Cáritas atendió en 2016 a menos personas con más recursos y alerta de la cronificación de la pobreza

Aurora Galisteo Ciudad Real
Gassol, Melgar y Ruíz-Moyano presentaron la memoria de Cáritas /ELENA ROSA

Gassol, Melgar y Ruíz-Moyano presentaron la memoria de Cáritas /ELENA ROSA

Durante el pasado año acompañó a través de los distintos programas de acción social a 8.306 personas, sólo 1.077 fueron tendidas por primera vez, que recibieron 79.073 ayudas.

Durante el pasado año de 2016 Cáritas Diocesana de Ciudad Real acompañó, a través de los distintos programas de acción social, a 8.306 personas, de las que sólo 1.077 han sido atendidas por primera vez, que han recibido 79.073 ayudas de las que se han beneficiado indirectamente 14.043 personas. Se trata, de un ejercicio en el que se han atendido a menos personas pero se ha invertido en acogida 200.000 euros más.

Así lo ha indicado el secretario general de Cáritas Diocesana de Ciudad Real, Ángel Ruíz-Moyano de la Torre, quien ha puesto el acento en que las personas que acuden a Cáritas “llevan haciéndolo desde el año 2007 o 2008”, un dato que refleja la “cronificación de la pobreza y el hecho de que los últimos están cada vez más rezagados en una sociedad que no está apostando por el crecimiento inclusivo”.

Tras dejar claro que Cáritas no se centra en la prestación de ayudas sin más, sino que pone a la persona en el centro de toda la acción, a través de la escucha, la acogida incondicional y el acompañamiento, destacó las 894 personas que han participado en 54 talleres educativos, un número de usuarios que crece con respecto a 2015.

Con un presupuesto global en 2016 de 3.748.796,51 euros, de los que el 44,35% fueron aportados por las administraciones públicas y el 55,65% proviene de fondos privados, aportaciones de donantes, colectas, etc, Cáritas destinó la mayor parte de su presupuesto, 1.366.311,85 euros, al programa de Personas en situación de Sin Hogar en el que se han atendido a 1.668 personas.

Al programa de Acogida y Acompañamiento se destinaron 956.762,35 euros, y el tercero con mayor presupuesto fue el de Drogodependencia en el que se han atendido a 511 personas con un presupuesto de algo más de 470.000 euros, “motivando en ellas la adquisición de pautas educativas, favoreciendo su crecimiento personal y facilitándoles el acceso a los programas terapéuticos específicos, así como a los recursos socio-sanitarios”, explicó.

El programa de Familia contó con un presupuesto de 316.793,50 euros y en el de Empleo, en el que se ha puesto especial énfasis en 2016, se han invertido 253.286,13 euros, que han permitido atender a 261 personas, con 40 inserciones laborales y la realización de siete talleres de empleo, además de numerosas acciones, sobre todo en Ciudad Real y Tomelloso, de orientación laboral.

No hay fe sin caridad

El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, ha insistido hoy que no es posible vivir la fe sin la caridad, recordando que Jesucristo estuvo siempre al servicio de los más pobres, unas situaciones de necesidad que los cristianos no pueden obviar.

En este sentido ha recordado que la acción fundamental que desarrolla Cáritas es la caridad. Y ha hecho hincapié en que la próxima celebración del Corpus Christi, el día de la Caridad, “debe llevarnos a tomar conciencia de que todos somos Iglesia y a hacer nuestras esas palabras de Jesucristo, En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis“.

“La generosidad del pueblo cristiano es grande”, ha subrayado el obispo quien ha animado a los fieles a actuar siempre “con el convencimiento y la esperanza de que con nuestro desprendimiento, nuestra solidaridad y nuestro amor, estamos haciendo presente a Cristo, que estuvo siempre al lado de los pobres y necesitados”.

Por último, ha querido también aprovechar la ocasión para mostrar su gratitud a cuantos, de un modo directo o indirecto, dan lo mejor de sí mismos para que la acción caritativa de la Iglesia llegue a los más necesitados a través de Cáritas, voluntarios, trabajadores, donantes, etc.

Año de la Misericordia

Por su parte, el director de Cáritas Diocesana de Ciudad Real, Fermín Gassol, ha recordado que 2016 fue el Año de la Misericordia, un ejercicio en el que Cáritas tuvo presente, de manera permanente en su quehacer, esta virtud cristiana. En este sentido ha recordado que la verdadera misericordia, la auténtica caridad “no nos incita solamente a permanecer al lado del empobrecido, a estar con él, sino que nos provoca el deseo de entrar y estar en él para llegar a ser parte de él, a la que vez que dejarnos invadir por él”.

De las múltimples acciones llevadas a cabo en los distintos programas, Gassol reseñó el del Empleo “porque apuesta por los valores de las personas empobrecidas, un programa que testimonia el hecho de que Cáritas se fía de los pobres y de sus potencialidades y que pretende culminar el proceso de integración de los usuarios de Cáritas en la sociedad”.

Al igual que el obispo, Fermín Gassol ha querido dar las gracias a los voluntarios, , 1.517, donantes, colaboradores, trabajadores, etc, por la “entrega vocacional desarrollada durante este año”.

Por último, destacar que la colecta en todas las iglesias y parroquias del próximo domingo, 18 de junio, festividad del Corpus Christi, irá destinada a Cáritas.