Castilla-La Mancha: noventa días de pandemia

Noemí Velasco Ciudad Real
Una chica porta la bandera de Castilla-La Mancha en campos de Ciudad Real / Clara Manzano

Una chica porta la bandera de Castilla-La Mancha en campos de Ciudad Real / Clara Manzano

Castilla-La Mancha afronta una “desescalada” desigual por provincias mientras observa la caída en picado de los contagios y la disminución de la presión asistencial. La vida ha vuelto a las calles y el sector terciario ve con expectativas la recuperación de la actividad económica. Este lunes, 1 de junio, toda la región estará en Fase 2

Llegó el primer domingo de marzo para dar la vuelta al presente y al futuro de los castellano-manchegos, tal y como ha ocurrido en el resto del mundo. Fue el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, el que confirmó que el coronavirus había entrado en la región. El primer caso: un hombre alcarreño, de 62 años y con patologías previas, que estaba ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Guadalajara. Las recomendaciones sanitarias aún eran lejanas: evitar viajar a Italia, China, Irán, Corea del Sur y Singapur.

Al contemplar en las calles pasear a la gente con mascarillas, al ver mamparas de metacrilato en los comercios, terrazas en distanciamiento social y geles hidroalcohólicos a la entrada de supermercados, es imposible no dar vueltas a los cambios estrepitosos con los que sorprende la vida. Eso sí, hace semanas, las páginas de Lanza estaban llenas de cifras colosales de contagios, de fotografías de plazas solitarias y empresas cerradas, de historias traumáticas de familias separadas. Hoy, sin embargo, 90 días después, existen suficientes motivos para la esperanza en el Día de Castilla-La Mancha.

Tienda de moda masculina en Ciudad Real Foto. Elena Rosa

Tienda de moda masculina en Ciudad Real Foto. Elena Rosa

Solo hace falta observar el gráfico proporcionado por el Ministerio de Sanidad para comprobar que, desde el 24 de abril, la línea de contagios ha caído en picado. En la actualidad, Castilla-La Mancha afronta una “desescalada” desigual con paso firme, a tenor de las cifras de nuevos positivos, fallecimientos y la menor presión asistencial en los hospitales. Desde hace una semana, Guadalajara y Cuenca están en Fase 2 de desconfinamiento, y Albacete, Toledo y Ciudad Real entrarán este lunes 1 de junio.

En los últimos días, Castilla-La Mancha, la cuarta autonomía más afectada por la pandemia de toda España, ha sumado alrededor de 30 casos y menos de 10 fallecimientos al día. Este jueves, y según los nuevos criterios de recuento aplicados por el Ministerio de Sanidad, Castilla-La Mancha alcanzó los 17.068 positivos confirmados por PCR y los 2.962 fallecidos. Además quedan 206 enfermos hospitalizados por el Covid y 6.594 personas han superado la enfermedad.

En el peor momento de la pandemia, la región llegó a registrar hasta 109 víctimas mortales en veinticuatro horas. El primer positivo puso sobre alerta a la región, que, en apenas unos días, inició un ascenso de vértigo en todas las estadísticas. Los dos picos más altos se produjeron el 2 de abril, con 841 contagios en tan solo un día, y el 16 del mismo mes, con 846. La mayor virulencia se desplegó entre el 26 de marzo y el 7 de abril, en pleno confinamiento.

Lo que queda por andar en una provincia con grandes diferencias demográficas

Gente por las calles de Ciudad Real / Clara Manzano

Gente por las calles de Ciudad Real / Clara Manzano

Ahora, parece haber quedado todo atrás, porque, aunque el goteo continúa y el número reproductivo básico instantáneo está por encima de 1, la caída ha sido impresionante. En los últimos 14 días, la incidencia del coronavirus en Castilla-La Mancha ha generado una media de 29 casos por cada 100.000 habitantes. La región está por detrás de los 41 casos de media de Castilla y León y los 32 de Navarra.

Todavía queda camino por andar. La nota negativa ha sido el ascenso del número de reproducción básico instantáneo (Rt), que hace referencia al promedio de casos secundarios que genera cada persona infectada. En España está en el 0,82, pero Castilla-La Mancha ha superado el 1 en varias ocasiones desde el pasado 25 de abril. Hay que destacar que comunidades autónomas con menores datos de contagios, como Baleares, Aragón o Valencia, también están por encima.

Con una superficie de 79.000 kilómetros cuadrados y grandes diferencias demográficas para una población de 2 millones de habitantes, las diferencias entre provincias, e incluso entre comarcas, han sido llamativas desde el inicio de la epidemia. Si Guadalajara fue la primera provincia afectada por el coronavirus, Ciudad Real pronto cogió el relevo en parte por la gran incidencia en el corazón de La Mancha.

Así pues, Ciudad Real con más de 6.600 infectados y más de 1.000 muertos, está muy por encima de Toledo y Albacete que todavía no llegan a los 4.000 positivos y no suman más de 700 fallecidos. A la cola, y muy de lejos, están Cuenca y Guadalajara con 1.300 afectados cada una y alrededor de 300 decesos.

La situación del sistema de salud

El hospital Virgen de Altagracia de Manzanares fue el lunes el primero de la provincia y el tercero de la región sin pacientes con coronavirus, junto al de Almansa y el del Perpetuo Socorro de Albacete. Este centro llegó a sumar 68 pacientes ingresados el pasado 1 de abril, aunque desde el principio ha sido el que ha notado una menor carga asistencial.

Pero la evolución en positivo de la pandemia no solo se nota en la disminución de pacientes en planta y en UCI, sino también en el desmantelamiento de algunas de las áreas habilitadas de forma extraordinaria para luchar contra el coronavirus. En el hospital de Ciudad Real, Juan Carlos Chinchilla contó que este martes empezaron a desmotar las últimas camas de UCI habilitadas en el pasado mes de marzo.

Ya solo quedan la veintena habituales, y menos de una quincena están ocupadas por enfermos de Covid-19. El Hospital de Ciudad Real, en su momento más crítico, llegó a contar con 61 pacientes en UCI, y tuvo preparadas hasta 83 camas para críticos. Antes de la pandemia, había 119 en Castilla-La Mancha, y la cifra llegó a aumentar hasta las 350. Ante cualquier rebrote, en menos de 48 horas pueden estar de nuevo instaladas.

El Ministerio ensalza la estrategia de C-LM con los PCR

Un hombre pasa el test rápido del Covid-19 en Ciudad Real / Clara Manzano

Un hombre pasa el test rápido del Covid-19 en Ciudad Real / Clara Manzano

El Ministerio de Sanidad, en el último informe sobre el paso de fase de las diferentes comunidades autónomas, ensalzó la estrategia de Castilla-La Mancha para reforzar su capacidad de diagnóstico, sistema de detección precoz y el seguimiento de contactos en atención primaria. Según este informe, en atención hospitalaria de la región hay una elevada proporción de realización de PCR.

Castilla-La Mancha ya ha realizado más de 87.000 PCR. Además, los equipos de rastreo en la última semana han realizado 10.000 PCR y apenas entre el 3 y el 4 por ciento de las personas han dado positivo. Otro dato “esperanzador”, ya que, según apuntó la portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, en los momentos más duros, “este porcentaje se situaba en torno al 40 por ciento”.

Aparte, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha confirmado que ha distribuido más de 11 millones de artículos de protección para los profesionales de los centros del sistema sanitario público regional desde el inicio de la emergencia sanitaria derivada del coronavirus. El último envío ha sido esta semana, con 314.500 mascarillas, 3.350 batas de aislamiento impermeables, 4.000 calzas, 2.000 gorros, 81.900 guantes y más de 450 envases de solución hidroalcohólica.

Los resultados del estudio serológico

Grandes expectativas generó el estudio serológico, pero los resultados fueron algo frustrantes. El 11,1% de la población de Ciudad Real, unas 55.000 personas, ha superado el Covid-19 y ha generado anticuerpos a este virus, según los resultados de la primera oleada del Estudio Nacional Sero-Epidemiológico realizados por el Gobierno de España. Una cifra bastante superior a la media nacional, que se sitúa en el 5%. Ciudad Real es la sexta provincia de España con más población que ha superado el virus, según informó Carlos Monteagudo.

Cuenca, con un 13,5%, y Albacete, con un 11,6%, también están entre las provincias más afectadas. En cuanto a Castilla-La Mancha, el 10,8% de sus habitantes ha superado la infección, según el estudio. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, remarcó que con estos datos estamos lejos de la “inmunidad de rebaño”.

Gente paseando por los alredores del HGUCR Foto. Elena Rosa

Gente paseando por los alredores del HGUCR Foto. Elena Rosa

La respuesta al SOS de los autónomos

Junto a la crisis sanitaria, preocupa también la economía. Los autónomos han lanzado en las últimas semanas “un SOS a las administraciones” y han solicitado más medidas que permitan reflotar sus negocios. Fran Solís informó de que una de las respuestas de la Administración ha sido la línea directa de ayudas a fondo perdido para micro pymes y autónomos en Castilla-La Mancha, a cargo del Gobierno regional, y que aparece dotada con 25 millones de euros.

Cabe destacar que la Junta, los sindicatos CCOO y UGT y la Confederación de Empresarios de la región (Cecam) sellaron el Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de la región con motivo del Covid-19, que quiere llegar a 120.000 empresas, autónomos, pymes y trabajadores. Este plan, dotado con 231,6 millones de euros, ha obtenido muy buenas valoraciones por parte de los sindicatos. El secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa, comentó que ahora más que nunca es necesario que los agentes sociales y políticos demuestren que es necesaria la “unidad”.

Sin duda, la situación es incierta. Desde que se decretó el estado de alarma, en Castilla-La Mancha ha habido 2.731 altas y 5.886 bajas dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Por su parte, en la provincia, durante los meses de marzo y abril se han registrado 530 altas de trabajadores por cuenta propia frente a las 1.256 personas que se han dado de baja. No son los únicos que se han quedado por el camino, pues Ciudad Real cerró abril con 55.116 parados y en los últimos meses 19.377 trabajadores han estado afectados por 4.992 ERTEs.

Con el inicio de la desescalada, el desafío está en que las medidas necesarias para proteger y reactivar la economía y el empleo sean efectivas, y que ningún trabajador, autónomo o pyme se quede atrás. Cabe destacar que hay sectores que se han mantenido e incluso crecido durante el confinamiento, como son el sector primario y la alimentación, la logística, el transporte, la distribución y la sanidad. Un apunte importante: el sector agroalimentario regional ha alcanzado datos históricos en plena pandemia representando casi el 40% del valor en las exportaciones en marzo de 2020.

Echa a andar el comercio y la hostelería

Terrazas abiertas en la

Terrazas abiertas en la "desescalada" de Ciudad Real / Clara Manzano

El comercio de Ciudad Real echó a andar con la fase 1. Unos con rebajas y otros sin ellas, lo cierto es que los comercios volvieron abrir sus puertas y la clientela respondió mejor de lo que esperaban los propios comerciantes. Tras más de dos meses con las calles y plazas prácticamente desiertas, Ciudad Real se llenó de vida y, salvo por la gente con sus mascarillas, parecía un día “normal”.

Con aires optimistas, Estrella Molina, de Calzados Duende, consideró en el primer día postconfinamiento que “el pequeño comercio saldrá reforzado de esta situación”. La presidenta de la Asociación Comercial de Ciudad Real, Marga Romero, destacó días después, al ver que todavía quedaban muchos establecimientos comerciales cerrados que esperan a las fases 2 y 3 para abrir, que el pequeño comercio es uno de los principales elementos que dinamiza las ciudades y sin él “las ciudades no serían lo que son”. El comercio local espera alzar el vuelo y recuperar poco a poco la normalidad.

Aparte, el inicio de la temporada turística y la apertura al cliente internacional genera expectativas en la hostelería. El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Ciudad Real, José Crespo, consideró que todos los pasos que sirvan para reactivar al sector hostelero “son positivos”. Lo importante ahora es que los profesionales reactiven sus negocios y que cuando comience el año 2021 “podamos tener las mismas expectativas de trabajo que teníamos al inicio de 2020”. En los últimos días, ya se han visto muchas terrazas con las mesas llenas en la capital.

La hostelería de la provincia de Ciudad Real además se muestra muy satisfecha de que el Gobierno central relajase el pasado viernes las medidas de desconfinamiento y permitiera en los municipios de menos de 10.000 habitantes abrir el interior de bares y restaurantes al 40 por ciento, lo que ha repercutido positivamente en las ventas del fin de semana. Este mismo martes, la Junta amplió hasta el 50 por ciento esta medida que afectará a 93 de las 105 poblaciones de Ciudad Real.

Hasta el turismo rural de Castilla-La Mancha ve con optimismo el futuro tras el “palo tremendo” del cierre por la crisis sanitaria. Casas rurales y campings permiten a las familias y grupos de amigos hacer vida independiente sin mezclarse con otros. El dueño del Mirador de Cabañeros es optimista respecto al futuro, “campings y casas rurales somos los alojamientos perfectos para la pospandemia”, apuntó Belén Rodríguez.

Sectores que salen reforzados

Un trabajador enseña el popular metacrilato, uno de los materiales más vendidos para ganar en seguridad / Clara Manzano

Un trabajador enseña el popular metacrilato, uno de los materiales más vendidos para ganar en seguridad / Clara Manzano

El gran impacto económico de la pandemia del Covid-19 también ha tenido una cara positiva para parte del sector industrial y ámbitos relacionados con las nuevas tecnologías. Algunas empresas han visto una oportunidad en el momento actual para reorientar su actividad y cubrir la demanda más acuciante, concentrada principalmente en materiales y productos para garantizar la higiene ambiental y la seguridad.

Una de las firmas que se ha adaptado a la actual situación es Hobby Lava en Ciudad Real. Y ha sido dentro del sector relacionado con la higienización de espacios dentro de los vehículos. David Ballesteros, CEO de esta empresa, dedicada a la fabricación de puentes de lavados de coches, y al tratamiento de aguas -doméstico o industrial-, planteó la ampliación del negocio hacia la venta de máquinas viricidas para la desinfección del interior de los automóviles.

La crisis sanitaria también ha servido para dar un empujón a la innovación y el avance tecnológico en aspectos como la educación. Los profesores, incluidos los de música, se han convertido en auténticos profesionales de plataformas digitales para el reparto de tareas y el contacto con alumnos, e incluso han elaborado numerosos materiales didácticos adaptados al “aula virtual”.

La Junta ha avanzado que trabajan en un “plan de digitalización educativa” que será una de las grandes apuestas del nuevo curso. Frente a la brecha digital, por ejemplo, la Consejería ha repartido “cerca de 8.000 dispositivos y 6.000 tarjetas 4G” que han llegado a casi 9.000 alumnos de Castilla-La Mancha.

Pero es que, incluso, la crisis sanitaria ha traído actividad al aeropuerto de Ciudad Real, que hoy está dentro del corredor aéreo impulsado por International Airport (CRIA) con el aeropuerto chino de Guangzhou para el transporte de mercancías relacionadas con la lucha contra el Covid. Este lunes, acogió el aterrizaje de otra aeronave, un Airbus A430, de la compañía Hi Fly, que llegó cargado con 230 metros cúbicos de material sanitario y alrededor de 4,5 millones de mascarillas.

De momento, según contó Julia Yébenes, han sido cinco los aviones que han transportado hasta la capital ciudarrealeña un total de 26 millones de mascarillas para la Federación de Distribuidores Farmacéuticos, FEDIFAR, que los distribuirá entre 22.000 farmacias comunitarias de toda España.

Se debe acudir obligatoriamente oon mascarilla a la Iglesia / Elena Rosa

Se debe acudir obligatoriamente oon mascarilla a la Iglesia / Elena Rosa

La vuelta a los museos y a la iglesia

En los últimos días no solo ha vuelto la ciudadanía a tomar las calles entre paseos, cañas y tiendas de ropa, pues también la cultura ha entrado en escena. Los museos municipales de Ciudad Real han vuelto a la actividad, con las máximas medidas de seguridad, recorridos señalizados, distancia interpersonal de dos metros y aforo limitado. Dice Laura Espinar que “ya no hay excusa para retomar la visita”.

Y hasta los fieles han vuelto a la iglesia. La puerta de la parroquia de San Pedro, según apuntó Arsenio Ruiz, está abierta media hora antes de la misa, nada más acceder hay una alfombra impregnada de desinfectante y se proporciona a los fieles gel hidroalcohólico para las manos a la entrada y la salida. “Dios está con nosotros, especialmente en el sufrimiento”, dijo el párroco, Martín del Burgo. Creyentes o no, lo cierto es que los castellano-manchegos están dispuestos a no desfallecer y prometen hacer todo tipo de cabriolas para que el Covid no se los lleve por delante.