Aluvión de vehículos en los talleres especializados en cristalería de Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real

Vehículos con las lunas rotas esperando su turno en un taller para la reparación / Clara Manzano

Las principales empresas del sector estiman que en dos o tres semanas podrán dar salida a los desperfectos de cientos de coches dañados por la tormenta del martes. La prioridad son los que tienen todas las lunas rotas

Al aluvión de granizo que descargó la tormenta del martes por la tarde en Ciudad Real le ha seguido este miércoles otro de vehículos y conductores haciendo cola en las empresas especializadas en cristalería del automóvil, que han movilizado equipos y medios de otras ciudades para atender la enorme demanda en Ciudad Real.

“En cosa de quince o veinte minutos nos llegaron más de cuarenta avisos, en cuando cesó la tormenta”, explica Pedro Martínez, desplazado de la empresa Glassdrive desde Madrid hasta Ciudad Real para gestionar el alud de trabajo que se les viene encima este mes y que esperan solventar con la máxima celeridad.

«Solo pedimos un poco de paciencia»

“Solo pedimos un poco de paciencia a los clientes”, dice, mientras atiende dudas en una cola de clientes y vehículos en el establecimiento de esta firma en Ciudad Real, “esperamos que en dos semanas se queden todos los servicios realizados”.

Con más de doscientos talleres en toda España, esta empresa afirma que no tienen ni problemas de suministro de material ni de personal, “hemos reforzado plantilla y hemos ampliado el horario”.

Los coches abiertos, los primeros que atienden los talleres / Clara Manzano

Los coches abiertos, los primeros que atienden los talleres / Clara Manzano

Los coches con las lunas rotas, prioritarios

La prioridad son los vehículos con las lunas destrozadas, que no pueden circular. Los dueños de estos coches han ido a talleres como este desde primera hora para pedir cita, es el caso de Juan Rodríguez de Guzmán. Este vecino de la carretera de la  Atalaya estaba en casa jugando con su hijo a media tarde cuando empezó a oír truenos. “El crío se asustó y se metió en el baño, caían bolas de granizo como pelotas de tenis, el 75% de los coches aparcados en mi barrio han terminado en el taller”, comenta resignado mientras espera.

Su coche es nuevo, está asegurado a todo riesgo, y sabe que el seguro le cubre hasta las abolladuras. Como él otras personas siguen en la cola de Glassdrive, prácticamente sin horario estos días, para ir dándole salida al trabajo. Este miércoles han abierto desde las siete de la mañana y el martes de la tormenta estuvieron trabajando hasta las doce de la noche.

Personal de uno de los talleres de cristalería del automóvil, atendiendo ra la clientela / Clara Manzano

Personal de uno de los talleres de cristalería del automóvil, atendiendo ra la clientela / Clara Manzano

Esta firma también está haciendo gestiones con el Ayuntamiento para que les pueda ceder algún espacio para dar salida a las reparaciones en el menor tiempo posible.

Como Juan otras personas aguardan su turno y celebran que no haya habido heridos, “lo material tiene remedio”, comenta otra clienta.

Cola para pedir cita de reparación en un taller de cristalería del automóvil de Ciudad Real / Clara Manzano(CM)_008

Cola para pedir cita de reparación en un taller de cristalería del automóvil de Ciudad Real / Clara Manzano(CM)_008

Colas desde el martes por la tarde

La situación en otro taller especializado en cristales de coche, en el que las colas se produjeron desde las seis y media de la tarde ayer, a los pocos minutos del pedrisco, la situación es parecida. Colas, vehículos en espera, y mucha gente haciendo consultas. Han reforzado personal, ampliado el horario de atención al público y esperan darle salida a todos los arreglos que están entrando “en no más de tres semanas”.

El coche de Raúl, un afectado de la calle de la Luz, entrando al taller para el arreglo provisional / Clara Manzano

El coche de Raúl, un afectado de la calle de la Luz, entrando al taller para el arreglo provisional / Clara Manzano

Experiencia de Villanueva de los Infantes

Esta multinacional tiene experiencia en otras tormentas parecidas. La del 26 de agosto del año pasado en Villanueva de los Infantes también puso a prueba su capacidad de dar cobertura a cientos de abonados y lo hicieron “en unas semanas”.

Esperando turno para entrar al taller / Clara Manzano

Esperando turno para entrar al taller / Clara Manzano

Los vehículos aparcados en determinadas calles de Ciudad Real se han llevado la peor parte de la histórica granizada de pedrisco, una lotería imposible de predecir que no se veía en la capital con la virulencia de este 11 de agosto desde hace al menos veinticinco años.

Clientes esperando su turno para asesorarse en una aseguradora de Ciudad Real / Clara Manzano

Clientes esperando su turno para asesorarse en una aseguradora de Ciudad Real / Clara Manzano

Colas también en las aseguradoras

Las colas de los talleres también se han visto este miércoles en la puerta de las compañías de seguros, que siguen reciendo una avalancha de consultas y llamadas. Pocos vehículos de los aparcados ayer por la tarde en las calles de Ciudad Real capital se han librado de haber sufrido daños por el pedrisco, a muchos les pilló conduciendo y tuvieron que afrontar el ‘bombardeo’ con estoicismo. El Sescam no ha confirmado que haya  habido heridos de relevancia por la tormenta.

El hotel Cumbria sigue cerrado para alojamiento, aunque las empresas que prestan servicios en él mantiene su actividad / Clara Manzano

El hotel Cumbria sigue cerrado para alojamiento, aunque las empresas que prestan servicios en él mantiene su actividad / Clara Manzano

Los daños en el Cumbria: no han sido para tanto

En el hotel Cumbria la normalidad se ha impuesto esta mañana. El video que circuló ayer por las redes sociales en Ciudad Real es más exagerado de la realidad del hotel. Esta mañana todas las empresas instaladas en él estaban trabajando con normalidad, ha habido que hacer una limpieza y reparaciones preliminares, que no han afectan a la actividad del hotel, reducida al mínimo desde mediados de marzo.

El hotel Cumbria mantiene cerrado el gimnasio y el spa desde que se decretó el estado de alarma, y tampoco reciben clientes. Pensaban abrir al público en septimbre, y confían en poder hacerlo para esas fechas, pese a la tormenta.

Los operarios municipales no han dado abasto este miércoles para limpiar la ciudad de hojas y desperfectos por la tormenta / Clara Manzano

Los operarios municipales no han dado abasto este miércoles para limpiar la ciudad de hojas y desperfectos por la tormenta / Clara Manzano

Correo del Ayuntamiento para evaluar daños

El Ayuntamiento de Ciudad Real, que sigue evaluando daños y no descarta pedir la declaración de zona catastrófica, ha habilitado un correo electrónico en el que detallar los desperfectos sufridos: incidenciasgranizada@ciudadreal.es. El objetivo municipal es contabilizar los daños y si justifican una declaración de zona catastrófica.