Aprehenden 95 kilos de marihuana y detienen a 14 personas en una operación que empezó en Villarrubia

B.R./Lanza Ciudad Real
Droga interceptada en una de las furgonetas de transporte de muebles / G.C

Droga interceptada en una de las furgonetas de transporte de muebles / G.C

La Guardia Civil ha destapado conexiones internacionales entre bandas de narcotraficantes que se roban entre ellas. Uno de los equipos de transporte de esta banda sufrió un ‘vuelco’, es decir un robo de droga de otra cuando venían de hacer un transporte a Francia

Los equipos Roca y Edoa de la Guardia Civil de Ciudad Real se han incautado de 94 kilos de marihuana y han detenido a catorce personas en el marco de la operación Magüi que empezó hace un año por indicios de trapicheo de droga en Villarrubia de los Ojos.

Además se han interceptado 313 gramos de hachís, 73 gramos de cocaína, 4.000 euros en metálico, dos pistolas simuladas, dos furgonetas para el transporte de la droga y tres vehículos de alta gama.

Con esta investigación la Guardia Civil da por desactivados cuatro puntos de venta de cocaína en las localidades en Seseña e Illescas (Toledo), uno en la cada localidad, y dos más en Villarrubia de los Ojos.

El grupo está acusado de los delitos de cultivo, venta y tráfico de marihuana y cocaína.

Conexiones internacionales

La investigación empezó hace un año tras la detección de varios puntos de venta de droga en Villarrubia y poblaciones de Toledo. Lo que en principio parecía una trama sencilla se comprobó que podía tratarse de una organización mucho más sofisticada, con conexiones internacionales, que se dedicaba a la obtención, elaboración, tratamiento y transporte internacional de la droga, informa la Guardia Civil en un comunicado.

Arcón en el que transportaban la droga / G.C.

Arcón en el que transportaban la droga / G.C.

Rivalidad entre bandas: se roban entre ellas

El desarrollo de las investigaciones también destapó la rivalidad entre organizaciones de transporte y venta internacional de drogas. Los agentes comprobaron como uno de los equipos de transporte sufrió un ‘vuelco’ (término empleado en el argot para definir la acción mediante la cual unos delincuentes roban la droga o el dinero de otra organización), cuando regresaban de efectuar un transporte de droga a Francia.

Compraventa de vehículos de alta gama

La organización criminal la dirigía una sola persona, con dos equipos de trabajo encargados de la cobertura de compraventas de vehículos de alta gama, viajar a Alemania, Francia, Bélgica y Suiza y entrevistarse con los contactos o facilitadores de clientes para concretar la venta de droga. Para su regreso a España se desplazaban en vehículos comprados o alquilados, con documentación de terceros países, con placas extranjeras, que luego empleaban como vehículos de transporte o lanzaderas.

Dos chalés en Illescas, ‘guarderías’ de la droga

Una vez en España se adquiría la droga, bien por compra o elaboración directa. En el caso de la elaboración de detectaron en la localidad de Illescas dos chalés que se utilizaban como «guarderías» (término usado para definir el lugar donde se guardaba la droga) en las que se han desmantelado tres laboratorios Indoor. Mientras, otro de los integrantes de la organización, procuraba obtener cocaína de un punto de venta en Seseña (Toledo) para aumentar los ingresos del equipo de transporte de Villarrubia de los Ojos.

Decidido el día de transporte el equipo de Villarrubia de los Ojos compuesto por dos personas, se trasladaron hasta «las guarderías» para mediante una cobertura de transporte de muebles con una furgoneta de transporte francesa, introducir la droga en Francia, con destino a otros países de Europa.

Tres registros en Villarrubia de los Ojos

Durante el desarrollo de las investigaciones unidades de la Guardia Civil en un control detuvieron a los componentes del equipo de transporte de Villarrubia de los Ojos (con 92 kilos de marihuana en el interior). Esto precipitó la operación y se hicieron los registros domiciliarios de los sospechosos en concreto uno en Pozuelo de Alarcón (Madrid), tres en Illescas (Toledo), otro en Seseña (Toledo) y tres en Villarrubia de los Ojos.

Como consecuencia de estos registros se han detenido a catorce personas, tres en Ciudad Real, dos en Villarrubia de los Ojos, uno en Daimiel, dos en Seseña, dos en Señorío de Illescas, dos en Pozuelo de Alarcón, uno en Torrijos y dos más en Pamplona.

La Guardia Civil agradece la colaboración ciudadana, que ha sido fundamental para el inicio de las investigaciones y recuerda que dispone del teléfono de atención permanente, 062, para comunicar cualquier tipo de incidencia.