Bolaños: “Cañizares sabe que el Partido Popular de C-LM puso al Hospital de Tomelloso en una situación límite y en estado de ruina asistencial”

Lanza Ciudad Real
El secretario de Organización del PSOE provincial de Ciudad Real, José Manuel Bolaños / Lanza

El secretario de Organización del PSOE provincial de Ciudad Real, José Manuel Bolaños / Lanza

Tras el anuncio por parte del presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y del Consejero de Sanidad, Jesús Fernández, de la aprobación esta semana de las obras del nuevo centro de salud de Tomelloso, por valor de 5,3 millones de euros “el Partido Popular de la comarca se indigna y sale en masa, haciendo gala del cuanto peor mejor, o en este caso cuanto mejor para la sanidad tomellosera, peor para el PP”, señala el secretario socialista

El secretario de Organización del PSOE provincial de Ciudad Real, José Manuel Bolaños, se pregunta si cada vez que el Gobierno regional ofrece una buena noticia para la provincia, “el PP en lugar de alegrarse, se molesta y la maneja a su antojo” a diferencia del “silencio cómplice que sus alcaldes del Partido Popular mantenían mientras se provocaba la mayor ruina asistencial de la historia del Hospital”.

Es lo que ha ocurrido este lunes, a juicio del dirigente socialista, cuando tras el anuncio por parte del presidente de la Junta, Emiliano García-Page y del Consejero de Sanidad, Jesús Fernández, acerca de la aprobación en esta semana de las obras del nuevo centro de salud de Tomelloso, por valor de 5,3 millones de euros “el Partido Popular de la comarca se indigna y sale en masa, haciendo gala del cuanto peor mejor, o en este caso cuanto mejor para la sanidad tomellosera, peor para el PP”.

Lo que no saben los dirigentes `populares´, indica José Manuel Bolaños, “es que la gente tiene memoria, y por mucho que ahora hablen de sanidad pública, hace unos años sus vecinos salieron a la calle para decir no a la privatización del Hospital, no a los recortes del Partido Popular, y eso no se olvida”.

En palabras del secretario socialista, la Propuesta No de Ley (PNL) del PP pidiendo una UCI para el Hospital de Tomelloso, “es oportunista y malintencionada”; estaría bien que Cañizares y Merino –dice- además de pedirla presentaran informes técnicos sobre su viabilidad, sobre sus costes y sobre el personal necesario, pero claro está “qué van a  saber ellos de costes si se lo ahorraron todo cuando tuvieron la oportunidad de gobernar”.

“Es sonrojante” prosigue indicando Bolaños, que “quienes pretendieron privatizar el sistema sanitario, despidieron a trabajadores, cerraron urgencias sanitarias, dejaron de invertir en material y equipamiento, cerraron 700 camas y metieron mano al bolsillo de los pensionistas con el copago, ahora nos intenten vender esta idea. Menos mal que el Hospital de Tomelloso y los centros de atención primaria, que también iban en el lote, no llegaron a ser privatizados porque si no ahora estaríamos lamentando otras cuestiones”,

El Hospital de Tomelloso, recuerda el socialista, va a contar con una Unidad Polivalente de Pacientes Críticos, y ya de por sí “es ejemplo de buena gestión, gracias a que el Ejecutivo regional revertió a tiempo los planes destructivos y gracias, por supuesto, a la buena labor que realizan sus profesionales sanitarios”. En este tiempo –añade- se han abierto no obstante 14 camas, se han aumentado el número de pruebas diagnósticas y los servicios prestados, y se han reducido los tiempos de espera.

“Que nos digan los Portavoces del PP en Argamasilla de Alba, Socuéllamos, Pedro Muñoz y Tomelloso, qué recuerdan ellos de cómo estaba su hospital de cabecera y sus centros de atención primaria y cómo están ahora; reconocerán aunque no lo digan que todos los avances han venido de mano de Gobiernos socialistas”, señala José Manuel Bolaños, quien por cierto ha preguntado a Javier Navarro, si le pareció mejor el Hospital de Alzira, “el cual visitó para tomar nota, junto al Consejero Echániz de cómo podía ser el Hospital de Tomelloso si fuera privado; un Hospital que tiempo después tuvo que ser rescatado con dinero público por resultar un fiasco. Qué bochorno, qué atrevimiento y qué poca memoria”.