La finca Arudecas incorpora una piedra caliza de 50 toneladas que convertirá en una fuente japonesa

Julia Yébenes Ciudad Real
Antonio Ruiz de Castañeda delante de la piedra / Lanza

Antonio Ruiz de Castañeda delante de la piedra / Lanza

Viajará desde una cantera de Fátima en un dispositivo de seguridad por carretera

La finca Arudecas, ubicada en la localidad de Cañada de Calatrava, incorporará desde mañana miércoles una gran piedra caliza, que se convertirá en una fuente japonesa con chorros de agua y plantas trepadoras para ambientar los actos que acoge, como la recepción a los componentes  de la Real Academia de Ingeniería de España hace unos meses o la próxima visita de Nace 9915 Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo, además de actos privados.

Antonio Ruiz de Castañeda, el propietario de la finca que también acoge el museo de arte contemporáneo privado más importante de la región, ha explicado que se trata de una mole de piedra blanca caliza procedente de una cantera portuguesa, ubicada en Fátima, cuyo traslado se realizará a lo largo de 15 horas por la noche, con una comitiva de seguridad a 60 kilómetros por hora en carretera.

Ruiz de Castañeda recuerda el valor de este tipo de piedra, “muy versátil a la hora de tallar las sillerías” con la que están hechas las principales catedrales del mundo, como Nôtre Dame, la de Santiago de Compostela, de Burgos,  La Almudena o en Ciudad Real la Iglesia de San Pedro , además de otros edificios institucionales como el de la Subdelegación de Gobierno.

La piedra desde otra perspectiva/ Lanza

La piedra desde otra perspectiva/ Lanza

En su caso, visitó el yacimiento, y vio la oportunidad de incorporar la piedra a la finca que gestiona en la pequeña localidad ciudarrealeña, donde acoge actos sociales, y que convertirá en una elegante fuente con plantas trepadoras.

Ha destacado el ‘operativo’ para el traslado de la mole de piedra, que se inició la pasada noche y seguirá la de este martes en un camión articulado.

Museo de arte contemporáneo

Por otro lado, Ruiz de Castañeda ha avanzado que está realizando gestiones para ampliar la colección de arte contemporáneo que guarda la finca, con un fonde de 200 piezas de los artistas más emblemáticos del siglo XX.