El Ayuntamiento transforma la ‘Casa de la Marquesa’ y el Pabellón de Deportes en espacios cardioprotegidos

Lanza Almodóvar del Campo
Virginia López junto al desfibrilador del Centro Cultural 'Casa de la Marquesa' / Lanza

Virginia López junto al desfibrilador del Centro Cultural 'Casa de la Marquesa' / Lanza

Con la instalación de dos desfibriladores semiautomáticos para la rápida atención a personas que sufran episodios cardiacos, en tanto que la Policía Local también cuenta con otro aparato

El Ayuntamiento de Almodóvar del Campo ha instalado en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ y en el Pabellón de Deportes ‘Miguel Hernández’ dos desfibriladores semiautomáticos para, en caso de ser necesario, procurar una ágil intervención con personas que puedan sufrir algún episodio cardiaco.

Se trata, por tanto, de un recurso que puede resultar vital y, con el fin de conocer su utilización, personal del Ayuntamiento relacionado con estos servicios culturales y deportivos, así como efectivos de la Policía Local que también cuenta con el tercer desfibrilador semiautomático, participaron en un curso homologado para aprender su adecuado uso.

Virginia López, concejala de Cultura, apunta que la decisión de instalar sendos aparatos en las dos instalaciones públicos responde, en el caso de la ‘Casa de la Marquesa’ a que “diariamente pasan por aquí muchísimas personas que vienen a los diferentes cursos de nuestra Universidad Popular, que son en general de una edad avanzada y aunque esperamos que no tenga que usarse nunca al menos ya está disponible”.

En el caso de la instalación deportiva, la decisión consistorial de instalarlo en el Pabellón responde al afán de “procurar una respuesta rápida ante episodios repentinos que, como por desgracia vemos en los medios de comunicación cada vez más frecuentemente, surgen entre deportistas de diferente nivel, cuando hacen ejercicio físico”, señala el concejal Roberto Donoso.

Los tres desfibriladores semiautomáticos, que en el caso de la comisaría policial está habilitado para que pueda ser trasladado al punto de urgencia donde sea preciso emplear, han sido instalados en los correspondientes armarios homologados y debidamente señalizados.

La instalación de estos desfibriladores permite, que en caso de ser necesaria su utilización en estos espacios públicos, se pueda acceder a ellos en menos de un minuto, cuestión muy importante, indican ambos concejales, más si se tiene en cuenta que actuar en los primeros tres minutos de situación de infarto, aumenta considerablemente las posibilidades de supervivencia.

Por este motivo, además de esta dotación, para la cual se ha contado con la colaboración de la Diputación, el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo vaya a aportar otros desfibriladores para la debida atención en otros espacios como puedan ser los recintos docentes, entre otros.