Los cuatro concejales de Alhambra que se rebelaron contra su alcalde admiten que el PP provincial estaba «debidamente informado» de todos sus movimientos

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Imagen aérea de Alhambra

Imagen aérea de Alhambra

El comunicado también señala que la decisión, consensuada entre los cuatro concejales desde el mes de diciembre y de la que tenía conocimiento el todavía alcalde, fue tomada por el "comportamiento dictatorial del alcalde".

Los cuatro concejales del Partido Popular de Alhambra que presentaron una moción de censura contra el actual alcalde, Luis Santos, también del PP, admiten que el partido a nivel provincial estaba «debidamente informado» de todo lo que pasaba en el municipio respecto a las discrepancias de estos cuatro concejales con el primer edil. La moción de censura presentada por estos cuatro concejales estaba prevista que se celebrara el pasado viernes. Sin embargo, un recurso contencioso administrativo presentado por el todavía alcalde hizo que se suspendiera el pleno extraordinario para debatir dicha moción y aún no hay nueva fecha para su celebración.

En un comunicado remitido por estos cuatro concejales y firmado por el candidato a la Alcaldía de Alhambra en la moción de censura, Víctor Manuel Orejón, actual concejal de Cultura, Festejos y Deportes en la localidad, aseguran que desde el Partido Popular a nivel provincial, tras conocer la situación, «intentaron mediar en el asunto» sin resultado alguno. «Nos consta que, al menos, en tres ocasiones se personaron importantes representantes del PP en Alhambra para mantener reuniones con el señor Santos», reza el comunicado, además de añadir que el alcalde «o no se presentaba o mentía» cuando estos representantes lograron reunirse con él.

La decisión fue tomada por el «comportamiento dictatorial» del alcalce

El comunicado también señala que la decisión, consensuada entre los cuatro concejales desde el mes de diciembre y de la que tenía conocimiento el todavía alcalde, fue tomada por el «comportamiento dictatorial del alcalde». A pesar de existir ya cierto descontento y desconfianza entre estos cuatro ediles y el alcalde, la decisión que agravó la situación fue cuando «el señor Santos propuso unilateralmente» subirse el sueldo más de 500 euros, pasando de los 1.066 netos que cobraba a los 1.580 euros. Algo a lo que se negaron estos cuatro concejales. A partir de ahí, la tensión fue subiendo entre Santos y ellos, por lo que decidieron presentar una moción de censura contra él.

«El pueblo de Alhambra no se merece que sea gobernado por un alcalde que desprecia a todos los concejales, incluidos los del Grupo Popular, que denigra a representantes de asociaciones significativas del municipio con un odio visceral y que pretendía subirse de nuevo el sueldo en más de un 50%», indica el comunicado y asevera que «por coherencia, honestidad y por nuestros vecinos, nos hemos visto obligados a la presentación de la moción de censura».