Cañizares: “El escenario que se abre en Castilla-La Mancha y en Ciudad Real es el que hemos visto en Andalucía”

Francisco Cañizares, presidente provincial del PP, en la Plaza de Cervantes, a la puertas de la sede del partid /Clara Manzano

Francisco Cañizares, presidente provincial del PP, en la Plaza de Cervantes, a la puertas de la sede del partid /Clara Manzano

Francisco Cañizares afronta su primera prueba de fuego como máximo dirigente del PP en la provincia de Ciudad Real: las elecciones autonómicas y municipales. En la provincia y en la región entiende que lo que ha pasado ser una referencia en ambos comicios. Esperan recuperar grandes poblaciones donde no han gobernado los últimos cuatro años, jugar a fondo por la Diputación ante la reducción de diputados, aunque es consciente de que no es tiempo de mayorías absolutas, pero que habrá una posibilidad a otros acuerdos entre partidos que no sean de izquierdos.

 PREGUNTA.- ¿Cómo presidente provincial del PP, cómo valora la reciente convención nacional en Madrid?

RESPUESTA.- La primera impresión es que hay buenas esperanzas de cara a las próximas elecciones. La verdad es que se ha visto una evolución positiva en el partido en estos últimos seis meses. Sin ningún tipo de fisuras, recuperando sensaciones perdidas de épocas anteriores.

P.- ¿Se han acabado todo los resquemores del último congreso que acabó con Pablo Casado como presidente del partido?

R.- La sensación era que se había superado ese trance, junto a la perspectiva que había un liderazgo ya consolidado, el de Pablo Casado, que, aunque lleve muy poco tiempo, entre la gente que le apoyamos y la gente que no le apoyó, la sintonía es muy notable y no se ve ningún tipo de problema. El hecho de que hayamos podido gobernar en Andalucía, en cuya campaña Casado apoyo sin fisuras a Moreno Bonilla, que apostaba por otra candidata, ha hecho que el liderazgo sea incuestionable.

R.- ¿Tras esta convención, el PP ha girado a la derecha?

R.-  No. El PP está done ha estado siempre, otra cosa es que vayamos actualizando mensajes, imagen, cambiando prioridades, porque lo que necesitaba España cuando Rajoy ganó las elecciones en 2011 no es la España que tenemos hoy.

P.- Como presidente provincial, se enfrenta a su primera prueba de fuego, las elecciones municipales y autonómicas de mayo, ¿cómo se presentan?

R.- Del congreso en el que fui elegido salió la idea de recuperar gobiernos municipales que habíamos perdido. Gobernamos en un número parecido de ayuntamientos al de la anterior legislatura, aunque es verdad que de menor tamaño, de menos habitantes. Este es un tema que estaba ahí desde el primer momento y el objetivo es ofrecer a los ciudadanos alternativas a las del PSOE que está en esos municipios. Ciudad Real capital en primer lugar, Tomelloso, Alcázar, Valdepeñas, Puertollano, Manzanares.

P.- Lo cierto es que el escenario ha cambiado bastante…

R.- El escenario ha cambiado bastante, como también el desgaste que sufren algunos ayuntamientos gobernados por los socialistas, aunque siempre apoyados en partidos de izquierda como Ganemos, Podemos o como se llamen en cada pueblo. Creo que podemos dar un cambio importante en muchos pueblos, tenemos ya candidatos decididos y dados a conocer en muchos pueblos como Puertollano. Iremos desgranando los candidatos en los pueblos más importantes en los próximos días. Para llegar a estos nombres, lo que hemos hecho es recuperar a las bases, reforzar la estructura del partido, porque así, luego, es más fácil encontrar a la persona para encabezar la lista.

P.- En un reciente desayuno informativo hablaba de máximas expectativas ante las próximas elecciones, ¿eso qué significa, que piensan en arrasar?

R.-  No. No queremos lanzar un mensaje falso que la gente no entienda desde el principio. Ahora, el panorama electoral no está para que nadie arrase, pero si es cierto que el escenario que se abre en toda España, también en la región y Ciudad Real, es el que hemos visto en Andalucía. Pese a que algunos partidos saquen encuestas que les dan mayoría absolutas que no se creen ni ellos. Si hemos conseguido gobernar en Andalucía, estaremos más cerca de gobernar en otros sitios que son más fáciles para nosotros.  Que el PSOE piense que lo de Andalucía es una cosa aislada es hacerse trampas al solitario. Andalucía ha sido la mejor encuesta. Evidentemente Andalucía es una cosa y Castilla-La Mancha otra y Madrid otra. Pero lo que está claro es que el PP de Castilla-La Mancha es más fuerte que el PP de Andalucía, el PSOE de Castilla-La Mancha es más flojo que el de Andalucía y el liderazgo de Susana Día era mayor y más fuerte que el de Page. Esas cuentas, igual que las hacemos nosotros las hace también el PSOE. En el PP sabemos que no es sencillo, pero también sabemos que se ha abierto una puerta de oportunidad para el centro derecha por la que se pueden recuperar muchos gobiernos.

P.- Salvo Valdepeñas, el PSOE ha gobernado estos cuatro años con acuerdos con otros partidos de izquierdas en las grandes poblaciones: ¿Piensa que ese panorama se puede mantener en relación con lo que acaba de hablar sobre que la geometría electoral está variando?

R.-  En términos generales, siempre puede haber alguna excepción, van a ser raras las mayorías absolutas. En ese mismo sentido, va a ser muy complicado que el PSOE pueda mantener esas mayorías y también veo improbable que en pueblos de esta provincia y en la región dé para gobernar el PSOE con Podemos. Esas mayorías no se van a producir. Si esos dos partidos ya no van a sumar, van a sumar el resto. ¿Cuál va a ser el resto? Lo iremos viendo, pero tengo una idea muy clara: el PP va a seguir siendo la referencia en el centro-derecha, vamos a ser mayoritarios en la región y en la provincia, y sobre nuestros hombros va a recaer la responsabilidad de formar gobiernos en muchos municipios.

P.- Cuando se habla de acuerdos desde el PP se piensa siempre de Ciudadanos. Los analistas políticos están valorando que para compensar lo que han hecho en Andalucía, en otras zonas, podrían apoyar al PSOE …

R.- Sin duda. Creo que en Castilla-La Mancha, Ciudadanos está lastrado por ello. En declaraciones no de ellos, a veces del propio Page, ha dado por sentado que Ciudadanos le apoyaría a él. Ciudadanos no lo ha confirmado nunca, pero tampoco lo ha desmentido y creo que es un problema para con su electorado. Entiendo que puedan pactar con unos o con otros, lo respecto, aunque no lo entienda en toda su extensión. Pero lo que me parecería muy negativo para Ciudadanos en Castilla-La Mancha es que se dé como cerrado el apoyo a Page pase lo que pase, porque, a lo mejor, tampoco dan los números. En Andalucía, la suma de PSOE y Ciudadanos no daba para formar Gobierno.

Diputación

P.- En la etapa democrática, el PP sólo ha gobernado un mandato en la Diputación, entre el 95 y el 99. Ahora el número de diputados baja de 27 a 25, la horquilla se ajusta y, de los siete partidos judiciales, seis tienen un número de diputados pares, salvo el Campo de Montiel, que tiene solo un diputado. ¿Cómo analiza el PP lo que pueda pasar en esta institución en las elecciones?

R.- Este nuevo reparto, fruto de la pérdida de diputados, abre mucho más el abanico para que podamos gobernar la Diputación. Gobernamos solo una vez, pero en otras elecciones hemos ganado las municipales en la provincia, aunque por el reparto de diputados en las comarcas, no hemos podido gobernar. Eso ahora se ha corregido de manera importante. Sin hacer especulaciones sobre resultados, el hecho es que con el mismo resultado de las últimas municipales, el que se perdería dos diputados sería el PSOE y yo creo que nosotros vamos a mejorar los resultados. Además creo que van a entrar con mayor o menor fuerza otros partidos políticos y la Diputación está más abierta que nunca.

P.- Esas comarcas donde pueden entrar otros partidos son Alcázar-Tomelloso, que tiene 6 diputados, y Ciudad Real y comarca, que cuenta con 8. ¿Está convencido que en estas zonas pueden entrar otros partidos, rompiendo el tradicional reparto entre PSEO y PP?

R.- En las últimas elecciones, hemos sido el partido más votado en ambas comarcas. Lo que pasa es que como se reparten más diputados hace falta menos porcentaje de votos para tener un diputado, por eso es más sencillo. Son comarcas, además, donde ya están anunciadas candidaturas de Ciudadanos, alguna de Vox, y ya veremos qué pasa. No es que sea fácil, pero existe esa posibilidad, lo que va abrir ese abanico y si entra otro partido, siempre le va a quitar el diputado al partido que menos votos saque. En Infantes, por otro lado, el diputado en juego va a estar en muy pocos votos de diferencia y puede caer de un lado o de otro.

Puertollano

P.- Puertollano se presenta como uno de los pueblos con más interés electoral. Con cuatro concejales menos la próxima vez, el PSOE ha cambiado de candidata, el PP viene funcionando con una gestora y el presidente de la misma va ser su candidato, IU tiene una base estable y también está presente Ciudadanos. ¿Cómo encajará todo estos?

R.-   Lo que no hemos hecho cuando hemos hablado de la Diputación, lo podemos hacer al hablar de Puertollano: lamentar la pérdida de población. Menos, concejales, menos diputados, no es una buena noticia y eso es señal de que algo no se está haciendo bien. Puertollano es un caso paradigmático en lo negativo. La pérdida de importancia de Puerrtollano en los últimos cuarenta años es llamativa. Era de las ciudades más prósperas de la región y hoy, por desgracia, hasta ha bajado de los 50.000 habitantes. El PSOE es consciente de que se les presenta una papeleta muy complicada y que el cambio hecho a última hora es el reconocimiento de sus malas perspectivas y buscan un revulsivo. Han escogido a alguien que es la secretaria local del partido, la secretaria general de la actual alcaldesa, Mayte Fernández, del anterior Hermoso Murillo, lo que la hace estar involucrada en una etapa bastante aciaga de Puertollano. Dudo mucho que ese sea el revulsivo que necesita Puertollano. Como hemos visto en Andalucía, Puertollano necesita un cambio, que creo que es saludable, democrático y que le debe permitir salir de esta caída de importancia demográfica, económica y social.

Región

P.-  En las elecciones regionales, la provincia también podría perder un diputado por la baja de población. Cuando se contaba con 8 diputados, al PSOE, en sus encuestas le salían que podría obtener 4-5. Ahora, con 7, para ese resultado, sería necesarios muchos más votos que el PP, además de contar con que puede entrar algún otro partido en la provincia…

R.- Con siete diputados, esas encuestas son todavía más inverosímiles. Era una encuesta de broma. Hecha después de las elecciones andaluzas para insuflar un poquito el ánimo a los militantes, para decirles que aquí va a ser otra cosa. Por suerte o desgracia, no estamos en una burbuja distinta, estamos en el mismo país, en las mismas circunstancias, el mismo presidente, Pedro Sánchez, con una deriva económica muy negativa, con una deriva en los social de confrontación absolutamente irresponsable, en una deriva en cuanto a la cesión a los independentistas absolutamente incomprensible para la mayoría de ciudadanos de cualquier región, que hace que el PSOE esté muy preocupado por sus perspectivas electorales.  En Castilla-La Mancha hay que recordar que Sánchez ganó las primarias en contra de Page y eso hace que la situación interna del PSEO sea muy compleja, de muchas dificultades. Por tanto las encuestas que quería vender el PSOE son de consumo interno para dar ánimo a la tropa.

P.- Cómo estaría la cosa, a su juicio…

R.- Como todo el mundo puede prever, la cosa va a estar muy reñida, pero yo creo que va a pasar lo que ha pasados en las últimas elecciones que ha habido en Castilla-La Mancha, que es que, desde el año 2008, todas las elecciones que ha habido en la región las ha ganado el PP. Para el PSEO, por ejemplo, no es buena noticia, que, en la provincia de Ciudad Real, donde es más sólido, se haya perdido un diputado.  Luego los resultados pueden caer por un lado, por otro, la gente vota, pero, a priori, perder diputados en una provincia que supuestamente te beneficia no es buena noticia para el PSEO.