CCOO y UGT quieren cerrar con la patronal agraria de Ciudad Real salarios de mil euros para 2020 en el campo

Belén Rodríguez Ciudad Real
La negociación colectiva del convenio del campo se retoma a finales de este mes / Elena Rosa

La negociación colectiva del convenio del campo se retoma a finales de este mes / Elena Rosa

La negociación colectiva del convenio del campo se reanuda la semana que viene con las posiciones todavía alejadas. En vinícolas la negociación está rota y los sindicatos no descartan "cualquier acción" en el arranque de la temporada de vendimia

Conseguir que un peón cualificado del campo gane al menos mil euros mensuales. Este es el objetivo que se han marcado los sindicatos CCOO y UGT de cara al año 2020 en Ciudad Real, en el que las tareas agrícolas, reguladas por el convenio del campo, siguen siendo de las peor pagadas.

“El campo es complicado, en este sector impera la temporalidad. Quienes trabajan en una finca cobran más pero a costa de echar muchísimas horas, mientras que los jornaleros cobran entre 30 o 40 euros al día por jornadas de hasta doce horas”, remarca Rafael Vera, secretario de Industria de la Federación de Comisiones Obreras.

En sintonía con el acuerdo estatal

Las negociaciones del convenio, que se retomarán a partir de la semana que viene con la patronal agraria, arrancarán con este planteamiento, en sintonía con el reciente Acuerdo Estatal para la Negociación Colectiva (AENC) que la plataforma sindical unitaria quiere impulsar en todos los acuerdos laborales de la provincia.

Sueldos de 730 euros mensuales

El convenio del campo en vigor -del año pasado- recoge que un peón cualificado cobra 11.300 euros al año en catorce pagas y media (entre 730 y 750 euros mensuales), “y se cobra más es porque se hacen ajustes de nueve horas de trabajo al día”.

Lo que están reclamando ahora los sindicatos es pactar una subida progresiva que conlleve salarios mínimos de mil euros en 2020, “nos parece razonable, por mucho que digan en el sector no están tan mal en cuanto a beneficios”, añade Alfredo Nieto, secretario provincial de Organización de UGT.

Según los sindicatos, en la última reunión con Asaja ellos estaban dispuestos a aceptar una subida del 1,6% y la parte social, que partía de un 3,5% aceptó bajar al 3%.

Otra cuestión es la del alojamiento de los temporeros y su regulación en el convenio del campo para evitar asentamientos vergonzantes como los que se siguen viendo este verano. “Todos sabemos cuál es la situación, debemos ponernos manos a la obra junto a la Inspección de Trabajo para erradicar los asentamientos. Esto no puede esperar más”, afirma Nieto (UGT).

Conversaciones rotas en vinícolas

En vinícolas, el otro gran sector laboral junto con el campo y el metal en la provincia, las conversaciones están rotas y los sindicatos no son optimistas, por lo que van a plantear unir los dos convenios y si la situación se enquista hacer un llamamiento a los trabajadores para ver su situación de la campaña de vendimia. “No descartamos cualquier acción”, afirman los sindicalistas. ¿Movilizaciones?, “todo dependerá de lo que digan nuestros afiliados y los trabajadores a los que nos debemos.

El convenio del campo afecta a unas 13.000 personas en la provincia mientras que vinícolas, si se incluye al personal empleado en vendimia, puede ocupar a unas 8.000.