Lanza Digital

117 niños y niñas han pasado por la Escuela de Verano Municipal

La Escuela de Verano, que engloba a la Ludoteca y Pequeteca, puesta en marcha a principios del mes de julio por la concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Argamasilla de Alba a través del Centro Infanto-Juvenil, llegó a su fin este martes 28 con una fiesta en la que hubo baile, proyecciones de vídeo de las actividades realizadas, entrega de recuerdos y cierre con aperitivos y refrescos.

Durante los meses de julio y agosto, a través de la Escuela de Verano, se ha prestado servicio a un total de 117 niños y niñas, de los cuales 42 han sido en Pequeteca y 75 en Ludoteca, facilitando con ello el desarrollo diario habitual de padres, madres y familiares, mientras los pequeños y pequeñas de la casa ocupan el tiempo libre que tienen en el periodo estival con actividades de ocio y aprendizaje.

El concejal de Juventud, Enrique Peces, destacó el “gran trabajo” desarrollado por las monitoras durante estos dos meses en los que el Ayuntamiento ha realizado un importante esfuerzo, tanto organizativo como económico, para dar respuesta a una demanda que aumenta año tras año, y que previsiblemente sufrirá un considerable aumento el próximo verano, por lo que el concejal anunció que desde el área de Juventud se tiene previsto cambiar el sistema de admisión.

Espacios de ocio para jóvenes

Además, Peces informó que desde su concejalía se está trabajando para ofertar espacios de ocio a los jóvenes, para ello se está estudiando la posibilidad de abrir la sala de ocio de la Ludoteca durante los fines de semana para los mayores de 12 años.

Numerosas personas acudieron a la fiesta de clausura /Lanza

Para la clausura, los niños y niñas de la Pequeteca realizaron un baile preparado con la canción ‘Tu cintura’ de Álvaro Soler. Tras la demostración de destreza y ritmo, todos los asistentes pudieron disfrutar de la proyección de varios vídeos con las actividades realizadas en la Ludoteca y Pequeteca, entre las que se encontraban: piscina, manualidades, juegos populares, inglés, salidas a los parques de la localidad, piscina, informática, ciencia divertida o cocina, entre otras muchas propuestas con las que los pequeños y pequeñas además de aprender se divertían.

Durante este periodo, también recibieron la visita de varias monitoras de Ecoembes, que a través de una entretenida representación mostraron a los niños y niñas la importancia de reciclar y cuidar el medio ambiente; y además contaron con la aportación de material para la realización de distintas actividades por parte de LINCECI (Liga Nacional contra el Cáncer Infantil), con la que las familias colaboraron con una pequeña donación.

La Escuela de Verano se ha desarrollado en dos espacios separados por edades, mientras que los niños y niñas de 3 a 6 años de la Pequeteca desarrollaban las actividades en el CEIP Azorín, los de 6 a 11 años de la Ludoteca hacían lo propio en el Centro Infanto-Juvenil.