Ciudad Real capital retrocede hasta la fase 2 tras detectarse más de 235 casos de COVID-19 y 15 brotes

Carlos Monteagudo Ciudad Real
La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, estudia el decreto con las medidas a aplicar en la capital de la provincia ante el

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, estudia el decreto con las medidas a aplicar en la capital de la provincia ante el "aumento preocupante" de casos COVID-19 / J.Jurado

La alcaldesa de Ciudad Real ha reconocido que la "gran mayoría" se han producido en el ámbito social, principalmente en locales y zonas de ocio, por lo que ha apelado a que los encuentros familiares y sociales se limiten y que éstos se restrinjan a los reuniones con los convivientes

La Consejería de Sanidad de la JCCM, a través de la Delegación Provincial de Sanidad, ha decidido adoptar medidas especiales para la contención del COVID-19 en Ciudad Real capital, comparables con las que se daban durante la fase 2 de la desescalada, con el objetivo de frenar la expansión de casos por coronavirus, dado que en las dos últimas semanas, hasta el 30 de agosto, se han registrado 235 positivos repartidos en un total de 15 brotes.

Ciudad Real se convierte así en la séptima población de la provincia en la que se han tenido que adoptar esta serie de medidas complementarias, tras las decretadas en Arroba de los Montes, que fue la primera, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Membrilla, Bolaños de Calatrava y Alcoba de los Montes.

Con la aplicación de estas medidas se prohíbe la apertura de hogares de jubilados y centros colectivos de sociedades recreativas y culturales. También se establece que el aforo en establecimientos hosteleros cerrados se reduzca al 50% del máximo que estuviera establecido previamente y las terrazas al 75% del máximo permitido previamente.

Además, se suspende la actividad en los centros de día y las visitas en residencias de mayores, viviendas tuteladas y centros sociosanitarios. Las actividades religiosas limitarán su aforo al 50% de su capacidad habitual y el número de personas en velatorios y cortejos fúnebres serán de un máximo de diez. Se restringe también el número de personas en eventos sociales como bodas, bautizos y comuniones a un máximo de 25.

Así mismo, se suspende la celebración del mercadillo del Barrio de La Granja y se clausurarán parques y jardines con el objetivo de evitar cualquier aglomeración de personas que pueda suponer un riesgo para la transmisión del virus. Igualmente, este jueves será el último día para disfrutar de las piscinas municipales de la capital, las cuales tenían previsto finalizar su temporada el próximo domingo.

También se suspenden competiciones deportivas, se establece un aforo máximo del 50% para cines, teatros y auditorios, lo mismo ocurre con las bibliotecas, museos y visitas a monumentos. En cuanto a hoteles, solo podrán ofertar el 75% de su capacidad y el uso de sus zonas comunes se verá limitado al 50% de su aforo. Respecto a los supermercados y centros comerciales, se limitará también su aforo al 50%.

Por último, se recomienda a la ciudadanía la limitación de los encuentros sociales fuera del grupo de convivencia estable y se restringen las reuniones familiares y/o sociales, en ámbitos públicos o privados, a un máximo de diez personas.

Dichas medidas, a aplicar desde este mismo 3 de septiembre, estarán en vigor durante los próximos 14 días con la posibilidad de prorrogarlas otros 14 días más si la situación no cambia. Tras la conclusión de estos 28 días, la autoridad sanitaria estudiará si levantar las medidas o endurecerlas. Todo dependerá de la evolución de los casos en la capital.

La alcaldesa pide responsabilidad a la ciudadanía

Tras conocerse la resolución dictada por la Delegación Provincial de Sanidad, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, en una rueda de prensa convocada urgentemente, ha pedido responsabilidad a la ciudadanía ante el «preocupante aumento» de casos que ha vivido la capital en las dos últimas semanas, en las que se han alcanzado los 235 casos de COVID-19.

«Las cifras son malas y marcan un claro aumento de positivos por COVID-19 en las dos últimas semanas, las cuales arrojan un resultado de 314,4 contagiados por cada 100.000 habitantes», ha señalado la alcaldesa, al tiempo que ha querido recordar a la ciudadanía que «la situación es difícil y hay que respetar todas las medidas dictadas por la JCCM para contener al virus».

Respecto a los contagios, Zamora ha reconocido que, según la Consejería de Sanidad, la «gran mayoría» se han producido en el ámbito social, principalmente en locales y zonas de ocio, por lo que ha apelado a que los encuentros familiares y sociales se limiten y que éstos se restrinjan a los encuentros con los convivientes.

Pilar Zamora durante la rueda de prensa de urgencia que ha ofrecido este jueves / J.Jurado

Pilar Zamora durante la rueda de prensa de urgencia que ha ofrecido este jueves / J.Jurado

«Vuelta al cole segura»

A preguntas de los medios sobre si la aplicación de medidas especiales afectaría a la vuelta al cole, la alcaldesa ha descartado que esto sea así y ha asegurado que «los niños y niñas de Ciudad Real volverán a estar en el cole con total seguridad». En este sentido, ha detallado que desde los centros educativos se está haciendo un «gran esfuerzo» para conseguir este fin, a través de entradas y salidas escalonadas, clases reducidas, recreos en distintos horarios, etc.

«Es muy importante la presencialidad en las aulas porque no todas las familias disponen de los mismos medios y recursos para ofrecer la mejor educación a sus hijos», ha aseverado Zamora, dejando claro que la «educación debe ser igual para todos».