La Sociedad Cervantina de Alcázar hace un llamamiento a la “despolitización de la cultura”

Noemí Velasco Alcázar de San Juan
Domingo Alberca con los integrantes de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan / Lanza

Domingo Alberca con los integrantes de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan / Lanza

La Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan pide a los partidos políticos que no utilicen la cultura como "elemento de confrontación partidista" y en una carta aprovecha para marcar líneas de acción al futuro "ganador" de las elecciones. Defienden la creación de una ruta por la comarca, la restauración de las azulejerías y la puesta en marcha de un Centro de Interpretación Cervantino

La Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan ha hecho un llamamiento a la “despolitización de la cultura” para que “no se utilice como elemento de confrontación partidista” en las elecciones municipales de Alcázar de San Juan. Así, defienden una política cultural “consensuada entre todas las fuerzas políticas”.

En una carta abierta a todos los partidos políticos, y en concreto al futuro “ganador” de los comicios, la asociación defiende la puesta en valor de la tradición cervantina de Alcázar de San Juan y su utilización como reclamo turístico. Por ello, aprovecha para dar unas ideas a incorporar en los programas de gobierno.

Líneas de promoción turística y cultural

Como cabecera natural de la comarca del Quijote, la asociación considera que Alcázar tiene que ser “la puerta de entrada y lugar de acogida” para una ruta organizada y documentada que recorra los lugares más emblemáticos de la comarca, que incluya Puerto Lápice, El Toboso, Campo de Criptana, Quintanar, Argamasilla de Alba, Ruidera y la Cueva de Montesinos.

Tras considerar positivo que la ciudad se integre en la Red de Ciudades Cervantinas, para estar en el circuito cultural internacional establecido alrededor de Cervantes y su obra, la Sociedad indica que es importante mostrar a los visitantes “el inmenso museo cervantino que es Alcázar de San Juan”.

Para ello, señalan que hay que restaurar el patrimonio, como las azulejerías cervantinas, tanto la de la fonda y la sala de espera de la estación -declarada de Bien de Interés Cultural-, como la del parque Cervantes, que es única, ya que contiene las aventuras de don Quijote desde el inicio de la novela hasta la muerte de Alonso Quijano en su propia cama.

Además, la asociación advierte que es “inaplazable” que en el edificio de la antigua oficina de turismo se ponga en funcionamiento un Centro de Interpretación Cervantino, que será “un magnífico lugar de recepción de visitantes y casa de cervantistas” y que podría acoger jornadas, congresos y otras actividades relacionadas con Miguel de Cervantes y su obra.