El acusado de raptar, maltratar y vejar a su novia menor dice “que todo es una invención de los padres”

Belén Rodríguez Ciudad Real
El acusado se enfrenta a 44 años de cárcel por hasta once presuntos delitos / Elena Rosa

El acusado se enfrenta a 44 años de cárcel por hasta once presuntos delitos / Elena Rosa

"Ellos no querían que estuviera conmigo, me tenían amenazado", ha declarado el joven que se enfrenta a 44 años de cárcel por hasta once presuntos delitos de violencia machista

“Yo hasta el día de hoy seguiría con la chica”. Así ha cerrado su declaración exculpatoria F.A.A., el joven acusado de raptar, violar, maltratar, vejar y amenazar a una adolescente de 17 años con la que salió durante tres meses de 2015 en Valdepeñas.

El acusado, que se enfrenta a 44 años de cárcel por hasta once presuntos delitos de violencia machista del tiempo que duró la relación, ha insistido en que “nunca jamás” le ha pegado y “que todo es una invención de sus padres”, que no aprobaban que saliera con un chico mayor y gitano.

Cuatro condenas anteriores

F.A.A., de unos 23 años y con cuatro condenas anteriores por delitos de violencia de género con al menos otra mujer, ha asegurado que los padres de ella lo tenían amenazado las veinticuatro horas del día, y que incluso le hicieron un montaje fotográfico para que ella lo viera y lo dejara, “pero la chica quería estar conmigo”, ha insistido.

En su declaración ha vuelto a cargar contra los padres de la menor, de los que ha dicho que “la echaban de casa con lo puesto para que me dejara”.

“No, eso se lo inventa su familia”

A la pregunta de si es cierto que se la llevó por la fuerza, arrastrándola del pelo en su coche hasta la casa de sus padres en Daimiel, y una vez allí la obligó a beberse una botella con su pis ha sido contundente: “No, eso se lo inventa su familia”, y lo mismo respecto a dos presuntas violaciones y amenazas: “Yo nunca la he obligado a hacer nada que no quisiera”.

El padre: “Nunca he tenido problemas con los novios de mis hijas”

Sin embargo el padre de la joven, ahora de 20 años, ha testificado que sólo conocía al acusado “de vista”, y que él jamás se ha metido con las parejas de sus hijas. En cuanto a la tarde del presunto rapto, ha contado que se enteró de que algo grave le pasaba a su hija porque su amigo “D” llegó muy preocupado a su casa a informarle de que F.A.A. se la había llevado por la fuerza .”Entonces llamé a mi hija y como no cogía el teléfono avisé a la policía”.

Su hija le llamó después (según ella obligada por el acusado) para decirle que estaba bien, y que se había ido voluntariamente, pero aún así la obligaron a acudir al día siguiente al cuartel de la Guardia Civil de Daimiel en el que volvió a decir que no le ocurría nada (ahora ha explicado que porque estaba aterrorizada) y que no iba a volver con sus padres, que quería irse a un centro de menores en el que al final se sinceró con una educadora y explicó que era víctima de amenazas de su pareja.

La echaban de casa

A favor del acusado ha testificado un hermano suyo, vecino de Valdepeñas, y su cuñada. Ambos han confirmado que conocían a la menor “porque estuvo seis meses saliendo con mi hermano”,  y porque supuestamente en más de una ocasión la tuvieron que acoger en su casa y prestarle ropa: “Su padre la echaba de casa cada dos por tres y se venía a la nuestra”.

Este testigo y su mujer han afirmado que nuncha han visto a F.A.A. pegar o maltratar a la muchacha.

El juicio se ha tenido que suspender por la incomparecencia de varios testigos considerados importantes para la defensa, continuará el 3 de mayo.