Ana Segovia explica en el Convento de la Merced el origen de Calatrava la Nueva

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Ana Segovia durante su conferencia en el Convento de la Merced / J.Jurado

Ana Segovia durante su conferencia en el Convento de la Merced / J.Jurado

Ana Segovia ha ofrecido una conferencia sobre el origen del convento-castillo de Calatrava la Nueva en el Museo de la Merced de Ciudad Real.

El Convento de la Merced de Ciudad Real ha acogido la tarde-noche de este jueves la conferencia de Ana Segovia, arqueóloga y directora de excavaciones en Calatrava la Nueva, quien ha hablado sobre el origen de esta fortificación que perteneció a la Orden de Calatrava.

Momentos previos al comienzo de la conferencia, la arqueóloga ha comentado que siempre se ha creído que el origen del castillo coincide con la fundación del convento en 1217, sin embargo las investigaciones llevadas a cabo por ella y su equipo han comprobado que el castillo existía entre finales del siglo XI y principios del XII, en época almohade. “No sabemos qué nombre tenía, pero queremos hacer ver que se trata de un castillo-convento con muchas incógnitas aún”, ha destacado Segovia.

Segovia también ha hecho un recorrido por la decadencia del castillo, la cual se comienza a dar cuando la orden deja de tener el suficiente poder para administrar todos sus bienes, en tiempos de los Reyes Católicos (siglo XV). Sin embargo, la decadencia del edificio fue posterior, ya que la orden “recicló muy bien todo el castillo y desmontaron prácticamente todas las vigas, puertas ventanas, cubiertas… todo lo que se podía vender se vendió”. Aun así, el castillo sigue siendo uno de los mejores conservados en España de esta época.

Sobre Calatrava la Nueva

En el término municipal de Aldea del Rey se encuentra el Sacro Convento y Castillo de Calatrava la Nueva, un conjunto monumental en el que se encuentran edificios de distintas épocas. Tiene la suerte de conservar en perfectas condiciones un buen número de edificios, siendo el mas conocido la Iglesia del siglo XIII. Está habitado ininterrumpidamente desde 1217, siendo la sede de la orden de Calatrava hasta 1804, momento en que lo abandonan definitivamente.

La situación estratégica de Calatrava la Nueva, dominando el Puerto de Calatrava y enfrentado al Castillo de Salvatierra, le permite controlar una de las vías naturales más importantes que cruzan Sierra Morena y unen la meseta con el valle del Guadalquivir.

Calatrava la Nueva ocupa un espacio de 46.000 m² y está formado por un buen número de estructuras, edificios y zonas de paso.

El castillo posee tres murallas aunque solo la segunda cierra y aísla completamente su perímetro. Están realizadas con grandes piedras de cuarcita y argamasa de cal y arena siguiendo el trazado natural de los afloramientos de cuarcita. Al norte del castillo se encuentra la iglesia del siglo XIII de tres naves en la que la central es de mayores dimensiones. Tiene dos puertas: la Puerta de la Estrella con una portada y un gran rosetón, y otra lateral que comunica con el claustro.  El claustro se sitúa al sur y solo conserva los arranques de ladrillo de su planta baja. Está rodeado por la sala capitular, el refectorio y las cocinas. Al este de castillo se destina un espacio para cementerio del Convento.