Activistas de Ciudad Real lucharán contra la mercantilización del cuerpo de las mujeres

Julia Yébenes Ciudad Real
Fátima Mondéjar, presidenta de Plataforma Abolicionista de Ciudad Real / Clara Manzano

Fátima Mondéjar, presidenta de Plataforma Abolicionista de Ciudad Real / Clara Manzano

Fátima Mondéjar ha presentado en las II Jornadas Contra la Trata y la Prostitución a la joven Plataforma Abolicionista de Ciudad Real que pìde la erradicación de la prostitución y los vientres de alquiler

La activista ciudarrealeña Fátima Mondéjar ha desgranado las acciones que la joven Plataforma Abolicionista de Ciudad Real va a desarrollar, centradas en la lucha contra la mercantilización del cuerpo de las mujeres y la erradicación de la prostitución y los vientres de alquiler.

Según ha relatado en las II Jornadas Contra la Trata y la Prostitución celebradas en la capital, sensibilizarán a los ayuntamientos para que se adhieran a la Red de Ciudades contra la trata de mujeres y niñas, e impulsarán que estas instituciones incorporen ordenanzas de corte abolicionista, con el fin de sancionar a los consumidores de prostitución.

Otras medidas “de acción más directa”, ha indicado la presidenta de la plataforma, serán la convocatoria y celebración de concentraciones propias y la participación en otras que promuevan  colectivos asociativos, sobre todo feministas, además de colaborar en las acciones de la red nacional de asociaciones abolicionistas.

Imagen del público asistente a las conferencias de la tarde / Clara Manzano

Imagen del público asistente a las conferencias de la tarde / Clara Manzano

Tampoco descartan otras medidas que les permitan contactar con las víctimas para “conocer el fenómeno desde dentro” o incluso acudir a las puertas de los prostíbulos para afear las conductas de los puteros.

La plataforma constituida en junio con tres personas cuenta ya con una veintena de personas comprometidas, funcionará a través de asambleas presenciales de manera horizontal y trabajará desde diferentes ámbitos para “abolir la prostitución” y “perseguir los úteros de alquiler”.

Otros objetivos de la entidad, además de erradicar la violencia, explotación y abuso sexual infantil, es sensibilizar a la sociedad para impulsar una “visión crítica” ante fenómenos como la pornografía, que es una escuela de violencia sexual contra las mujeres. En las imágenes de las filmaciones las mujeres aparecen como objeto de uso y dominación.