Boadella defiende el modelo liberal de cultura que propone Ciudadanos porque “papá Estado no puede hacer todo”

Julia Yébenes Ciudad Real

Albert Boadella, en el centro, junto a miembros de la candidatura de Ciudadanos / Clara Manzano

El dramaturgo ha apoyado la candidatura de Cs al Ayuntamiento, donde su hija, Mariana Boadella, es la número 3. Ha destacado el papel de Ciudadanos a la hora de combatir “con firmeza y eficacia” el nacionalismo catalán, que podría provocar "la fractura de Europa"

El conocido dramaturgo Albert Boadella (Barcelona, 1943) ha defendido esta tarde en Ciudad Real el modelo liberal que defiende Ciudadanos para desarrollar una cultura “plural” promovida desde el ámbito privado, con el fin de prevenir “el vasallaje de las administraciones” y que “papá Estado no lo haga todo”.

En el transcurso de un paseo por el centro de la ciudad, para apoyar la candidatura de Cs al Ayuntamiento de Ciudad Real, encabezada por Eva María Masías, en la que su hija, Mariana Boadella, ocupa el número 3, el fundador de la veterana compañía Els Joglars ha apostado por los proyectos independientes para que, frente a la “cultura subvencionada”, los espectadores “se enriquezcan”.

A su juicio, a diferencia de otros países como Alemania, Francia o Reino Unido, y a pesar de “haber hecho las cosas bien en el aspecto artístico”, España tiene “un déficit en cultura” por la falta “de un entramado social potente” que complemente la oferta pública de las administraciones.

“La sociedad civil tiene que espabilar, reaccionar y organizarse para crear y construir elementos que promulguen el acercamiento de la cultura a la gente”, ha sostenido, a la vez que ha respaldado el pago por el consumo de la cultura, cuyas manifestaciones como el cine o el teatro “tienen un precio”, porque si no es así “solo es cultura subvencionada” y significa “el dirigismo por el Estado”.

Por ello, y en base a unas políticas que favorezcan la creación, “es importante reforzar el asociacionismo, la trama social”, como es el caso de Sevilla en el ámbito de tradición religiosa con sus hermandades, “que dan un contenido extraordinario a la ciudad”. “Hay que dejar que la gente sea libre, ha incidido, y se exprese de forma plural en cada una de sus intenciones y de sus ideas”.

Ciudadanos: eficaz contra el nacionalismo catalán

En clave política, Boadella se ha mostrado seguro de que Ciudadanos “tendrá la responsabilidad del Gobierno de España”, por el “concepto liberal” que representa “en el sentido más amplio”.

Es un partido “con un amplio abanico ideológico, de contrastes”, y está, ha incidido, “llamado a dirigir el país” dentro de un escenario político de pactos, que “siempre son positivos”.

El prestigioso dramaturgo (centro) ha paseado por el centro de la ciudad / Clara Manzano

El prestigioso dramaturgo (centro) ha paseado por el centro de la ciudad / Clara Manzano

Ha respaldado el modelo de Cs también a nivel municipal, y de hecho “estoy aquí esencialmente por la responsabilidad de mi hija, vinculada a Ciudadanos”, una formación que cofundó y que desde su nacimiento apostó por “la renovación de España en el sentido democrático de ciudadanía”.

A su juicio, Ciudadanos ha demostrado saber enfrentarse al problema territorial con Cataluña, “el más grave que ha tenido España desde la transición, incluso mayor que el golpe de Estado”.

El nacionalismo catalán, que ha creado una fractura social entre la población de la comunidad, ha sido combatido por Ciudadanos “con firmeza y eficacia”, frente a posiciones más tibias, porque significa la brecha por la que pueden entrar los partidos que quieren destruir España y Europa”.

Preguntado por la propuesta para que los dirigentes socialistas catalanes Meritxell Batet y Manuel Cruz presidan el Congreso y el Senado, respectivamente, Boadella ha dicho que es una dinámica que se practicaba en el Franquismo, “para que los catalanes estuvieron contentos”.

“Ponían en Justicia a un vasco y en Economía a un catalán”, ha recordado, aunque no dejan de ser “formas externas”. A su juicio, “lo importante” es intervenir y atajar “de manera enérgica y sin dudar” el nacionalismo catalán y su caldo de cultivo, que “arranca desde los parvularios y continúa con toda desfachatez en los medios de la Generalitat”.

Sólo de esta maner,a y con “un criterio serio”, ha insistido, “se puede cortar de raíz el mal, la enfermedad del odio a España con que ya han educado a dos generaciones”, y que puede convertir a España en el país “del tócame Roque”.

Albert y Mariana Boadella, est atarde en Ciudad Real / Clara manzano

Albert y Mariana Boadella, est atarde en Ciudad Real / Clara manzano

Cultura con alma

De su lado, Masías también se ha mostrado a favor de las propuestas de Ciudadanos para proyectar en Ciudad Real una cultura “con más alma”, en la actualidad “manifiestamente mejorable”. Según ha dicho, es preciso “ofertar posibilidades” para desarrollar el potencial cultural capitalino con políticas que atraigan la colaboración de la sociedad y así promover una cultura “accesible, inclusiva y al alcance de todos”.

Tras celebrar la presencia de Albert Boadella como un “privilegio”, al ser un referente del arte dramático nacional e internacional, ha incidido en su compromiso de favorecer las manifestaciones artísticas de manera transversal, para que la cultura “esté en la calle” y para “dejar un patrimonio rico y diverso a nuestros hijos”.

Sobre la figura del dramaturgo, director y escenógrafo catalán, ha recordado sus más de 50 años de experiencia, y una trayectoria que le ha llevado a recorrer el mundo con los proyectos de El Joglars, la compañía de teatro que creó en los años 60 y que es la más antigua de Europa.

También ha reconocido el legado cultural del actor en su hija, pues “es el vivo reflejo de su padre”, porque “lo lleva en el ADN”.