8-M: Si nosotras paramos, se para el mundo. Pero ¿huelga o paro?

Mercedes Camacho Ciudad Real
Huelga feminista del 8 de marzo

Huelga feminista del 8 de marzo

Principales claves para aclarar dudas sobre la huelga y el paro feminista convocado para el 8 de marzo y que podría suponer la primera huelga de mujeres en España

Todos los convocantes de las distintas acciones encaminadas a reivindicar los derechos de la mujer y dar visibilidad a sus reivindicaciones tienen claro una premisa “si nosotras paramos, se para el mundo”. Sin embargo son muchas aún las mujeres de la provincia, al igual que las del resto del país, que aún se preguntan si hacen huelga o paro el próximo 8-M.

Y es que mientras que unos sindicatos y colectivos sociales y profesionales llaman a la huelga a las mujeres -en una acción similar a la de Islandia en 1975-, otros sindicatos se han decantado por pedir a todos los trabajadores -hombres y mujeres- que secunden un paro de dos horas para el que se han establecido tres horarios dependiendo de si es turno de mañana, tarde o noche.

Amparo legal

Para empezar, lo primero que se debe tener en cuenta es que ambas convocatorias cuentan con amparo legal por lo que en ningún caso la empresa puede tomar represalias contra quienes decidan ejercer su derecho ese día -y que no hay obligación de comunicarlo por anticipado a la empresa-.

En el caso de la huelga, ese respaldo legal nace de la Comisión del 8M, formada por diferentes organizaciones del movimiento feminista -que cuenta con el apoyo de más 300 entidades y colectivos-, con el apoyo de los sindicatos CNT, Confederación Intersindical y CGT que son quienes registraron la pertinente petición ante el Ministerio de Empleo que, al no impugnar el preaviso, ha dado legalidad a esta convocatoria en el marco del Derecho de Huelga de los trabajadores.

En este caso hay que dejar claro que, pese a que se hace un llamamiento a que quienes secuenden el paro sean las mujeres, podrían hacerlo también los hombres porque convocar una huelga sólo para mujeres sería ilegal. Sin embargo, los convocantes piden a los hombres que apoyen en este caso a sus compañeras de otra manera y que, en lugar de hacer huelga, se ocupen de los servicios mínimos así como del cuidado de los menores o las personas dependientes.

También están amparados por el Ministerio de Trabajo los paros de dos horas -de 11.30 a 13.30 en el turno de mañana; de 16.00 a 18.00 en el de tarde; y de 00.00 a 2.00 en el de noche- que han sido convocados por los sindicatos CCOO y UGT, mientras que CSIF y ANPE han optado por mantenerse al margen de cualquier convocatoria.

Motivos para la huelga o el paro

Con alguna diferencia en las motivaciones que cada parte argumenta para hacer su convocatoria, los ejes centrales son romper las barreras que impiden una igualdad real y efectiva -pese a que esté recogida en la Constitución Española- de forma que se avance en la eliminación de temas tan importantes como la brecha salarial, el techo de cristal, el desempleo femenino y la precariedad laboral de las mujeres, el acoso laboral y/o sexual, la violencia de género o la feminización de la pobreza, entre otras.

No obstante, desde la Comisión del 8-M hay un manifiesto propio que se leerá en las manifestaciones convocadas por todo el país a partir de las siete de la tarde y desde UGT y CCOO han elaborado otro manifiesto conjunto que se leerá en las concentraciones convocadas por la mañana.

Una de las peculiaridades de este 8 de marzo es que -tanto si se secuendan paros como si se hace huelga, siempre desde la libertad de cada persona- se trataría de la primera huelga de mujeres de la historia de España y que, además, va más allá del ámbito laboral porque se ha hecho extensiva a otros ámbitos en los que la mujer está muy presente como el de los cuidados, el consumo y la vida estudiantil.

Consecuencias

Al margen de las consecuencias que un iniciativa así tiene porque puede convertir el 8 de marzo de 2018 en un día histórico -ya que la convocatoria ha conseguido a unir a colectivos profesionales más allá de ideología política o sindicalista como las periodistas, las científicas, las mujeres del libro o las deportistas, entre otras muchas-, se debe tener claro que supone secundar la huelga o el paro.

Si las mujeres deciden secundar la huelga o el paro -aunque en ese caso se hará proporcionalmente a las dos horas que se pare-, ese día el contrato queda en suspenso y no se cotiza en la Seguridad Social, además de que se descuenta el salario de ese día más la parte proporcional de las pagas extraordinarias. Para que se hagan una idea, en un salario de unos 1.000 euros -aunque siempre depende de las retenciones de cada uno- puede suponer unos 40 euros netos de descuento -siempre de forma aproximada-.

En ambos casos, las convocatorias están encaminadas a visibilizar, como señalaba al principio, que sin el trabajo femenino, remunerado o no, el mundo se detiene, algo que es más evidente si el paro que se produce es de 24 horas porque, alegan muchas mujeres, si solo se paran dos horas al final al volver al puesto de trabajo la mujer recuperará la producitividad de ese horario.