Ciudad Real vende hasta mayo el 40% de la producción de aceite de la presente campaña

Julia Yébenes Ciudad Real
Las salidas de aceite se han ralentizado en la primera parte de la campaña / Lanza

Las salidas de aceite se han ralentizado en la primera parte de la campaña / Lanza

Los datos ponen de manifiesto el freno de las operaciones de compraventa de aceite de oliva los últimos meses, con caídas de precios, que se están recuperando en las últimas semanas

El sector oleícola de la provincia de Ciudad Real vendió hasta mayo algo más del 40% de la producción de la presente campaña, la misma proporción registrada en las ventas de aceite de oliva en origen de Castilla-La Mancha.

Según los datos de la Agencia de Información y Control Alimentaria (AICA), las 80 almazaras de la provincia guardaban a finales de mayo 27.721 toneladas, el 59,6 por ciento de las 46.443 toneladas de aceite producidas en la campaña, a las que se sumaron las 7.256 de inicio de temporada.

Dichas existencias representaban el 40% de las 62.950 t que guardaba hasta el quinto mes el sector aceitero castellano-manchego, que ha alcanzado en la presente campaña una producción de 105.454 toneladas, además de las 15.000 t de enlace.

El stock, por encima de los niveles de hace un año, pone de manifiesto el freno de las operaciones de compraventa de aceite de oliva los últimos meses, no sólo a nivel provincial, sino regional y nacional, en los que también se ha registrado una importante bajada de los precios del aceite de oliva respecto a los altos valores de 2017.

Afortunadamente, en las últimas semanas, el sector se ha dinamizado y los precios se están recuperando, tras meses de caídas y mínimos en las salidas de las almazaras, principalmente causados por la bajada en las compras de Italia, que desde el inicio de campaña acudió a los mercados de Túnez, Marruecos, Turquía o Grecia.

Según el Sistema de Información de Precios en Origen -POOLred-, las 1.716 toneladas de aceite de oliva virgen extra vendidas en el mercado de origen entre el 14 y este 20 de junio se cerraron a una media de casi 2,8 euros el litro, mientras que las 369 toneladas de aceite virgen comercializadas tuvieron un precio de 2,4 euros cada litro, que en el caso de los lampantes, con 1.247 operaciones, se cotizaron a 2,3 euros el litro.

La estadística de precios medios nacionales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación consigna la misma tendencia en la semana del 4 al 10 de junio.

En concreto, los aceites de oliva virgen se estaban vendiendo en origen a 2.350 euros la tonelada, tras haber crecido un 5,16%, mientras que las salidas de los lampantes se cerraron a 2.224 euros los 1.000 litros, un 4,63% más.

Mejores precios

El responsable de aceite de Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha, Gregorio Gómez, ha celebrado “la mejora” de las cotizaciones del aceite en origen, con un precio “más rentable”. Dicho valor, ha recordado, está un euro por debajo de las altas cotizaciones alcanzadas en 2017.

De cara a la próxima campaña, ha señalado a este diario que será “muy buena” porque las lluvias primaverales han mejorado “tremendamente” la planta, y la producción estará por encima de la media.

Por su parte, el secretario de la Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva), Enrique Delgado, ha comentado a lanzadigital.com que “afortunadamente se están registrando más compras” por Italia, un país que, en su opinión, tendrán que mirar a España la próxima campaña, dado que los países del arco mediterráneo de donde se han abastecido en los últimos meses “tienen unos olivos más veceros”.

Delgado ha señalado que las existencias “van saliendo” cuando falta cuatro meses para el cierre de la campaña, y, según los datos a fecha de mayo de la Agencia de Información y Control Alimentaria (AICA), las almazaras guardan 582.600 toneladas, los envasadores, 180.000 t, y 30.000 t los envasadores.

Presión aduanera de EEUU

Sobre la presión aduanera del Gobierno de Estados Unidos sobre alimentos españoles como las aceitunas negras, los portavoces consultados han señalado que todo el sector, desde agricultores, a industriales y comercializadores, “están pendientes” de la evolución de estas políticas, ante el temor de que llegue a penalizar la entrada del oro líquido en el país americano, y pueda frenar las exportaciones nacionales.