El Batallón de Helicópteros de Almagro estrena el curso con nuevo jefe

Belén Rodríguez Ciudad Real
El Bhela I de Almagro es la sede del sofisticado helicóptero de combate HA-28 Tigre / Archivo

El Bhela I de Almagro es la sede del sofisticado helicóptero de combate HA-28 Tigre / Archivo

El teniente coronel José Manuel Galván Bonmatí tomará posesión el jueves como nuevo mando del Bhela I. Asistirá el general jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra

El teniente coronel José Manuel Galván Bonmatí (1973) se convertirá el próximo jueves en el nuevo jefe del Batallón de Helicópteros de Ataque (Bhela I) de Almagro.

El militar, que viene de Sevilla, sustituye a Santiago Fernández Ortiz-Repiso, el teniente coronel jefe de la base los últimos tres años.

La toma de posesión se celebrará por la tarde (20.00 horas) y contará con la presencia del general jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), Juan Carlos González Díez.

Galván Bonmatí ingresó en el Ejército en 1992 y desde entonces ha participado en diferentes misiones internacionales en Bosnia, Kosovo, Irak, Afganistán y El Líbano.

Su primer destino fue el Regimiento de Infantería Mecanizada La Reina, en Cerro Muriano (Córdoba) (1997-1998). De ahí pasó al centro de enseñanza de las Famet en Colmenar Viejo (Madrid) y al Batallón de Helicópteros de Maniobra IV de Dos Hermanas (Sevilla), en el que estuvo destinado hasta septiembre de 2008.

Tras pasar un año en la Jefatura del Mando de Adiestramiento y Doctrina de Granada a finales de 2009 llegó al Cuartel General de la Fuerza Terrestre, en Sevilla, su último destino antes de Almagro.

La única unidad de combate de las Famet

El Batallón de Helicópteros de Ataque Bhela I de Almagro es una de las unidades punteras de las Famet, base de los sofisticados HA-28 Tigre, y su única unidad de combate.

El batallón es “la unidad táctica” por excelencia de las Famet, según explica el Ejército en  su web, en la que indica que el batallón “debe ser capaz de ejecutar misiones tanto en el nivel operacional como en el táctico, básicamente de ataque y reconocimiento, pero que incluyan toda la gama de acciones que van desde dar seguridad y apoyar acciones de combate próximo hasta asumir acciones en profundidad sobre la retaguardia enemiga y los flancos”.

Este batallón también “debe ser capaz de apoyar a las unidades de superficie que operen en núcleos urbanizados”.

En estos momentos esta unidad “es un elemento determinante de los agrupamientos aeromóviles junto con unidades de helicópteros de maniobra/transporte y unidades de superficie a las que proporciona potencia de fuego y protección”, explican fuentes de Defensa.