Lanza Digital

Maribel Garrido comparó las fiestas de antaño con las actuales, en un pregón nacido del corazón y lleno de añoranzas

Maribel Garrido Sánchez fue este sábado la encargada de pregonar a los cuatro vientos la condición festiva de la ciudad de Almodóvar del Campo, durante el acto inaugural que tuvo lugar en el Jardín Municipal a primera hora de la noche de ayer sábado y en cuyo transcurso, además, la Peña ‘Er Gómito’ recibió el homenaje de toda la localidad.

Como es habitual, el protocolo incluyó de inicio la imposición de corona y bandas a las nuevas reinas y damas de la Feria y Fiestas 2018, por parte de concejales del equipo de Gobierno, con el alcalde José Lozano a la cabeza. En el caso de las niñas, Jimena Anguita Ruiz, Celia Siller García y Ainhoa Viñas Ruiz y, en el caso de las juveniles, Patricia Soria Romero, Paloma Viñas Morales y Alba Rodríguez Gómez.

Posteriormente tomó la palabra quien durante muchos años, ha sido la encargada de organizar actos como el que ella protagonizaba. Maribel Garrido expresó durante casi cuarenta minutos, duración de su pregón, vivencias que retrotrajeron a los asistentes a épocas en las que las celebraciones septembrinas se vivían de una manera muy diferente a las actuales.

Garrido Sánchez, con un lenguaje sencillo, cercano y amable, declamado magníficamente, quiso evidenciar desde sus recuerdos más personales como ha evolucionado la juventud, desde la suya propia. Igualmente contrapuso la forma en cómo se disfrutan hoy las fiestas y cómo se hacían antes, cuando ella llegó a ser reina de las mismas.

Maribel Garrido, que llegó a ser secretaria de ocho alcaldes diferentes en el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo, y que el pasado año fue investida con el Mascarón del Carnaval, hizo un llamamiento a la ciudadanía para aunar esfuerzos junto al actual regidor en pro del bien común, felicitando a la Comisión de Festejos de la que ella misma formó parte durante tantos años, por innovar en la programación para procurar la máxima de las participaciones ciudadanas.

Maribel Garrido recibiría al término de su intervención, en la que glosó su particular visión de Almodóvar del Campo, sus gentes y sus celebraciones septembrinas, un pergamino de homenaje de manos de José Lozano, así como el aplauso del público como gesto de aprecio y agradecimiento por las palabras que, como ella dijo, habían fluido desde lo más profundo de su corazón.

Después sería turno para la Peña ‘Er Gómito’, una formación señera a la que gusta respetar y enriquecer los actos oficiales. En este sentido, en la ofrenda floral a la patrona, que tuvo lugar a medianoche, sus componentes dejaron ante la Virgen del Carmen su propio ramo, algo novedoso, que no había hecho antes ninguna de las peñas que le antecedieron en el homenaje que brinda el Ayuntamiento.

María José Morena recibió en nombre de este peña nacida en 1986 el reconocimiento institucional de manos del alcalde. Ella indicó las razones por las que ‘Er Gómito’, desde su inamovible calle Francisco Laso, tiene ese sentir tan auténtico por las fiestas de la localidad y destacó la acogida que también se brinda a otros vecinos y a visitantes, agradeciendo al Ayuntamiento su buen criterio por valorar públicamente el papel de las peñas.

El alcalde, José Lozano señalo, en el acto presentado por el periodista Roberto García-Minguillán, un profundo agradecimiento tanto a la pregonera como a la Peña “Er Gómito” asíc como al resto de miembros del equipo de Gobierno por su implicación tan profunda en el proyecto que viene a potenciar las infraestructuras y los servicios de todo el municipio.

José Lozano adelantó asimismo algunos de los proyectos a desarrollar en los próximos meses, como el gimnasio municipal que ya se está construyendo, la remodelación de la Plaza Mayor, el inicio del Pabellón Ferial o la habilitación de un espacio digno y con todos los requisitos técnicos para albergar de una manera digna el archivo histórico y un centro de estudios.

Ofrenda floral

Tras un breve receso, pregonera, reinas y damas, ’gomistas’ y autoridades, se desplazaron al templo de la patrona, acompañados de la banda de la Escuela Municipal de Música, donde junto con decenas de personas, se hizo la ofrenda floral y se cantó la Salve a la Virgen. Ejerció de anfitrión para todos el joven sacerdote carmelita fray Javier de María, quien también deseó unas felices fiestas a todos.

Finalmente, más de medio centenar de peñas, se sumarían al cortejo para, junto a los gigantes y cabezudos, protagonizar un muy animado desfile hasta el Recinto Ferial, bajo cuyo pórtico se cortaría la cinta inaugural de la feria y se daría paso a un magnífico castillo de fuegos artificiales. La noche, de alguna manera, comenzaba con la orquesta Esmeralda, y se prolongaba hasta altas horas de la madrugada, atrayendo a infinidad de personas a la primera de las verbenas nocturnas que acogerá hasta el próximo domingo el Jardín Municipal.