“Alto Guadiana Mancha”, un territorio a la búsqueda de un desarrollo integral y sostenible para contener la despoblación

J. M. Izquierdo Ciudad Real
Miembros de la asociación, en la asamblea de 2019 /Lanza

Miembros de la asociación, en la asamblea de 2019 /Lanza

Dos zonas húmedas que sufren los extremos del clima, largos periodos de sequía y muy cortos de precipitaciones, el parque nacional de Las Tablas de Daimiel y el parque natural de Las Lagunas de Ruidera, marcan las fronteras de la Asociación para el Desarrollo del Alto Guadiana Mancha. Todo ello unido a un importante sector agroalimentario que necesita de ese agua también. Conjugar el atractivo turístico con el desarrollo agroalimentario es uno de los objetivos de este grupo de desarrollo

La Asociación para el Desarrollo del Alto Guadiana Mancha tiene como fronteras dos espacios naturales. Por el oeste, el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, por el este el parque natural de las Lagunas de Ruidera.

Dos masas de agua que pasan periódicamente por graves problemas debido a la climatología manchega que une largos períodos de sequía con pocos años de lluvias suficientes para completar sus necesidades.

Es un territorio en el que se agrupan 15 pueblos que diversa configuración, con grandes poblaciones como Manzanares, Daimiel, Villarrubia de los Ojos, La Solana o Membrilla, junto a otros más pequeños como Alhambra o Carrizosa.

Es una comarca donde la despoblación se nota que se mantiene aún en eta época. Según un informe facilitado por el gerente de la asociación, Agustín Alonso, si en 2015, la población del conjunto de municipios se situaba en casi 87.500 habitantes, cinco años después esta población había bajado a casi 84.000 vecinos.

Este trabajo contra la despoblación, en la asociación Alto Guadiana Mancha, se ha centrado en la potenciación de la importante industria agroalimentaria, turística y los servicios de la zona, la innovación –con la puesta en marcha de un espacio social de innovación- , la educación y la recuperación de los elementos distintos de los pueblos –como el Museo del Queso de Manzanares o el Museo Etnográfico de Villarrubia de los Ojos-a la búsqueda de una “desarrollo integrado sostenible”.

Han sido más de 11 millones de euros de ayudas de fondos europeos desde su creación, en mayo de 2020, que se han traducido en 27 millones de euros de inversiones totales, tanto en el sector público como en el sector privado, lo que ha permitido sacar adelante unos 100 proyectos –empresas- en total.

Tomando el pulso

El actual presidente del grupo de desarrollo, el alcalde de Carrizosa, Pedro Antonio Palomo, aunque como concejal ya tuvo relación con el grupo previamente, lleva en el puesto desde las últimas elecciones municipales.

En este tiempo, asegura, ha constatado que la asociación puede ser una buena herramienta para la generación de empleo que sirva de base para consolidar población.

Cree que las ayudas para empresarios de sectores como la agricultura, el turismo, “que están atravesando una situación difícil”, indica, son importantes.

Considera que el hecho que la comarca esté enmarcada entre dos espacios naturales, Las Tablas y Ruidera, no condiciona la actuación de la asociación, pero “sí es un elemento muy a tener en cuenta sobre todo para el desarrollo y para los sectores que he citado, agricultura y turismo”, dice.

Despoblación

Con respecto a la despoblación que se nota en la zona, Palomo cree que es un tema importante en el que las administraciones tienen que volcarse.

Señala que es un fenómeno que está afectando a la zona del Alto Guadiana Mancha, sobre todo a los municipios de menos población a los que “nos está afectando mucho”, remarca.

Relata las ayudas más destinadas a todos los municipios, pero que la postura de administraciones –Junta, Diputación y ayuntamientos- “es volcarnos para intentar consolidar esa población con esta línea de creación de empresas y, aunque no es seguro que se pueda aumentar la población, sí, al menos, trabajar para consolidar la que hay”.

Valoración

En todo caso, el alcalde de Carrizosa hace una valoración positiva sobre la aportación de los fondos europeos: “Su tramitación es un poco engorrosa, pero la verdad es que está entrando mucho dinero en las comarcas”, indica.

Desde la Asociación Alto Guadiana Mancha, añade, lo que se ha intentado siempre es fomentar la participación de todo el tejido social y empresarial que rodea la asociación –hay 16 asociaciones y distintas empresas integradas-, “abriendo” las asambleas para que puedan participar todos los socios que lo deseen, aunque se respeta la proporción de votos que marcan los estatutos.

En esta línea, se ha abierto una línea de ayuda para que los empresarios que necesiten hacer algún trámite de creación o dentro de su empresa, sea la propia asociación que la sufrague los gastos que se generen.

Diferencia de pueblos

Sobre el hecho de que en la asociación convivan grandes pueblos, como Manzanares, Daimiel, La Solana, Villarrubia de los Ojos o Membrilla, con otros más pequeños, como Alhambra o la propia Carrizosa, Palomo señala que los pueblos más grandes “son solidarios” con los más pequeños.

“Tengo que romper una lanza en favor de estos municipios –indica- y aunque siempre se intenta ayudar más a los más pequeños, somos solidarios todos, desde la dirección del grupo a los alcaldes o concejales”.

En este aspecto, Palomo señala que hay un dato importante, “siempre consensuamos los acuerdos en Junta Directiva y, en los 20 años de asociación, todos los acuerdos que se han tomado han sido por unanimidad. Es un dato muy importante a tener en cuenta y a valorar”.

En todo caso, agrega, “es evidente que no son las mismas necesidades las de los municipios más poblados que las de los más pequeños, pero, desde mi experiencia, puedo decir que siempre ha habido una respuesta solidaria y un consenso”.

Centro de Interpretación e Información Comarcal Castillo de Peñarroya (Argamasilla de Alba) /Lanza

Centro de Interpretación e Información Comarcal Castillo de Peñarroya (Argamasilla de Alba) /Lanza

Ayuda a emprendedores y confinamiento

El presidente de la asociación, por último, resalta el papel de apoyo a los emprendedores y, en este sentido, anima a todos los que quieran iniciar una actividad a recurrir al grupo para recibir asesoramiento y apoyo económico, algo que estima esencial cuando se está iniciando una actividad.

Por otro lado, pese que la crisis sanitaria del coronavirus ha afectado a sectores tan importante para la comarca como el turismo, Palomo considera que se puede sacar alguna conclusión positiva para las zonas rurales.

En su opinión, está claro que el confinamiento no se ha vivido igual en los pueblos que en las grandes ciudades –por las diferencias en los espacios, sobre todos los privados, viviendas- y este puede ser un punto positivo para los pueblos para que “se valore, se pueda sacar provecho y se sepa gestionar, uniendo estas ventajas a otra cosa que sabíamos que estaba ahí como es el teletrabajo”.

“No es lo mismo –asegura- un teletrabajo en San Carlos del Valle como pueda ser un teletrabajo en Fuenlabrada”, resalta.

La situación de Las Tablas

Sobre la situación hídrica de Las Tablas, con grandes períodos de sequía que deterioran el espacio y cortos períodos de lluvia, desde la perspectiva del grupo, como un elemento básico para el turismo en la comarca, asegura Palomo, que desde las administraciones se está trabajando para que “siempre tengan agua”.

Palomo indica que, en todo caso, es un problema que también afecta directamente a Ruidera de vez en cuando, aunque, en cuanto a Las Tablas, asegura que pasa por una coordinación entre administraciones con medidas que “no son fáciles, pero que hay que afrontarlas con el tiempo, aunque no son sencillas”.