Caballero reitera que la Diputación trata bien a sus trabajadores en la toma de posesión de 68 administrativos

Foto de familia tras la toma de posesión de 68 auxilaires administrativos de la Diputación/dipucr.es

Foto de familia tras la toma de posesión de 68 auxilaires administrativos de la Diputación/dipucr.es

El presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, ha presidido este jueves  el acto de toma de posesión de los 68 auxiliares administrativos que han superado el proceso de promoción interna que les permite acceder a una plaza de administrativo en la plantilla funcionarial de la institución provincial. 

Según informa la Diputación en un comunicado, todos los auxiliares administrativos se unen al grupo de cocineros que promocionaron dentro de un proceso al que el Equipo de Gobierno pretende dotar de continuidad.

Caballero, acompañado por miembros del Equipo de Gobierno, entre ellos la vicepresidenta de Personal, Beatriz Fernández, y por la secretaria general, María de los Ángeles Horcajada, ha felicitado a los trabajadores y a las trabajadoras que han promocionado y ha resaltado la especial incidencia que ha tenido este proceso en las mujeres de la plantilla laboral de la casa.

Ha comentado, según el comunicado de la Diputación, el gran esfuerzo que han realizado para formarse y conseguir sus respectivas plazas de administrativo, lo que, sin duda, contribuirá a que presten un mejor servicio con una mayor retribución. Espera que les haga más felices y que esa buena disposición se traduzca en una atención de calidad a los ciudadanos, quienes con el pago de sus impuestos permiten que las administraciones puedan funcionar y retribuir a los que integran sus plantillas.

Administración útil

Caballero ha remarcado que los trabajadores públicos intervienen muy directamente en el funcionamiento de las instituciones en las que trabajan y ha añadido que la Diputación de Ciudad Real es reconocida por la sociedad como una administración útil, que presta muchos servicios con un alto nivel de calidad. Y también con eficiencia y eficacia. “Devolvemos a la sociedad, especialmente a los que viven en las zonas rurales, lo que recibimos de los impuestos”, ha añadido.

Ha comentado que si la Diputación es reconocida, apreciada e, incluso, querida por los ciudadanos, especialmente en las zonas más alejadas de la capital, algo tendrá que ver la gestión de los políticos, pero sobre todo, es por el servicio público que prestan sus trabajadores y trabajadoras.

Remuneración y buenas condiciones laborales

Caballero ha dicho que quiere que estén bien remunerados y que tengan buenas condiciones laborales dentro de lo que les permite la ley y la situación económica de la institución, que es solvente y tiene músculo económico para dar respuesta rápida a las medidas que adopta el Estado en beneficio de los trabajadores. Ha afirmado que cree, honestamente, que es una buena empresa porque trata bien a sus trabajadores y abona sus nóminas sin retrasos.

Para el presidente de la Diputación la relación entre los gobernantes y los trabajadores debe ser de reciprocidad, que se recibe un salario a cambio de un trabajo. El objetivo es que, dentro de la ley y de las posibilidades presupuestarias, se preste con ilusión, si puede ser con una sonrisa, porque nos debemos a quienes con sus impuestos contribuyen al sostenimiento de las administraciones. “Si con esta promoción se ha contribuido a que seáis más felices y a lograr este objetivo, el esfuerzo que hemos hecho habrá merecido la pena”, ha indicado Caballero.