Colectivo Espinas, Ciudad Real: “Nuestro #MeToo ha sido el acoso sexual”

Belén Rodríguez Ciudad Real
El Colectivo Espinas lo forman chicas jovencísimas en Ciudad Real, desde el año 2016 / C.Espinas

El Colectivo Espinas lo forman chicas jovencísimas en Ciudad Real, desde el año 2016 / C.Espinas

El Colectivo Espinas de Ciudad Real se creó en 2016 y se define como un grupo feminista de clase, en el sentido de que distingue entre mujer obrera y mujer burguesa

En 2016, un año antes de que el movimiento #MeToo (‘Yo también’) se hiciera viral en las redes sociales de todo el mundo, un grupo de adolescentes de Ciudad Real que habían empezado a tomar conciencia de la discriminación decidieron crear “algo feminista”.

Sin referentes ni modelos utilizaron Twitter, Instragram y Facebook para contactar con otras chicas de Castilla-La Mancha, partiendo de experiencias similares en Albacete. Su primera acción fue montar una mesa informativa (punto violeta) en la feria de agosto de ese año y un taller para desmitificar el amor romántico y “las concepciones erróneas del feminismo”. Lo siguiente fue convertirse en un grupo solo local, de Ciudad Real, el hoy carismático Colectivo Espinas, cuyo vigor reivindicativo ha sorprendido a feministas de más experiencia y edad.

El Colectivo Espinas en una concentración el año pasado en Ciudad Real / J.Jurado

El Colectivo Espinas en una concentración el año pasado en Ciudad Real / J.Jurado

“Somos espinas y nos defendemos”

El nombre en sí es toda una declaración, lo mismo que su lema, ‘No somos lindas rosas, somos sus espinas’. Lo explica Carol Manzaneque, estudiante de Filología Inglesa y miembro de Espinas desde su fundación: “A las mujeres siempre se nos exige ser bonitas, se nos compara con flores como la rosa, que también tiene espinas para defenderse. En la asamblea que hicimos decidimos quedarnos con esa idea, la de que somos espinas y nos defendemos”.

Con 20 años (el grupo abarca socias de 16 a 30 años, aunque la mayoría son veinteañeras), Carol empezó a tomar conciencia feminista en la pubertad. “El acoso sexual ha sido nuestro #MeToo. No hay ninguna chica de nuestra generación que salga por la noche y al volver a casa no tenga miedo. Nosotras siempre repetimos una frase, cuando un hombre sale por la noche solo tiene miedo a que le roben, cuando una mujer sale sola espera que solo le roben”.

El acoso sexual fue el detonante en el caso de las Espinas, “cuando hacemos talleres para formarnos siempre sale el acoso sexual. La mayoría de chicas han tenido experiencias a la hora de salir de fiesta que les ha dejado muy marcadas, ese tema sale porque la mayoría han vivido cosas parecidas, que los chicos de nuestra edad no”.

Feminismo de clase

El Colectivo Espinas se define como un grupo feminista de clase, en el sentido de que distingue entre mujer obrera y mujer burguesa. “Luchamos por la mujer de clase trabajadora. Creemos que nuestra opresión viene por nuestro género pero también por nuestra clase social. En muchos aspectos creemos que tenemos más en común con un hombre obrero que con una mujer burguesa. Es más, en el grupo hay chicas que han sufrido acoso laboral y han trabajado de forma abusiva para mujeres”, argumenta Manzaneque.

El Colectivo Espinas incluye a las amas de casa en sus reivindicaciones, “es una mujer trabajadora que no tiene remuneración”, y tienen muy en cuenta que no toda las mujeres de la clase trabajadora sufren discriminación y opresión igual, “las mujeres racializadas no tienen los mismos derechos”.

Formación en feminismo

El grupo es no mixto, aunque admiten a mujeres transexuales y se centra sobre todo en la formación de sus componentes en feminismo de clase. “En ocasiones debatimos sobre información propia que buscamos y hay compañeras en organizaciones políticas, pero no la mayoría. Impulsamos muchas iniciativas formativas propias con datos que recopilamos y luego ponemos en común. Cada pocos meses hacemos jornadas que nos ayudan a formarnos en feminismo de clase, a ayudarnos las unas a las otras para que todas podamos saber cómo responder a ciertos problemas que puedan surgir o en caso de debate responder con armas dialécticas. Nuestra formación en feminismo es constante”.

El Colectivo Espinas exige un alto nivel de compromiso a sus miembros, “no funcionamos como un grupo feminista al uso”. En cuanto no se justifican ausencias a una actividad se invita a esa persona a pasar a formar parte del grupo de difusión.

Educadas en igualdad

Nacidas a finales de los años noventa o en los primeros 2000, la generación de mujeres a la que pertenece Carol se supone que ha sido educada en igualdad, pero la realidad no es así, “la igualdad real con los hombres no se da”.

El Colectivo Espinas participará este año en la manifestación del 8 de marzo en Ciudad Real, en coordinación con otros grupos feministas de la provincia. “Esta vez habrá unidad de acción y lo hemos diseñado de tal manera que ningún colectivo pise a otro y todas tengamos representación en la manifestación”. La salida de la manifestación es a las 18.00 horas del parque de Gasset y recorrerá las calles del centro hasta llegar a la plaza Mayor.

La manifestación la encabezarán todos los grupos feministas de la provincia, con una pancarta sin logos. Las chicas de Espinas, muy críticas con que se utilice música y elementos que considera festivos en estas protestas, han aceptado marchar aunque haya batucada, pero siguen siendo partidarias de no mezclar fiesta y protesta feminista. “El 8-M no es una fiesta, no tenemos nada que celebrar”, remata.