Cabañeros desarrolla un programa de control de la población de saltamontes

Anibal B.C.
Ciudad Real

El parque nacional de Cabañeros ha puesto en marcha un año más el plan se de seguimiento anual para evitar la aparición de plagas de langosta en la zona de la raña del parque.

Según ha dado a conocer esta semana en su web el parque nacional, estos trabajos se basan en llevar a cabo un programa de capturas en 29 puntos fijos de la raña, donde se capturando en un círculo de 10 metros de radio todos los saltamontes que hay en la zona.

Con ello los técnicos del parque determinan la proporción de langostas del total de saltamontes existentes y mediante la toma de medidas biométricas, la tendencia a formar plagas de las langostas en el futuro.

En Castilla-La Mancha, han señalado, la langosta marroquí (Dociostaurus maroccanus) es la única especie capaz de constituir plagas si se dan las condiciones climáticas adecuadas.

En Cabañeros, la langosta aparece acompañada de otras especies de ortópteros, alguno de los cuales son saltamontes fitófagos (se alimentan de vegetales) y otros son predadores (se alimentan de otros saltamontes).

En el año 1996, el Parque Nacional de Cabañeros sufrió una grave modificación de la comunidad de ortópteros, pasando la langosta de un 30% de un año normal, a un 86%, lo que hizo temer por una futura plaga.

Para evitarlo se procedió a realizar un laboreo con vertedera de la zona de puesta, exponiendo los huevos a la acción de la intemperie y los predadores.

Por ello, desde 1997 se lleva a cabo un control anual de la población de saltamontes para conocer su composición.

La formación de plaga requiere el paso de varias generaciones. Para conocer la posibilidad de que las langostas sean propensas a formar plagas, cada año se hacen estas capturas.