Sensibilizando a jóvenes estudiantes sobre los entresijos más inhumanos de la trata y la prostitución

Lanza Argamasilla de Calatrava
Sensibilizando a jóvenes estudiantes sobre los entresijos más inhumanos de la trata y la prostitución /Lanza

Sensibilizando a jóvenes estudiantes sobre los entresijos más inhumanos de la trata y la prostitución /Lanza

Mabel Lozano estrenó en Argamasilla una edición adaptada de ‘El Proxeneta’. Mattías, de AIETI, advierte de esta “forma extrema de violencia de género”

Con la presencia de la realizadora toledana Mabel Lozano y el estreno en Argamasilla de Calatrava de una versión adaptada a estudiantes de Secundaria de su demoledor documento denuncia ‘El Proxeneta’, esta semana ha dado comienzo la particular programación que Ayuntamiento y Centro de la Mujer proponen por el 8 de Marzo.

Una cita que tenía lugar en el Centro Cultural rabanero el pasado jueves, en el marco de una campaña contra la trata de mujeres con fines de explotación sexual a la que contribuyen Junta de Comunidades y la Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI).

Mensajes tajantes

Su delegada en Castilla-La Mancha, Angélica Mattías, también presente, significaba que esta acción, articulada también con postales y folletos que recogen en sencillos puntos mensajes muy tajantes sobre esta lacra, incidía en la importancia de “educar para tener conciencia de lo que supone esta forma extrema de violencia de género”.

Lidia Fandiño, concejala de Igualdad, apostillaba al respecto como se ha decidido iniciar ya este año las acciones por el Día Internacional de la Mujer junto a jóvenes “porque pensamos que es muy necesario empezar a mentalizar contra esto cuanto antes mejor, a ver si conseguimos que todo esto cambie”.

Una edición especial

En este contexto, los estudiantes rabaneros han sido los primeros es ver la edición especial de ‘El Proxeneta’, una “versión especialmente editada para ellos, en la que hemos quitado diez minutos sobre blanqueo de capitales que a ellos les aburriría y en la no hay nada de pornografía, ni nada que ellos no puedan ver”, significaba Lozano.

La directora de este trabajo, que en su versión revisada por primera vez se testaba en Argamasilla de Calatrava, hacía hincapié en la necesidad de transmitir a estas jóvenes generaciones “que viven en una sociedad donde la trata y la prostitución van de la mano y nosotros somos una de las regiones con más puticlubs”.

“Es decir –añadía–, estos chavales han crecido como yo, viendo las luces de neón toda la vida, algo que han normalizado y en ningún caso se han preguntado qué había detrás por lo que, en un contexto de promoción de la igualdad, el exponente de la desigualdad más brutal es la prostitución, la trata, que van de la mano”.

Para Mabel Lozano, acciones como la que ella propicia, buscan “hacer hombres y mujeres comprometidos con la sociedad en la que viven, que sean asertivos sabiendo que en esos clubes hay mujeres por la única diferencia con ellos que es el lugar donde han nacido: Si naces en Argamasilla de Calatrava o en Castilla-La Mancha, estás en un centro educativo; si naces en el alto andino o en Nigeria, eres una víctima de trata”.

A su juicio, como activista y experta en estos temas, existe la misma permisividad ante la demanda de sexo de pago en ambientes rurales donde que en las grandes ciudades, “donde cada vez más jóvenes se inician arrastrados por su condición de ser grandes consumidores de pornografía”.