Castillo y convento de Calatrava la Nueva

Ana Segovia Fernández Ciudad Real
Imagen de Calatrava la Nueva / Miguel Ángel Blanco de la Rubia

Imagen de Calatrava la Nueva / Miguel Ángel Blanco de la Rubia

Calatrava la Nueva es uno de los monumentos más visitados de Castilla-La Mancha e imagen institucional representativa de nuestro patrimonio histórico en todos los foros. Es sin duda el castillo que más comentarios, fotografías y vídeos genera en los medios digitales como internet, por su valor histórico, buena conservación y un entorno natural excepcional.  

En las últimas décadas, a través de la arqueología, se han recuperado grandes espacios para conocimiento y disfrute de los ciudadanos, como la calle de los artesanos situada al oeste del castillo o la villa existente entre la primera y segunda murallas.

El proyecto de investigación que se ha presentado a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y apoyado por el Ayuntamiento de Aldea del Rey, tiene un objetivo principal, que es crear las condiciones necesarias para que la Sala Capitular se abra al público.

Para ello es necesario concluir con la investigación de los restos del almacén de alimentos de época almohade descubierto en el interior, y que permitirá profundizar en el conocimiento de la gente común que nunca aparecen en los libros de historia, sus formas de vida, alimentación, evolución social, etc., como medio para comprender nuestros actuales procesos sociales.

 

Enterramiento en la sala capitular / Miguel Ángel Blanco de la Rubia

Enterramiento en la sala capitular / Miguel Ángel Blanco de la Rubia

Cinco enterramientos

Junto al almacén de alimentos hay cinco enterramientos de caballeros de la Orden de Calatrava de principios del siglo XIII que conservan restos orgánicos y materia blanda, cuyo análisis nos darían información sobre la vida de estos monjes-guerreros. A esa investigación se suma la propuesta de excavación de un pequeño edificio de la villa, donde se ha documentado un posible lagar del siglo XII, cuyos restos serían de especial importancia para Ciudad Real, donde el vino forma parte de nuestra cultura ancestral y que llenaría el vacío que ahora tenemos sobre estas producciones en la Edad Media.

 

Restos del almacén en  Calatrava la Nueva/ Miguel Ángel Blanco de la Rubia

Restos del almacén en Calatrava la Nueva/ Miguel Ángel Blanco de la Rubia

En este proyecto participan especialistas de las universidades de Jaén y de Castilla-la Mancha y los arqueólogos autónomos Concha Claros, Ángel Aranda y Petra Martín. Desde su punto de vista se reivindica el derecho a investigar con el apoyo de la Administración Pública desde fuera de la Universidad, pues durante décadas vienen realizando grandes aportaciones para el conocimiento, mantenimiento y difusión de nuestro patrimonio histórico, y siempre con un gran esfuerzo económico y personal.


 

Ana Segovia Fernández, es doctora por la Universidad de Castilla-La Mancha, directora de la investigación arqueológica y la restauración de Calatrava La Nueva