El Ayuntamiento de Brazatortas sintetizará lo más característico del Valle de Alcudia en su Centro de Recepción de Visitantes

Lanza Brazatortas
Pablo Toledano, en los antiguos lavaderos que albergarán el Centro de Interpretación / Lanza

Pablo Toledano, en los antiguos lavaderos que albergarán el Centro de Interpretación / Lanza

La primera fase del proyecto permitirá rehabilitar los lavaderos y su entorno, el alcalde defiende la necesidad de Brazatortas de empezar su propio proyecto

El Ayuntamiento de Brazatortas ha definido ya completamente el proyecto del que será el primer Centro de Recepción de Visitantes en el Valle de Alcudia y Sierra Madrona, de titularidad municipal, y cuya primera fase se empezará a ejecutar antes de que finalice el año rehabilitando el edificio de los antiguos lavaderos como su emplazamiento.

“La declaración del Parque Natural hace ya casi una década, tendría que haber conllevado la creación de una red de centros de recepción de visitantes, pero como las inversiones son ínfimas y de estos centros no se sabe nada, hemos pensados con buen criterio iniciarlo nosotros en Brazatortas dotándolo también con un museo etnográfico”.

Así lo explica el alcalde de la población torteña, Pablo Toledano, quien asegura que “queremos ser colaborativos y complementarios con las diferentes Administraciones, pero hemos decidido abandonar la desidia y comenzar esta infraestructura que se completará en varias fases”.

Para la primera de ellas, que permitirá actuar en el edifico referido, en los propios lavaderos y en su entorno, a la entrada de la población, el Ayuntamiento de Brazatortas contará con algo más de 140.000 euros de fondos LEADER de la Unión Europea, gestionados a través del Grupo de Desarrollo Rural ‘Valle de Alcudia y Sierra Madrona’.

El proyecto, que Toledano Dorado no duda en calificar de “ambicioso”, cuenta con varios espacios. El destinado a la recepción de visitantes será a modo de plaza contemporánea, con vegetación autóctona y será de uso no restringido de manera que pueda ser disfrutado por todos los ciudadanos de manera libre.

La rehabilitación del edificio, levantado en piedra, servirá para convertirlo en un espacio museístico sobre el Valle de Alcudia, estando dotado con paneles explicativos y material etnográfico, además de sistemas multimedia y elementos interactivos como los que actualmente demandan también los visitantes de ámbitos rurales.

Asimismo, se contempla la interpretación de la actividad alrededor de los lavaderos, haciendo hincapié en el rol de la mujer como transmisora de conocimiento, mediante la rehabilitación y musealización de estos antiguos lavaderos, que contarán como nuevo elemento con un porche en madera.

También se integra la interpretación de la minería en el Valle de Alcudia, para lo cual se prevé construir un castillete y la recreación de la entrada a la mina, creando una ilusión de profundidad en la boca de la misma. Para ello el visitante se colocará sobre un cristal, pudiendo observar la bajada de los mineros y sus útiles hasta las profundidades.

La importancia del ferrocarril en la trashumancia será otro de los alicientes, mostrando el embarcadero de ganado de la estación y la denominada ‘Vereda de la Estación’ que canalizaba todo el ganado del sector central del Valle de Alcudia para su traslado ferroviario a su destino, además de cordeles y cañadas que cruzan esta amplio paraje.

Croquis que define los diferentes espacios con que contará el Centro de Interpretación / Lanza

Croquis que define los diferentes espacios con que contará el Centro de Interpretación / Lanza

E íntimamente ligada a la anterior será la interpretación de la actividad del pastoreo a través de la historia y, particularmente, su importancia para el Valle de Alcudia, para lo cual se habilitará un chozo tradicional que pretende introducir al visitante en sensaciones como lo que era pernoctar en uno de ellos en pleno campo.

Otro espacio interpretativo se referirá a la vida prehistórica en el Valle de Alcudia, en un viaje que arrancará con el Paleolítico y llegará, tras el Neolítico, hasta la Edad de los Metales, argumento que dará pie a las imprescindibles alusiones al arte prehistórico de la zona, para lo que se recreará éste en una cueva y en un abrigo.

Los paisajes del Valle de Alcudia será motivo didáctico también mediante la plantación de un parque en forma de jardín botánico que aglutinará las diferentes plantas y árboles del paraje y enseñando sierras de cuarcita, valles de areniscas y pizarras, valles y depresiones de pizarras y grauvacas, piedemontes mixtos y llanadas de raña.

“Este proyecto, que se implantará sobre unos 2.000 metros cuadrados, será la síntesis de lo que Brazatortas ha supuesto durante siglos para las tradiciones más diferenciadores de nuestro Valle de Alcudia, sumergiendo a nuestros visitantes en un viaje al pasado que tenía múltiples aristas que, combinadas, generaron riqueza para este territorio”, adelanta el alcalde Pablo Toledano.