La Policía Municipal crea un grupo especial que incrementará la vigilancia sobre la recogida de excrementos caninos

A. Rivas Alcázar de San Juan
Rosa Melchor, alcaldesa de Alcázar de San Juan

Rosa Melchor, alcaldesa de Alcázar de San Juan

Desde el Ayuntamiento alcazareño se ha informado de la creación de un grupo especial dentro de la Policía Municipal que ejercerá una especial incidencia, tanto a primera hora de la mañana como a última de la tarde, con el objetivo de realizar una vigilancia extraordinaria y especializada que garantice una adecuada recogida de excrementos caninos, según recoge la normativa fijada en la ordenanza local.

Esta medida forma parte de la aplicación de las normas cívicas propias de una ciudad como Alcázar de San Juan que en los últimos meses ha visto incrementado el número de multas a propietarios que no cumplen con dicho reglamento.

Según ha indicado la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, la ordenanza medioambiental en la que se recoge la tenencia de animales dice así: “Como medida higiénica ineludible, las personas que conduzcan perros u otras clases de animales por la vía pública, están obligados a impedir que hagan sus deposiciones en las zonas destinadas al tránsito peatonal. En caso de inevitable deposición de un animal en la vía pública, el/la conductor del animal, hará que esta deposición se produzca en los imbornales existentes en la vía pública, y en todos los casos, el conductor/acompañante y propietario del animal, está obligado a recoger y retirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que se haya ensuciado con tales excrementos”.

Las sanciones que se aplicarán oscilan entre los 30 y los 750 euros para el infractor, cuya cuantía dependerá de la reincidencia del propietario de la mascota, aumentando progresivamente desde la sanción leve hasta el límite fijado.

Para ello, Melchor ha destacado la inclusión de Policías de paisano para evitar la huida de los propietarios ante la infracción, con lo que se pretende conseguir que  en los próximos meses, “la gente se dé cuenta de que hay que cuidar las calles entre todos, y que los perros sin embargo, son particulares de cada uno de nosotros y tenemos que hacernos responsables de ello”.

Se estima que en Alcázar de San Juan existen un total de 7.000 mascotas registradas de las cuales, solo un 2% de sus propietarios, ignora la limpieza viaria y el mantenimiento de la higiene en la ciudad. Este cumplimiento de la ordenanza se extenderá además, a la suelta de animales por la vía pública.

Al margen de la recogida y limpieza de los excrementos, la primera edil también ha alertado de otro tipo de conductas que también están tipificadas y recogidas en la ordenanza municipal y que “creo que son fácilmente resolubles”, ha subrayado, como “el hecho de pasear a los perros por las zonas habilitadas para juegos infantiles, que está completamente prohibido. También lo está la circulación por la vía pública de animales potencialmente peligrosos que no lleven la cadena, la correa o el bozal preceptivo, y que además, no estén inscritos en el registro de animales potencialmente peligrosos”, así como “todos aquellos que suelten a sus mascotas en zonas no habilitadas para su uso”.

Además, desde alcaldía se ha anunciado la creación de un espacio en el Parque Cervantes de una zona de juegos para la suelta de animales con el fin de garantizar el cumplimiento de la ordenanza que se mantiene vigente desde hace aproximadamente 10 años. Este nuevo espacio se sumará al que ya existe en el Parque Alces de la localidad.