Bodegas Yuntero desarrolla un proyecto I+D+i frente a los hongos de la madera en la vid

Lanza Manzanares
Agricultores y técnicos comprobaron el trabajo realizado por Bodegas Yuntero frente a los hongos de la madera en la vid / Lanza

Agricultores y técnicos comprobaron el trabajo realizado por Bodegas Yuntero frente a los hongos de la madera en la vid / Lanza

La Cooperativa Jesús del Perdón presentó el proyecto ante más de 150 técnicos y agricultores. Consiste en estimular el sistema natural de defensa de las plantas mediante la aplicación de compuestos naturales que además mejoran la calidad del vino

Bodegas Yuntero desarrolla un proyecto de I+D+i para paliar las enfermedades de la madera de la vid, denominadas EMV, el mayor problema sanitario de este cultivo. Los trabajos consisten en la aplicación de compuestos naturales para estimular el propio sistema natural de defensa de las plantas, y que además pueden incrementar la calidad del vino obtenido.

Los primeros resultados y avances del programa, de tres años de duración y que en estos momentos se encuentra en su segundo año de ejecución, se presentaron hace un par de semanas en Manzanares, durante la primera edición de las jornadas ‘Inducción de las defensas para mitigar las enfermedades de la madera de viña’, evento al que asistieron más de 150 técnicos y agricultores, procedentes de distintos puntos de Castilla-La Mancha y de Andalucía.

Características del programa

Los ensayos tienen lugar en dos parcelas propiedad de la Cooperativa Jesús del Perdón-Bodegas Yuntero. Ambas suman un total de once hectáreas y cuentan con viñedos de la variedad airén y cencibel.

Juan Manuel Jiménez Castro, ingeniero técnico agrícola del departamento de Servicios Agrarios de Bodegas Yuntero, explica que el objetivo de estas pruebas es “conseguir estimular la actividad de la quitinasa por la propia planta, mediante la utilización de la molécula manano oligosacáridos –proveniente de la pared celular de levaduras Sacharomyces Cerevisiae– para producir una respuesta inmune que active el sistema natural de defensa de las plantas”.

Estos compuestos son totalmente naturales y vienen a sustituir a los químicos. “Aplicadas a las plantas tienen además un efecto positivo sobre la producción de compuestos fenólicos, pudiendo incrementar la calidad del vino”, añade Jiménez Castro.

Fases y primeros resultados

En el primer año del programa, los investigadores realizaron diferentes ensayos hasta dar con la dosis más efectiva de los compuestos a aplicar. En este segundo año se está determinando la frecuencia de la aplicación de los productos.

Finalmente en el tercer año, determinada la dosis y la frecuencia ideal, se trabajará sobre seis parcelas en plena producción. A tres de ellas se les tratará con compuestos y a las tres restantes no, con el fin de observar las diferencias y analizar los resultados.

Jiménez Castro señala que “hasta el momento se ha conseguido reducir la enfermedad de la madera de las cepas (EMV), con la consiguiente mejora del estado sanitario del cultivo y se ha observado un aumento en la calidad del vino (antioxidantes y polifenoles), además de una mayor homogeneidad e incremento de la producción”.

Los trabajos se desarrollan en colaboración con diversas empresas e instituciones dedicadas a la investigación y desarrollo del sector agroalimentario, como Alltech Crop Science y la Universidad de Extremadura.