2.251 alumnos se enfrentarán a la EvAU del 3 al 5 de junio

Aurora Galisteo Ciudad Real
Carretero, García y Peña, durante la presentación de la EvAU este miércoles por la mañana /Clara Manzano

Carretero, García y Peña, durante la presentación de la EvAU este miércoles por la mañana /Clara Manzano

La vicerrectora de Estudiantes y Responsabilidad Social de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Ana Carretero, ha explicado que la actual convocatoria trae consigo un descenso en el número de alumnos de un 2,3 por ciento con respecto a junio de 2018, cuando realizaron las pruebas 7.948 estudiantes. En el caso de la provincia de Ciudad Real ese descenso ha sido del 2,1%

Un total de 7.765 estudiantes preuniversitarios, 2.251 de la provincia de Ciudad Real, se han matriculado este año en las pruebas de Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU),que se celebrarán del 3 al 5 de junio en Castilla-La Mancha en alguna de las treinta sedes repartidas por las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo.

La vicerrectora de Estudiantes y Responsabilidad Social de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Ana Carretero, ha explicado que la actual convocatoria trae consigo un descenso en el número de alumnos de un 2,3 por ciento con respecto a junio de 2018, cuando realizaron las pruebas 7.948 estudiantes. En el caso de la provincia de Ciudad Real ese descenso ha sido del 2,1%.

Presentación de los exámenes

Durante la presentación de la EvAU, su coordinador, Isidro Peña, ha recordado que la misma sólo incluye exámenes de materias troncales de segundo curso de Bachillerato y consta de dos partes. La primera fase, en la que se han matriculado 7.203 alumnos, es obligatoria para el acceso a la universidad e incluye cuatro ejercicios: de Lengua Castellana y Literatura, Historia de España, Lengua extranjera y una más que dependerá de la modalidad cursada en Bachillerato.

La segunda fase tiene carácter voluntario, una validez de dos cursos académicos y ofrece a los estudiantes la oportunidad de incrementar su nota, pudiendo examinarse de al menos dos materias hasta un máximo de cuatro, con independencia de si han sido cursadas o no. En esta convocatoria 562 alumnos se han matriculado sólo a la fase voluntaria.

Para calcular la nota de admisión de acceso a las enseñanzas oficiales de grado, la media del Bachillerato contará un 60% y un 40% la obtenida en la Evaluación para el Acceso a la Universidad, siempre que en ésta se haya obtenido una calificación igual o superior a 4. La prueba se dará por superada si el resultado final después de aplicar las distintas ponderaciones es igual o superior a 5.

La nota podrá incrementarse hasta llegar a catorce puntos sumando a ella las calificaciones ponderadas de un máximo de dos exámenes de la fase voluntaria o de la asignatura troncal de la modalidad.

Publicación de resultados

La Universidad de Castilla-La Mancha publicará los resultados oficiales de la prueba antes del 10 de junio y cada alumno recibirá sus calificaciones en el correo electrónico que facilitó en el momento de realizar la matrícula de la EvAU. Los alumnos tendrán que descargarse a través de la Secretaría Virtual de la UCLM la tarjeta electrónica de la EvAU, siendo ésta obligatoria para realizar la inscripción y matrícula en los estudios de grado.

Los alumnos que no estén conformes con su nota tendrán tres días hábiles de plazo (11, 12 y 13 de junio) para solicitar una revisión de calificaciones, que se realizará por un profesor distinto al que lo hizo en la primera ocasión. Esta revisión se realizará el 17 de junio y en el caso de que exista una diferencia de dos o más puntos con respecto a la primera se procederá a realizar una tercera corrección por otro profesor diferente.

Sin dispositivos móviles

El Tribunal Único organizador de la EvAU no permitirá el acceso de estudiantes a los espacios de celebración de exámenes una vez se hayan iniciado las pruebas, de ahí que su presidente, el profesor Francisco Jesús García, haya pedido puntualidad y no olvidar llevar el DNI y la carta de pago.

La UCLM velará por el correcto desarrollo de las pruebas con el objetivo de evitar comportamientos fraudulentos. Así, no se permitirá el uso de dispositivos electrónicos, no se entregarán copias de exámenes a ningún profesor acompañante, ni se permitirá sacar el enunciado de la prueba a ningún estudiante que abandone el aula antes de finalizar los tiempos de examen.