Caída en picado de las temperaturas en Ciudad Real por la nueva ‘gota fría’

B.Rodríguez / Lanza Ciudad Real / Madrid
La nueva DANA no dejará lluvias en Ciudad Real, como las del domingo, al menos este martes / Elena Rosa

La nueva DANA no dejará lluvias en Ciudad Real, como las del domingo, al menos este martes / Elena Rosa

La segunda DANA que barrerá España desde esta noche provocará lluvias torrenciales en el Mediterráneo. Este martes las máximas en Ciudad Real no pasarán de 25 grados

La nueva Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) o ‘gota fría’ que barrerá la Península de oeste a este en este tramo final del verano provocará  una caída brusca de las temperaturas máximas en Ciudad Real. Este martes ninguna de las principales poblaciones de la provincia superarán los 25 grados de máxima.

En Ciudad Real y Puertollano el cambio de tiempo supone una caída de 8 grados de las temperaturas máximas.

Son los efectos colaterales de una ‘gota fría’ que según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y otras empresas meteorológicas provocará lluvias torrenciales en el Mediterráneo.

Lluvias y viento desde esta noche

El desplazamiento desde el Cantábrico a últimas hora de esta tarde de lunes dejará lluvias y viento fuerte. Este martes se desplazará de norte a sur en el este de la Península, aunque se quedará “posiblemente” estacionada en el sureste peninsular y en el norte de África, “al menos hasta el viernes”.

Rayos previstos según algunos modelos climáticos pasada la medianoche de hoy

Rayos previstos según algunos modelos climáticos pasada la medianoche de hoy

Lluvias muy fuertes y mal estado de la mar

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología la situación afectará de forma más importante al área mediterránea con precipitaciones fuertes y ocasionalmente muy fuertes, con vientos intensos y mal estado de la mar, durante varios días.

Vientos fuertes en muchas zonas

La  DANA afectará también a otras zonas de la Península donde las precipitaciones serán persistentes en el área cantábrica el martes y vientos fuertes en amplias zonas de la Península el martes y miércoles, sobre todo en zonas de montaña.

Nieve en los Pirineos

La situación irá acompañada por un descenso de las temperaturas el martes que será significativo y que podrá ser incluso extraordinario en zonas del interior peninsular. De hecho, a partir de 2.000 o 2.200 metros se esperan nevadas en Pirineos.

En concreto, prevé que las precipitaciones más intensas se produzcan en la noche del lunes y el martes en áreas de Cataluña y Baleares, el miércoles en la Comunidad Valenciana y Baleares, el jueves en el sureste peninsular y, a partir del viernes, pero con mayor incertidumbre, en zonas del este y del sureste peninsular y, quizá, en Baleares.

En este contexto, la Aemet considera bastante probable que se acumulen más de 100 litros por metro cuadrado en amplias zonas y que, puntualmente los chubascos alcancen la intensidad torrencial, es decir más de 60 litros por metro cuadrado en una hora o más de 10 litros por metro cuadrado en diez minutos.

Frente con lluvias fuertes previsto para el miércoles en la Comunidad Valenciana

Frente con lluvias fuertes previsto para el miércoles en la Comunidad Valenciana

Incertidumbre respecto a la evolución

En general, la Agencia Estatal de Meteorología ve que existe poca incertidumbre sobre la entrada de la DANA y su desplazamiento el martes por el este peninsular. Sin embargo, sí observa incertidumbre en cuanto a su evolución durante los siguientes días, aunque en la mayoría de los escenarios, parece que al menos se quedará el miércoles y el jueves en el sureste peninsular y el norte de África.

En concreto, ha indicado que el martes las precipitaciones más intensas se esperan en áreas de Cataluña, el miércoles en la comunidad valenciana y Baleares y, a partir del miércoles y con mayor incertidumbre, se concentrarían en zonas del tercio sureste peninsular y puntos de Baleares.

La Aemet destaca que es preciso tener en cuenta que pequeños cambios sobre la evolución de la DANA y en el régimen de vientos en niveles bajos pueden desplazar las precipitaciones máximas a otras zonas.