Anchuras hace memoria de las movilizaciones contra el polígono de tiro

Noemí Velasco Ciudad Real
Blanca Fernández y Santiago Martín en la exposición organizada por el treinta aniversario de las movilizaciones contra el polígono de tiro en Anchuras / Lanza

Blanca Fernández y Santiago Martín en la exposición organizada por el treinta aniversario de las movilizaciones contra el polígono de tiro en Anchuras / Lanza

La memoria de un pueblo que consiguió hace treinta años plantar cara al Estado y movilizar a miles de personas en contra de la construcción de un polígono de tiro del Ejército del Aire ha convertido este sábado a Anchuras en un lugar de reencuentro y de celebración

Activistas, sindicalistas, ecologistas, profesores y decenas de personas anónimas han acudido este sábado a Anchuras para celebrar el treinta aniversario de las movilizaciones en contra de la construcción de un polígono de tiro del Ejército del Aire. El pueblo ha escenificado el reencuentro de los que defendieron su tierra frente a los intereses del Gobierno de España y ha reivindicado la memoria colectiva.

La lucha de la ciudadanía de Anchuras, arropada de gente sensibilizada por toda España, ha sido “una de las pocas” que ha ganado la sociedad civil en Castilla-La Mancha e incluso en España frente al poder político y económico. Así lo recuerda Santiago Martín, alcalde de entonces y de ahora, protagonista sin duda, que reconoce a lanzadigital.com el “ambiente de júbilo” que ha invadido desde buena mañan la localidad.

Para Santiago Martín, este sábado es “un día para recordar y para celebrar que cuando un pueblo se afana es capaz de conseguir sus metas”. Los vecinos de esta localidad del entorno de Cabañeros donde las rapaces y el buitre negro surcan los cielos no sólo consiguieron que el polígono de tiro no se construyera en el municipio, sino que no se implantara en ningún otro sitio.

En España sí existe algún otro polígono de tiro para aviación, y una situación similar puede ser la del Polígono de Tiro de las Bardenas, en Navarra, que también afecta a diferentes pueblos pequeños, aunque es una zona semidesértica. En esta región, existe un campo de tiro del Ejército de Tierra en Albacete.

Compañeros de lucha como Pedro Pablo Novillo, que fue coordinador de IU en Castilla-La Mancha, y Ricardo García-Aranda, de CCOO en Toledo, no han podido faltar en la recepción organizada al mediodía por el Ayuntamiento, ni en la inauguración de una exposición de fotografías y material gráfico sobre la movilización. Tampoco los alcaldes de El Campillo de la Jara y de Aldeanueva de Bartolomé (Toledo), como muestra de la implicación que tuvo la causa por toda la región.

Blanca Fernández destaca el “compromiso con la tierra” de Anchuras

Las reivindicaciones de Anchuras chocaron en su momento con los intereses del Gobierno regional, presidido por José Bono, al que acusaron de aceptar el polígono de tiro a cambio de que cesara la amenaza sobre Cabañeros, pero hoy suscitan las simpatías del PSOE en la provincia.

Así, la vicesecretaria general del PSOE provincial de Ciudad Real ha querido compartir la jornada también con los vecinos de Anchuras y su alcalde. Blanca Fernández ha destacado la importancia de celebrar el aniversario de una movilización que simboliza la “unidad del pueblo” y el “compromiso con la tierra”.

En palabras de Fernández, la movilización contra el campo de tiro representó la “defensa del presente y el futuro” para un pueblo que hoy existe, al igual que su “maravilloso entorno natural”, gracias a la valentía de unos vecinos que, “cuando no existían redes sociales, era difícil llegar a los medios de comunicación y en la tele solo salía gente famosa, consiguieron llegar hasta el Parlamento Europeo”.

La representante del partido socialista también ha visitado la exposición y ha conocido de primera mano que el Ayuntamiento pretende clasificar todo el material para crear una colección que podría ser itinerante. Santiago Martín ha adelantado a este medio que la documentación relacionada es ingente, y que CCOO está interesada en llevarla a sus sedes de Ciudad Real y Toledo. Entre los documentos figuran fotos de la manifestación de 5.000 personas que recorrió Ciudad Real en septiembre de 1988.

Un impulso para los movimientos ecologistas

Material expuesto en Anchuras con motivo del treinta aniversario de las movilizaciones contra el polígono de tiro / Lanza

Material expuesto en Anchuras con motivo del treinta aniversario de las movilizaciones contra el polígono de tiro / Lanza

Aglutinante para personas concienciadas con la protección medioambiental, la lucha de Anchuras también sirvió para impulsar colectivos como Ecologistas en Acción, que en aquellos días todavía no existía. El representante del colectivo en el patronato de Cabañeros, Francisco José Sarrión, recuerda las primeras protestas y pone en valor la huella que dejó para los movimientos sociales de la provincia.

Anchuras fue “un ejemplo de lucha y defensa no violenta del territorio”, el “germen de los grupos ecologistas”, además de un imán de atracción para el movimiento antimilitarista que surgió durante la Transición en la provincia con la entrada de España en la OTAN.

El pueblo fue capaz de canalizar la movilización que surgió en contra de la construcción del polígono de tiro, que en principio iba a estar situado en Cabañeros, y unir a otros pueblos de la comarca e incluso a la iglesia.

Presente en las movilizaciones cuando era muy joven, desde el instituto, y después en la universidad, Francisco José Sarrión recuerda las primeras acampadas en la finca El Rosalejo y también los cortes de caminos que existían en el pueblo cada vez que los militares acudían a hacer trabajo de campo.

Los nombres del cura Rafael Galán, los maestros Paco Zamora, Lola Labrador y Pilar Sánchez, el ornitólogo José Manuel Hernández o la activista Jerónima Alises salen a la palestra. Fueron la gente que consiguió movilizar al pueblo en contra del campo de tiro, y los que consiguieron que por Anchuras pasaran de Luis Eduardo Aute a Hilario Camacho, como dejan el testigo las fotografías de la exposición.

Suelta de aves y placa en recuerdo

El representante de Ecologistas en Acción, que estará esta tarde en la suelta de aves en el centro de recuperación Grefa y en el descubrimiento de la placa por el treinta aniversario, destaca que la movilización de Anchuras demostró “que la sociedad civil puede salir victoriosa al enfrentar las decisiones de los gobernantes u otros poderosos que quieran abusar de sus derechos”.

Incluso, Sarrión aprovecha para hacer un símil con las movilizaciones que ha habido en los últimos años contra los proyectos de minería de tierras raras en el Campo de Montiel. “Otra situación de abuso, el intento de poner en un territorio una actividad dañina para la tierra y la gente, frenado por un pueblo pequeño, Torrenueva, que con tesón y voluntad, ha conseguido cosas casi imposibles”, señala.