Aumenta en un 45,5% el aceite vegetal doméstico recogido por el Ayuntamiento de Ciudad Real

Julia Yébenes Ciudad Real
Dos contenedores para la recogida selectiva de aceite / Elena Rosa

Dos contenedores para la recogida selectiva de aceite / Elena Rosa

Los dispositivos de recogida están ubicados en el punto limpio municipal, en la puerta del mercado de abastos, en los centros sociales de Los Ángeles y Verde del Torreón, además del que se instala en superficie en el acceso al mercadillo municipal de los sábados

El volumen de aceite vegetal doméstico que el Ayuntamiento de Ciudad Real recogió de forma selectiva a lo largo de 2017 en los diferentes contenedores públicos que tiene instalados, subió un 45% hasta los 6.708 litros, a través de la empresa Mundo Limpio que gestiona la recogida y transporte de este producto.

Se trata de una cifra que se incrementa en más de 2.000 litros respecto a los 4.600 recogidos en 2016, una subida “importante” para la concejala de Medio Ambiente, Manuela Nieto-Márquez, pues “significa que los vecinos están cada vez más concienciados con el entorno”.

Algunos dispositivos están instalados en centros sociales municipales / Elena Rosa

Algunos dispositivos están instalados en centros sociales municipales / Elena Rosa

En declaraciones a lanzadigital, la edil ha mostrado el respaldo a las políticas dirigidas a la reutilización sostenible de este tipo de aceite, que es contaminante, a la vez que ha destacado los nuevos puntos de recogida instalados para facilitar a los ciudarrealeños el desecho de estos residuos.

En concreto, han incrementado en tres la cifra de dispositivos, y a los ubicados en el punto limpio municipal de la calle Villarrubia de los Ojos (en el Polígono Larache) y en la puerta del mercado de abastos (calle Postas), se han sumado los de los centros sociales de Los Ángeles (en la Avenida de Descubrimiento de América), y el del Centro Verde del Torreón, además del que se instala en superficie en el acceso al mercadillo municipal de los sábados.

De la misma manera, “hemos dado un paso más”, con la instalación de un nuevo sistema de depósito con un orificio lateral, a través del cual el ciudadano podrá depositar el aceite doméstico usado, siempre en una botella cerrada.

“Seguiremos trabajando para mejorar este servicio, aumentar los contenedores y hacerlo más accesible”, con el fin de que el aceite de cocina usado sea trasladado a centros gestores para uso industrial.

De la misma manera, Nieto-Márquez ha comentado la campaña “especial” que desde el ámbito municipal de Limpieza desarrollan en las fiestas patronales con los feriantes, a los que se les facilita bidones de plástico para la recogida del aceite, al igual que se hace  con los bares y establecimientos.

Desde el Ayuntamiento capitalino recuerdan que el aceite doméstico es un residuo que contamina las aguas residuales urbanas, por lo que su reciclado representa beneficios desde la doble vertiente medioambiental y económica, dado que los gestores autorizados lo recogen principalmente en los lugares de mayor generación, como los establecimientos hosteleros.

Dos contenedores para la recogida selectiva de aceite / Elena Rosa

Dos contenedores para la recogida selectiva de aceite / Elena Rosa

Recogida de pilas

La edil de Limpieza también ha comentado el incremento de las cajas rojas para la recogida de pilas, dispositivos también “muy tóxicos”. Están repartidas por toda la ciudad, como en los centros sociales, o en otros espacios públicos como el hospital, o las residencias universitarias, gracias a la colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Igualmente, hay numerosas empresas y espacios privados que cuentan con estas cajas para la recogida de pilas.

Economía circular

Todas estas actividades se enmarcan en la apuesta del gobierno municipal ciudarrealeño para llevar a la práctica el compromiso, la apuesta, y la necesidad de implantar la economía circular que se recogió en la Declaración de Sevilla.

En concreto, esta plataforma contempla acciones para cumplir y sensibilizar sobre las tres erres, como son reciclar, reducir y reutilizar.

De hecho, en la feria infantil que se celebra estos días para la diversión de los más pequeños en la Navidad, Jugarama, se han programado talleres de consumo responsable y economía circular.

También han impulsado la recogida “puerta a puerta” de vidrio en los establecimientos de hostelería, además de la puesta en marcha de los ecopuntos en las pedanías de Valverde y Las Casas los primeros lunes de cada mes, para recoger los residuos, al margen de los puntos que estos núcleos tienen instalados para recoger el aceite y las pilas.