y por la baja remuneración de los mismos.

Tras quince años de explotación, avisa la organización ecologista, “el paro aumentará y solo quedará la balsa de lixiviados tóxicos y las galerías de la mina contaminadas enturbiando el sueño de la población”. Este tipo de proyectos no compensan, a su entender, “el riesgo para la salud de la población y del medio ambiente”.

Ecologistas en Acción-Ciudad Real presentó alegaciones a la prórroga de la autorización ambiental concedida en 2014, alegando “graves irregularidades” del expediente de la mina a cielo abierto de El Moto.

“No se ha presentado aún el estudio hídrico integral que exige la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para determinar las filtraciones y expulsión de agua de las galerías de la mina y planificar correctamente el sistema balsas y tratamiento de los fluidos tóxicos, lo que afecta también al estudio de restauración integral y la protección futura ante los contaminantes que la mina generará”, continúa la nota de prensa.

Estas deficiencias, dice, ponen en riesgo la seguridad de la población, pudiendo pasar al agua de los acuíferos y arroyos metales pesados de altísima toxicidad como el arsénico o mercurio.

MINERÍA ESPECULATIVA
“Estamos ante una oleada de minería especulativa, diseñada en despachos de la Bolsa e ideada para inflar las acciones de las empresas mineras y promover la compra-venta de derechos mineros. Las dimensiones de esta dinámica se han multiplicado con los gobiernos, tanto del PP como del PSOE a nivel autonómico, quienes han puesto toda la maquinaria administrativa al servicio de este ‘boom’ de la minería especulativa”, advierte.

Explica que todo parte del plan estratégico “de innovación” denominado ‘Europa 2020’ de la Unión Europea que impulsa, entre otros, proyectos mineros subvencionándolos con 90 millones de euros. “Existen compromisos entre la UE y las comunidades autónomas para implantar sin consulta pública planes mineros estratégicos en las autonomías y facilitar la concesión de permisos mineros a las multinacionales”.

“La Junta de Castilla-La Mancha es parte de estos acuerdos extractivistas habiendo realizado un Plan Estratégico ficticio que se limita al inventario medioambiental y recomendaciones no obligatorias de buenas prácticas mineras”, concluye Ecologistas.