Los vecinos de Alcázar piden papeleras caninas y la sustitución de bancos

Lanza Alcázar de San Juan
Urna durante los presupuestos participativos de Alcázar de San Juan / Lanza

Urna durante los presupuestos participativos de Alcázar de San Juan / Lanza

El resultado de la primera consulta de los presupuestos participativos de Alcázar de San Juan ha tenido propuestas variopintas. Los vecinos han pedido mejoras en mobiliario urbano, la reparación de asfaltado y la sustitución de alumbrado en los diferentes barrios. Rosa Melchor considera que los mecanismos de participación directa son "una realidad de futuro"

La ciudadanía de Alcázar de San Juan ha decidido que se instalen papeleras caninas y se repongan los bancos en toda la ciudad en la primera consulta de los presupuestos participativos para mejorar la ciudad.

Por barrios, han pedido la sustitución de alumbrado público en El Porvenir y Arenal, mejoras en el mobiliario urbano de la Plaza de España, la remodelación de un parque infantil en La Pradera, la reparación de acerado en Goya-Parque Viejo y en el Barrio de Santa María y asfaltado de la calle que une la carretera de Criptana con el barrio de El Santo.

“Alcázar ha hecho historia el 12 de septiembre de 2018 y hemos vuelto a ser pioneros en la provincia con el resultado de la edición cero de los Presupuestos Participativos”, ha apuntado la alcaldesa, Rosa Melchor. Así pues, ha valorado positivamente no sólo el índice de participación del 2,04%, en la línea de experiencias similares en otras ciudades, sino también la elección de propuestas “realistas y útiles para la ciudad” hecha por la vecindad.

Inversiones marcadas por la ciudadanía

Así, los 15.000 euros previstos para invertir en mejoras que afectan a todo el entorno urbano se destinarán a la instalación de papeleras caninas y a la reposición de bancos en toda la ciudad, las dos propuestas más votadas.

En cuanto a los barrios, Porvenir y Arenal invertirán sus respectivos 10.000 euros en la sustitución del alumbrado público por luminarias de bajo consumo que mejoren la eficiencia energética y reduzcan el consumo. Santa María y Goya Parque-Viejo los destinarán a la reparación del acerado, con especial incidencia sobre la mejora de la accesibilidad en el primero, ya que en el barrio de Santa María se encuentra el casco histórico de la ciudad.

La vecindad del distrito Cristo de Zalamea ha decidido mejorar el entorno de la Plaza de España, retirando los bancos de la fachada oeste, pintando el resto de bancos, papeleras, farolas y pérgola, reponiendo las baldosas e instalando una nueva fuente de agua potable que con probabilidad se ubique junte al parque infantil Pocoyó.

El Santo verá arreglado el asfaltado de la calle que comunica la carretera de Criptana con el barrio, por la zona del Grupo Renfe, que tiene un importante tránsito diario de vehículos y La Pradera invertirá la partida de su distrito en la remodelación del parque infantil de la calle Austria.

“Una realidad de futuro”

“Creo que los vecinos han entendido desde el inicio de este proceso la importancia que tiene para ir abriendo espacios de participación directa y corresponsabilidad en el Gobierno. Ejemplo claro es el barrio de La Pradera, donde más gente ha participado siendo por tradición la zona de la ciudad más abstencionista. Un barrio que hace tres años estaba inmerso en la desidia y sus gentes pensaban que no se podían arreglar las cosas, gobernara quien gobernara”, ha indicado la primera edil, que ha considerado que los presupuestos participativos son “una realidad de futuro”.

En las próximas semanas se iniciarán los procedimientos de contratación y adjudicación, con el fin que las obras y actuaciones elegidas en la consulta estén finalizadas antes del 31 de marzo de 2019.