Avalan la “sinceridad” del menor que acusa a su padre de abusos y maltrato en Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real
El acusado, de espaldas, entrando en la Audiencia por delante de su abogado, Eduardo García de León / Elena Rosa

El acusado, de espaldas, entrando en la Audiencia por delante de su abogado, Eduardo García de León / Elena Rosa

El equipo psicosocial de los juzgados mantiene que el niño no miente, mientras que el progenitor, divorciado de la madre y con antecedentes por violencia machista, argumenta “que es víctima de un plan preconcebido para destruirle”

El equipo psicosocial de los juzgados que ha examinado al menor que acusa a su padre de haber abusado sexualmente de él en Ciudad Real avala la “sinceridad” del chaval.

El niño, a punto de cumplir quince años ahora, ha vuelto a referir los tocamientos y malos tratos que supuestamente soportó en el año 2016, en días y periodos de vacaciones que pasaba con el padre, que se había divorciado de su madre tres años antes, tras doce años de matrimonio por una denuncia de maltrato en 2013, porque la que ese mismo año fue condenado de conformidad.

El menor ha salido llorando del juicio a puerta cerrada

El menor, de 12 años cuando supuestamente pasó esto, ha pasado un mal trago este miércoles en el juicio, que se ha celebrado a puerta cerrada en la sección segunda de la Audiencia Provincial. Pero la congoja (ha salido llorando de la sala vistas, aunque no ha habido confrontación visual con el padre) no le ha impedido ratificar la denuncia, corroborada además por la madre y una psicóloga amiga, aparte del informe que avala la credibilidad de la denuncia de las peritos forenses, según ha explicado la fiscal.

El acusado dice que es víctima de una persecución

Eduardo García de León, el abogado defensor, está convencido de que la sentencia será absolutoria y sostiene que no hay una sola prueba sólida. “Mi cliente se siente víctima de una persecución por parte de la madre. La denuncia, dicho en términos de defensa, obedece a un plan preconcebido para destruirle”, así de contundente se ha mostrado el letrado.

El abogado asegura que desde el año 2013 “la madre viene presentando denuncias contra su exmarido para destruirle”.

Se divorciaron por una paliza

Por su parte José Luis Carrión, abogado de la madre, explica lo contrario. “Este hombre tiene varios antecedentes por malos tratos y quebrantamiento de la orden de alejamiento. Mi representaba pidió el divorcio después de una paliza el día de Reyes de 2013”.

Entre 11 y 14 años de cárcel

Al final del juicio la fiscal Rocío Bernal ha mantenido la acusación por cinco delitos, el más grave de abuso sexual (cinco años), violencia psíquica habitual (tres) y tres delitos más de malos tratos (un año por cada uno). En total el ministerio público solicita 11 años de prisión que la acusación particular eleva a 14 porque acusa de dos delitos más, uno de ellos exhibición de pornografía, y pide una pena más dura por el maltrato.

Una nueva agresión a la madre

Se da la circunstancia de que el caso se destapó a raíz de otro supuesto episodio de violencia de género hacía la exmujer en noviembre de 2016. Cuando al menor lo llamaron para declarar sorprendió a todos contando diferentes episodios a lo largo de ese año de violencia y abuso hacia él. El más grave, según considera probado la fiscalía, una ocasión en la que el padre presuntamente masturbó a su propio hijo y lo obligó a ver videos pornográficos.